Salud destinará 65 millones en cinco años a los CAP de zonas desfavorecidas

El Departamento identifica los 180 ambulatorios cuya población de referencia tiene mayores privaciones socioeconómicas

Pacientes esperando en el ambulatorio de La Mina.
Pacientes esperando en el ambulatorio de La Mina. Albert Garcia

La esperanza de vida en el acomodado barrio de Valldoreix (Sant Cugat) es 7,5 años más alta que en La Mina (Sant Adrià del Besòs), uno de los vecindarios más golpeados por las desigualdades sociales. Sobre el mapa de privaciones socioeconómicas que acaba de construir la Agencia de Calidad y Evaluaciones Sanitarias (AQuAS) apenas los separan 23 kilómetros pero las realidades socioeconómicas de estos barrios —y, por ende, la salud de sus vecinos— son muy desiguales. El AQuAS ha radiografiado las zonas de Cataluña donde hay más privaciones socioeconómicas que inciden en la salud —el 80% de los determinantes de la salud son sociales— y ha detectado 180 ambulatorios que necesitan más recursos para atender a su población de referencia. El Departamento de Salud, que prometió asignar los presupuestos de la atención primaria en función de las desigualdades sociales de su población, destinará 65 millones de euros en cinco años a los ambulatorios de las zonas más desfavorecidas.

El mapa que ha dibujado el AQuAS se ha elaborado a través de un nuevo indicador socioeconómico —Index de privación— que servirá a Salud para asignar los presupuestos de los centros de atención primaria (CAP) en función de las desigualdades sociales del territorio. Hasta ahora, Salud analizaba elementos demográficos y geográficos para repartir los recursos en los ambulatorios y el único criterio social que mesuraba era el porcentaje de población exenta de copago sanitario. "El factor socioeconómico que se utiliza tiene un peso demasiado pequeño, de entre el 15%-20%", explicó ayer el consejero de Salud, Toni Comín, en el CAP Gran Sol de Badalona, uno de los municipios donde se concentran más ambulatorios con mayor índex de privación.

Con el nuevo indicador —elaborado al combinar el porcentaje de población con ocupación manual, la tasa de mortalidad prematura y la tasa de hospitalizaciones evitables, entre otras variables—, Salud ha detectado que, de las 269 áreas básicas de salud de Cataluña, 180 tienen una población con un alto nivel de privaciones socioeconómicas que influyen directamente en la salud. El área metropolitana de Barcelona es donde se concentran las mayores desigualdades en salud y, de hecho, casi todos los 25 ambulatorios prioritarios para el Departamento, están en esta zona de Cataluña. “En estas zonas hay que hacer un refuerzo más grande en la asignación”, dijo Comín.

Por lo pronto, el titular de Salud anunció que invertirá 65 millones de euros en cinco años a estos 180 ambulatorios cuyo presupuesto es muy inferior al que necesitarían para atender las necesidades sanitarias de su población. “El plan consiste en adicionar recursos a la atención primaria durante cinco años de forma que los 180 CAP que reciben menos, en cinco años reciban lo que les tocaría”, dijo Comín, que prometió no sacar recursos a ningún ambulatorio para inyectárselo a otro con más necesidades.

El Índex de privación.

Además de elementos geográficos y demográficos, Salud dispondrá a partir de ahora del index de privacidad para reasignar los recursos a los CAP. El nuevo indicador, que tiene más en cuenta las desigualdades sociales del territorio, combina siete variables socioeconómicas: porcentaje de población con ocupaciones manuales, porcentaje de población con nivel de instrucción bajo, tasa de mortalidad prematura, tasa de hospitalizaciones evitables, porcentaje de población exenta de copago farmacéutico, porcentaje de población con rentas anuales inferiores a los 18.000 euros y con rentas superiores a los 100.000 euros.

El consejero aseguró que la reasignación de recursos supone cantidades económicas muy altas y “requerirá un período de transición”. De ahí que el cambio en el sistema de pago se haga de forma paulatina durante varios años. “Queremos incrementar un 6% la asignación que recibió la atención primaria en 2015, con un crecimiento interanual del 1,2%”, puntualizó Comín. En 2017, el Departamento destinará 13 millones de euros y unos 2,8 irán a los 25 CAP considerados más prioritarios.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

De acuerdo con esta radiografía de privaciones socioeconómicas de la población catalana, Salud planea también elaborar un nuevo sistema de financiación de la atención primaria. Pasados estos cinco años para estabilizar los recursos necesarios a los CAP que más necesidades tienen, el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) pondrá en marcha una segunda fase para elaborar un nuevo sistema de pago en el que el Index de privaciones sea capital a la hora de decidir la asignación a cada ambulatorio.

Sobre la firma

Jessica Mouzo

Jessica Mouzo es redactora de sanidad en EL PAÍS. Es licenciada en Periodismo por la Universidade de Santiago de Compostela y Máster de Periodismo BCN-NY de la Universitat de Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS