Correr, comer, cantar

La cantante de Úbeda entrena en el Retiro, adora las hamburguesas, recomienda una tienda de ropa en Malasaña y se declara apasionada del cómic

La cantante Zahara, entre las mesas del restaurante Tatel.
La cantante Zahara, entre las mesas del restaurante Tatel.SAMUEL SÁNCHEZ

1.Viñetas. Mola porque es una tienda de cómics y no hay mucho más que decir. Los chicos que te atienden son unos frikis, saben mucho del tema y te aconsejan con pasión aunque seas un neófito en el asunto. Si sabes mucho, tienes un problema: en esta tienda puedes volverte loco y quedarte atrapado. (Calle de la Luna, 16).

2. Meat. En esta hamburguesería, de aspecto neoyorquino, solo te ofrecen un tipo de hamburguesa con sus patatas y aros de cebolla. Pero te revienta la cabeza de placer. No es que sea una carne increíble, pero el conjunto es espectacular. Además, tienen un postre de tarta red velvet que es para llorar. (Calle de Santa Teresa, 4).

Más información

3. El Azul. Es una pequeña cafetería donde disfrutaba de muchos desayunos, comidas y cenas cuando vivía en el barrio de Las Letras; ahora vivo en Alonso Martínez. El bar es muy moderno, pero no lo lleva un hipster; lo regenta una familia muy agradable y acogedora. Me gustan sus paredes azul turquesa. (Calle Fúcar, 1).

4. Dos Gardenias. La peculiaridad que tiene este bar es que ponen música de vinilos. Y pinchan los mismos discos que escucharía en mi casa, como Patrick Watson o Bon Iver. Es un sitio acogedor y donde puedes estar tranquilo, ya que no suele haber mucha gente. (Calle de Santa María, 13).

5. Cines Yelmo Ideal. Cuando venía a Madrid a tocar desde Granada, entraba en la sesión de las cuatro para ver una película antes del concierto. En Úbeda, mi ciudad natal, no había cine en versión original. Y en Granada, donde viví después, solo un cine que proyectaba ciclos independientes o clásicos. (Calle del Doctor Cortezo, 6).

6. Lady Cacahuete. La dueña de esta tienda de ropa inspirada en los sesenta es la diseñadora Eva Arinero. Me gusta el concepto de una chica que lo hace todo ella: idea, corta, confecciona... Hace lo que quiere y lo saca adelante. Me visto su ropa en todos mis conciertos acústicos. Una manera de apoyar el negocio local y un proyecto muy bonito. (Corredera Baja de San Pablo, 26).

7. Club XII. Es un gimnasio para la gente a la que no le gustan los gimnasios. Hay luz natural, es íntimo y con atención personalizada. Es como tener el gym en casa. Además, su concepto está más relacionado con ir a cuidarte y a sentirte mejor que con ponerte cachas. (Paseo de Eduardo Dato, 12).

8. El Retiro. No había corrido nunca hasta hace cuatro años. Subí la Cuesta de Moyano y cuando llegué arriba estaba mareada; casi vomito por el esfuerzo. Me volví a casa y me dormí. Esta anécdota la comenté por redes sociales y una marca deportiva se ofreció a asesorarme. Entonces el Retiro se convirtió en mi pista de entrenamiento.

9. Búho Real. Es el primer local donde toqué sola y por donde han pasado casi todos los músicos que empezaron su carrera en la capital. Cuando vivía en Granada, venía aquí a tocar y, pese a que solo acudían unas 20 personas a verme, Darío —el dueño— me seguía programando. Si estoy donde estoy es por el Búho Real, por su insistencia y por su apuesta por la música. (Calle de Regueros, 5).

10. Tatel. Me gusta el diseño del local, de estilo americano, entre Nueva York y Miami. El espacio es acogedor y te sientes arropado; el servicio es atento y tienen buen producto. (Paseo de la Castellana, 36-38).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción