Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El riesgo de una subida del consumo de heroína alerta a los expertos

Médicos y epidemiólogos están atentos a la evolución de la epidemia en EEUU

Un heroinómano se inyecta la droga en la 'narcosala' Baluard.
Un heroinómano se inyecta la droga en la 'narcosala' Baluard.

Mil ojos están puestos ahora mismo en cada centro centinela de atención a drogodependencias de Cataluña, en cada estadística y cada análisis epidemiológico sobre el consumo de sustancias. La epidemia de heroína que se ha detectado en EE UU ha hecho saltar todas las alertas también entre los expertos catalanes y, aunque todavía ningún indicador demuestra un repunte del consumo en el territorio, médicos y epidemiólogos ya se han puesto en alerta para atajar cualquier efecto llamada. “Tenemos que estar en alerta porque se ha demostrado que la heroína no es una historia del pasado”, advierte la doctora Marta Torrens, psiquiatra del hospital del Mar y directora del Proceso de Adicciones del Instituto de Neuropsiquiatría y Adicciones.

Por lo pronto, el último informe de la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) recoge, por primera vez desde los años 2000, que los inicios de tratamiento por heroína superan a los de la cocaína. La agencia registró 753 nuevos tratamientos por opiáceos (34 más que en 2014) y 674 por cocaína (50 menos que el año anterior) en 2015. “El consumo de heroína no está subiendo. Tenemos indicadores indirectos que nos lo dicen, como que desde 2008 los inicios de tratamiento están estancados en torno a 700 anuales, la edad media es alta [40 AÑOS]y si miramos los inicios por primera vez [hay muchos que recaen y vuelven después de un tiempo] también están estables, sobre 120 al año”, sostiene Teresa Brugal, de la ASPB.

Tanto la agencia municipal como la de Cataluña defienden que el aumento de inicios de tratamiento por encima de los de cocaína no es representativo. “Esto no se puede extrapolar a la calle y menos con la tendencia de sólo un año”, apunta Joan Colom, subdirector general de Drogodependencias del Departamento de Salud. De hecho, en el global de Cataluña, los inicios de tratamiento por consumo de heroína suponen el 12,2% de los 13.779 totales registrados en 2015. Los inicios por cocaína, en cambio, se mantienen por encima, y suponen el 18% del total.

Con todo, los expertos coinciden en que la epidemia que se está registrando en EE UU es “una espada de Damocles” que hay que controlar. “Sabemos lo de Estados Unidos y hay indicadores que aseguran que algo se está moviendo en Italia e Inglaterra, por ejemplo. Que vaya bajando la cocaína y subiendo los inicios de tratamiento por heroína, a lo mejor es una falsa alarma, pero tenemos que estar alerta porque hay una epidemia en América del norte y cambios en Europa”, insiste Torrens.

En Vall d'Hebron, el doctor Carlos Roncero, jefe de Sección de Adicciones y Patología Dual del Servicio de Psiquiatría, también se ha puesto en alerta ante la amenaza de un repunte. “A principios de año notamos un repunte de pacientes que pedían tratamiento por heroína, podíamos encontrarnos en un mes con el doble de pacientes de lo que solíamos tener. Posteriormente se fue estabilizando”, apunta. El médico advierte que los opiáceos “siguen estando” y reconoce que “hay épocas en las que hay más heroína en el mercado”. Además, sostiene, “la gente ha perdido el miedo” y “hay que estar muy pendientes porque no es un tema que esté completamente controlado”.