Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau afronta aislada la tramitación del presupuesto

La alcaldesa retira las ordenanzas fiscales del orden del día del pleno por falta de apoyo

Colau afronta aislada la tramitación del presupuesto

El gobierno de Ada Colau sufrió ayer el segundo gran revés en una semana. Si hace ocho días la oposición en pleno tumbó su plan de gobierno (el PAM), ayer anunció que retira el proyecto de ordenanzas fiscales del Pleno de hoy por falta de apoyo. Las dos propuestas fallidas muestran el aislamiento del equipo de gobierno que, con solo 15 ediles sobre de 41 (11 de Colau y 4 del PSC) afronta la tramitación de las cuentas. El ejecutivo y la oposición empiezan a asumir que la alcaldesa de Barcelona deberá recurrir a la cuestión de confianza como Xavier Trias en 2013.

A primera hora de la mañana, comparecieron los líderes de ERC y Ciudadanos en el consistorio para comunicar su “no” al proyecto de ordenanzas que mantenía la congelación del IBI para el 98% de propietarios y pretendía incrementar las tasas por aparcar en la calle a los coches más contaminantes. El jefe de filas de ERC, Alfred Bosch, argumentó que votará no porque Colau no ha cumplido el pacto de hace un año de ampliar la gratuidad del transporte público hasta los 16 años. Su homóloga en Ciudadanos, Carina Mejías, lamentó que al gobierno “le hayan entrado las prisas” y la llamara en el último momento para “ver si cuela algo”. “Es surrealista”, dijo Mejías y explicó que el gobierno se mostró ante Ciudadanos dispuesto a hacer rebajas del IBI mientras dice lo contrario a la CUP. “Están desesperados”, dijo.

Moción imposible

El líder del PP en el consistorio barcelonés, Alberto Fernández Díaz, insistió ayer en la idea de presentar una moción de censura para echar a Colau de la alcaldía. El popular invitó incluso a apoyar esa alternativa al PSC, socio de la alcaldesa. Pero bien saben en el gobierno municipal que, precisamente, la presencia de los socialistas en el ejecutivo desactiva la posibilidad de una ya improbable moción de censura que agrupara a CiU, Ciudadanos, ERC y PP. Joaquim Forn, portavoz de CiU, recordó que “la aritmética es muy cruel” pero advirtió: “ante la oportunidad de un posible cambio de mayorías, por nosotros no quedará”. ERC afirmó que el PP solo pretende “especular” y la líder de Ciudadanos afirmó que no contempla la moción.

Visiblemente molesto, el gobierno reprochó a ERC la imposibilidad de alcanzar un acuerdo sobre las ordenanzas cuando ha cumplido el 90% —aseguran— de los pactos alcanzados con ERC y cuando Colau ha cerrado otros con varios consejeros republicanos del Gobierno catalán. “¿Cómo se entiende el no de Bosch a la propuesta de ordenanzas? Es un ‘no’ político”, leyó el portavoz y responsable de Economía, Gerardo Pisarello. Ante la rotundidad del “no” de Bosch, optó por anunciar que retira las ordenanzas del orden del día del pleno.

Pese a todo, Pisarello afirmó que no aprobar las ordenanzas “no es ninguna tragedia”. “CiU sólo consiguió aprobar una propuesta de ese tipo en 2012”, recordó y afirmó que el gobierno “no tira la toalla” y puede aprobar las tasas de aparcamiento al margen de las ordenanzas.

Pasadas sin éxito las pantallas del Plan de Actuación Municipal y de las ordenanzas, la próxima es el presupuesto, que el equipo de Colau debería llevar a la comisión de Economía de mediados de noviembre. Pisarello adelantó que las cuentas se basarán en mayor gasto social, inversiones en los barrios y aumentos de plantilla y se mostró confiado: “Si las propuestas son de sentido común, podremos alcanzar los acuerdos necesarios”.

Pero el aislamiento del Gobierno se ha visualizado como nunca en lo que la edil de CiU Sònia Recasens calificó de “semana horribilis de Colau”, a quien tachó de “irresponsable” por ni siquiera llamarles a negociar. El escenario que cada vez cobra más fuerza es que, ante el probable rechazo a las cuentas por parte de la oposición, Colau presente una cuestión de confianza: el mecanismo por el cual el alcalde reta a la oposición a presentar una alternativa y formar otra mayoría. Si en 30 días no hay moción de censura, las cuentas quedan aprobadas.

Más información