Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manuel Mata: “La actual situación es un drama para el PSOE”

El parlamentario acusa a Pablo Iglesias de fomentar la división de la izquierda

El portavoz socialista Manuel Mata en las Cortes Valencianas. Ampliar foto
El portavoz socialista Manuel Mata en las Cortes Valencianas.

“Abogado y socialista, desde hace mucho, y para siempre. Ahora portavoz del Grupo Socialista en las Cortes Valencianas”. Así es como se presenta en Twitter @manolmata (Valencia, 1959), de la corriente Izquierda Socialista. Compitió en primarias para ser cabeza de cartel en las municipales de 2011 con Joan Calabuig, aunque salió derrotado por una diferencia de 159 votos.

El parlamentario ratificó ayer, con su voto, el rechazo a facilitar la investidura de Mariano Rajoy, lo contrario que su jefe de filas, Ximo Puig. Mata asegura que la actual situación es un drama para el partido del que siempre ha formado parte en diferentes etapas como concejal y diputado, alternadas con otras como militante de base.

Pregunta. ¿Cuál es su valoración?

Respuesta.  Que hubo posiciones muy meditadas, trabajadas, pensadas, muy valoradas que todos  aplaudieron, pero el resultado es un desastre. Hay dos modelos de afrontar el futuro del socialismo democrático y hemos elegido la peor de las vías.

P. ¿Por qué?

R. Porque esto no es una cuestión coyuntural. Difiero con lo que decían algunos compañeros de que no se trataba de una posición ideológica ni ética. Yo creo que es un tema estratégico.

P. ¿Cómo queda el PSPV ahora que la mitad de la dirección ha votado a favor y la otra en contra?

R. Es la mitad por la generosidad de Ximo Puig. Aquí hay que poner en valor la pluralidad, la diversidad y la libertad que hemos tenido todos. Supongo que si el secretario general hubiera sido beligerante en poner condiciones a los miembros del comité federal para que se pronunciaran en un sentido o en otro, pues a lo mejor el resultado hubiera sido otro.

"Creo que el PSPV es un partido sólido. Tiene un componente nacionalista y de izquierdas que puede atraer a muchos sectores"

P. ¿Quiere decir que nadie les sugirió lo que tenían que votar?

R. No. Tuvimos libertad absoluta en un tema de extraordinaria complejidad en el que nadie, ni los que votaron a favor ni los que votamos en contra lo teníamos claro. Lo que me sorprende es que en Andalucía todo el mundo piense lo mismo.

P. Pero el socialismo valenciano, que ya estaba debilitado, ha quedado marcado.

R. No creo que sea un tema de división de la federación valenciana. Al revés, yo creo que esto es nueva política pura. Que el socialismo es plural y ha habido una apuesta por la diversidad, y además, alentada y consentida por Puig.

P. ¿Está usted de acuerdo en lo que dicen algunos compañeros suyos de que se ha optado por el mal menor?

R. El argumento fundamental fue que no podíamos afrontar unas terceras elecciones porque era irresponsabilidad de la clase política. Y que en caso de hacerlo, existía la gran posibilidad de que fueran un fracaso para los socialistas. Yo creo que son dos premisas erróneas.

P. ¿Cuál es la correcta, según usted?

R. La sociedad española con la Constitución que tiene nos ha mandado intentar formar Gobierno. Había más variantes que no se han explorado. Hay unos mecanismos institucionales a los que no les hemos sacado partido. Por ejemplo, cuando Rajoy fracasa con la investidura, ¿por qué [Albert] Rivera no se ofrece como presidente de Gobierno si tenía un acuerdo programático con el PSOE y otro con el PP?

Sobre Iglesias: "Difícilmente tendrá alguna vez la hegemonía de la izquierda, pero sí la tiene será la bendición de la derecha porque estará una generación gobernando"

P. ¿Le pareció correcta la actitud de Pedro Sánchez de convocar un congreso exprés?

R. Lo que hizo fue defenderse. A mi entender de una manera equivocada. Tras las elecciones vascas y gallegas era evidente que el sector que lo había apoyado quiso sustituirlo. Y la convocatoria de un congreso para ver si los militantes le respaldaban precipitó el cambio antes de que la situación evolucionara.

P. ¿Peligra el Gobierno que comparten con Compromís y el apoyo de Podemos?

R. Espero y confío en que no. Porque romperlo significaría que Compromís o Podemos apoyaría a Isabel Bonig, y ese escenario no lo contemplo. Nosotros estamos de acuerdo en todo lo que estamos apoyando. Como portavoz del Grupo Socialista no he defendido nada vinculado al pacto del botánico que me repugnara ideológicamente. Estamos peleando por lo mismo, mejorar la vida de los valencianos.

P. ¿Qué futuro le ve al PSPV y al PSOE? ¿Hay alguna diferencia?

R. Creo que el PSPV es un partido sólido, capaz de integrar a mucha gente desde la centralidad. Tiene un componente nacionalista y de izquierdas que puede atraer a muchos sectores, según cómo lo hagamos. El PSOE sí que está en una senda muy complicada. Ante los diferentes modelos de dibujar el futuro de la socialdemocracia, se ha asumido el peor de ellos, el de la derecha neoliberal, que tiene soluciones a los problemas que pueden ser corregidos; pero no se ha ido a un nuevo cambio de paradigma que asuma que el crecimiento no puede ser ilimitado, que hay que revisar las grandes fortunas porque la desigualdad crece en Europa.

P. ¿Y qué me dice de Pablo Iglesias?

R. Que fomenta la división de la izquierda, que tiene como objetivo aniquilar al PSOE y que no  ha tenido ni una sola muestra de generosidad. Con los posicionamientos de la yenka que va haciendo difícilmente tendrá alguna vez la hegemonía de la izquierda, pero sí la tiene será la bendición de la derecha porque estará una generación gobernando. No seré yo el que diga que si hubiera apoyado a Sánchez, Rajoy no sería hoy presidente, que es un hecho cierto, sino que en los últimos 15 o 20 días tampoco ha hecho una propuesta que permita desbloquear la situación.

P. ¿Y cómo se debe concretar la decisión que ha tomado su partido?

R. Los que ahora tienen en su mano la decisión que lo hagan de la forma menos sangrante y dolorosa.

Más información