Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aumentan los robos en el interior de pisos en la región

La policía refuerza la vigilancia con la Operación Domus para intentar frenar esta escalada criminal

Un cerrajero cambia la cerradura tras el robo a un domicilio. Ampliar foto
Un cerrajero cambia la cerradura tras el robo a un domicilio.

La Policía Nacional ha relanzado la llamada Operación Domus (casa en latín) para intentar frenar el incremento de robos en el interior de las viviendas que se lleva registrando en los últimos meses en la región, en especial en la capital y en los grandes municipios. Los agentes han recibido órdenes expresas de centrarse en estos delitos en especial durante la mañana, ya que hay grupos muy especializados capaces de desvalijar una vivienda en cuestión de minutos.

La Operación Domus consiste en reforzar la vigilancia en todos los distritos en una operación conjunta entre agentes de Policía Judicial y los patrulleros de Seguridad Ciudadana. Los agentes de ambas secciones han recibido en los últimos días instrucciones para atajar este problema. Fuentes policiales reconocen que la resolución de este incremento resulta difícil. “Se trata de bandas de georgianos muy bien entrenados que actúan en una zona durante unos dos o tres meses y después, cuando han hecho un buen botín, se marchan a su país, con lo que resulta imposible imputarles todos los delitos que han cometido”, destacan estos mandos.

Los ladrones suelen observar las viviendas durante algunos días y comprueban que se encuentren vacías para evitar cualquier enfrentamiento con posibles moradores. Ya es conocido que muchas veces ponen pequeños testigos (piezas de plástico) en las puertas comprobar si la vivienda está habitada o, por el contrario, se encuentra vacía.

“Muchos pisos de la región tienen cerraduras muy antiguas cuyas ganzúas en cualquier ferretería o en las páginas web. Hacerse con ellas es muy fácil”, añaden fuentes policiales. En otras ocasiones, a los ladrones les basta con llamar a los porteros automáticos bajo la excusa de que van a repartir publicidad. Se quedan con aquellos pisos en los que no les contestan y suben directamente a ellos para cometer los robos. Las joyas y los aparatos electrónicos son los preferidos junto con el dinero en efectivo.

Un agosto fatídico

7.845 casos en el primer semestre

En la región se denunciaron 7.845 robos con fuerza en interior de vivienda, según la estadística de infracciones penales del Ministerio del Interior. Esto supone una subida del 4,6%, ya que en el primer semestre de 2015 se registraron 7.500 casos. El municipio de más de 50.000 habitantes en el que más crecieron los robos fue Alcorcón, con un incremento del 124,3%.

La estadística de Interior refleja que en la capital se habían registrado en este periodo 3.751 denuncias por robos con fuerza en domicilios. Esto supone un 9% más que en el mismo periodo de 2015 (3.442), según Interior.

El mes de agosto ha resultado especialmente malo, dado que muchas viviendas se han quedado vacías durante las vacaciones. La crítica llega del presidente del Sindicato Independiente de la Policía Española (SIPE), Alfredo Perdiguero: “Como no van a subir los robos si en ese mes ha salido de media un coche patrulla por distrito. Con esa cantidad de medios es imposible atender a todos los comunicados desde la sala del 091 y hacer labores de prevención”. “Han planteado unos turnos de libranzas y de vacaciones que han dejado a Madrid sin policía y los ladrones lo saben y lo han aprovechado. Ha habido una media de más de cien robos por cada una de las 18 comisarías de la capital durante el mes de agosto”, añade el presidente del SIPE.

Fuentes policiales también reconocen que las autoridades judiciales tampoco les apoyan a la hora de acabar con estos ladrones. Pese a que llevan los atestados muy motivados y con multitud de pruebas que les incriminan, los fiscales y los jueces suelen dejarles en libertad con cargos, por lo que pueden seguir delinquiendo o huir a sus países, donde se les pierde la pista. Los agentes de Policía Judicial están documentando últimamente que se trata de organizaciones criminales para intentar forzar su ingreso en prisión. Hasta la fecha, no han surtido efecto.

Los jueces reconocen que, al estar penado de forma tan baja el robo en pisos (entre dos y cinco años de prisión, según el artículo 241 del Código Penal), la prisión preventiva resulta una medida difícil de tomar. El delito de organización criminal, al no tratarse de robos en el interior de vivienda habitada, tiene penas de entre dos y seis años.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram