Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid aprueba un plan financiero que incumple el gasto en 589 millones

El gobierno municipal acepta la enmienda de los socialistas sobre el PEF que se entregará al Ministerio de Hacienda

La alcaldesa Manuela Carmena en el pleno del Ayuntamiento de este miércoles.
La alcaldesa Manuela Carmena en el pleno del Ayuntamiento de este miércoles. EFE

El Ayuntamiento de Madrid enviará al Ministerio de Hacienda un plan económico y financiero (PEF) que incumple el límite de gasto establecido por el departamento de Cristóbal Montoro en 589 millones entre 2015 y 2017. El PSOE apoyó este miércoles finalmente el plan diseñado por Ahora Madrid, que el ministerio había criticado en dos ocasiones y que los socialistas habían bloqueado en una comisión del pasado julio. El gobierno municipal admite que incumple el techo de gasto, pero alega que era la "única manera de evitar los recortes". PP y Ciudadanos acusaron al concejal de Hacienda, Carlos Sánchez Mato, de mentir.

Dos meses después de la presentación del primer borrador, el pleno aprobó el texto definitivo del PEF. Para lograrlo, el equipo de gobierno de Ahora Madrid aceptó una enmienda de los socialistas que propugnaba anular el capítulo séptimo del plan económico que, a su vez, criticaba la reforma del artículo 135 de la Constitución. Este artículo fue aprobado durante el Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero y dio lugar a la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

A cambio del visto bueno de Ahora Madrid, los socialistas apoyaron un plan que prevé el incumplimiento de la regla de gasto por valor de 589 millones. Cifra esta que el Ministerio de Hacienda ha declarado inaceptable en dos ocasiones durante los últimos tres meses, al considerar que pone en peligro la "estabilidad presupuestaria del Reino de España".

Por ello, el responsable del Área de Economía y Hacienda del Consistorio, Carlos Sánchez Mato, agradeció el esfuerzo de los socialistas para "mejorar" el texto, y reprochó que el resto de la oposición se limitara a criticar el documento sin proponer un plan alternativo. "Incumplir la ley sería no aprobar hoy un plan financiero", adujo Sánchez Mato. "Cristina [Cifuentes] tiene déficit y nosotros superávit", esgrimió el edil, que reivindicó la decisión del gobierno municipal de incrementar el gasto. "Cuando el Ayuntamiento genera más recursos, cuando tiene superávit, cuando ahorra por encima de ese límite, no puede gastarlo en lo que considera, sino en pagar anticipadamente la deuda a las entidades bancarias", lamentó Sánchez Mato, que tildó eso de "aberración".

PP y Ciudadanos le contestaron duramente. Le acusaron de mentir y le acusaron de "afán electoralista". Miguel Ángel Redondo, concejal de Ciudadanos, sostuvo que el PEF es una "cuestión técnica y matemática", y que el texto que se enviará a Hacienda "incumple las normas". "El PSOE está siguiendo los dictámenes de IU y muestra deslealtad institucional", afirmó Redondo, que reiteró que, tras la previsible negativa de Hacienda, Sánchez Mato "será el único responsable".

Con su enmienda, los socialistas esperan acercar las posiciones del gobierno municipal y de Hacienda, para que este cambie su interpretación de la norma

Íñigo Henríquez de Luna, concejal del PP, afirmó que el plan es ideológico y no económico. Incidió en las "consecuencias legales" de lo que tildó de "desafío" del Ayuntamiento al ministerio. "Quieren reventar un principio que ha permitido reducir el déficit. No sabíamos que también el PSOE iba a reventar el sistema", se quejó.

Carlota Merchán, concejal de Hacienda del PSOE, replicó que "incumplir la regla de gasto no es incumplir la ley". "No dejamos mensajes que crean desconfianza en la ciudadanía". Y agregó: "Salgan fuera y digan a los ciudadanos que teniendo superávit debemos amortizar deuda y recortar en viviendas sociales y servicios". Sostuvo que el compromiso de su partido es "con la ley y con los ciudadanos, porque ambos están consagrados en la Constitución".

Regla estricta

Los socialistas esperan con su enmienda acercar las posiciones del Ayuntamiento y de Hacienda, para que esta modifique su interpretación de la norma que, según el PSOE, es más estricta de lo que pide Bruselas. Por ello, el PSOE planteó que el nuevo PEF recoja un apartado nuevo, titulado "consideraciones sobre el cálculo de la regla de gasto", donde se destaca que "la regla de gasto europea no está sujeta a normas rígidas de aplicación automática, sino que se integra en un análisis global de la evolución fiscal de cada Estado miembro".

La aprobación del plan representa una victoria política de Ahora Madrid, puesto que el PSOE solo modificó la parte explicativa del documento, pero no las cuentas.

En julio, el anterior responsable de Hacienda de los socialistas, Julio Ramsés Pérez Boga, se abstuvo en comisión municipal, alegando que la "música" del documento le gustaba, pero que quería aclarar las "letras" del texto. Tras la votación de este miércoles, quedó claro que, si bien parte de la letra del documento pudo cambiarse, los números han quedado inmaculados.

Las líneas del PEF

El plan económico aceptado prevé un incremento del gasto público en 1.183 millones entre 2016 y 2017. Al mismo tiempo, el superávit esperado sería de 511 millones en 2016, y 347 millones, en 2017. Paralelamente, el Consistorio calcula que la deuda se reducirá "de forma progresiva y eficiente". La deuda estimada a final de 2016 será de 3.844 millones de euros, un 31,80% menos que en junio de 2015. Con ese ritmo de amortización de deuda a final de 2019 se habrá reducido un 51,86% desde el inicio de la legislatura actual.

En sus motivaciones sobre la aprobación de dicho documento, el gobierno municipal incide en la "prioridad" de entregar el máximo de recursos a servicios públicos, infraestructuras y gastos que benefician directamente a la ciudadanía (limpieza, recogida de residuos, asistencia social, etc.). "Estas necesidades deben estar, en la medida de lo posible, por delante del pago anticipado de la deuda", señala la nota que el Ayuntamiento difundió tras la aprobación del primer borrador.

El Ayuntamiento no dará pasos atrás

Tras acabar la votación, el responsable económico del Ayuntamiento, Carlos Sánchez Mato, se mostró "optimista" y "satisfecho" por la aprobación del PEF. El edil explicó que el Consistorio se reunió en los últimos meses "de manera reiterada" con Hacienda y que, en el caso de una opinión negativa, el gobierno municipal no piensa retroceder en su planteamiento con respecto a los presupuestos: "Este gobierno se ha reunido de manera reiterada y ha intercambiado todos los borradores hasta la versión final del PEF. En esas reuniones ha quedado claro que nuestro planteamiento era bien visto por parte del ministerio de Hacienda. El PEF se enviará ahora y el ministerio podría cambiar de opinión. Pero si lo hiciera, este equipo de gobierno no va a modificar su posición política acerca de los presupuestos del próximo año. Mantendremos nuestra posición", afirmó.

Según la normativa, en el caso de no aprobar el PEF, Hacienda puede adoptar mecanismos correctivos y coercitivos para asegurar que los entes locales respeten la regla de gasto. Entre estos mecanismos están multas, el envío de expertos o, incluso, la disolución de la corporación local.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información