Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El electricista de ascensores que conecta dos tramas de corrupción

Investigado en la causa sobre la familia Blasco es ahora imputado en Taula por pagar a Rus

Rus y Blasco, de cara, hablan en el patio de las Cortes Valencianas en 2012. Ampliar foto
Rus y Blasco, de cara, hablan en el patio de las Cortes Valencianas en 2012.

Un electricista especializado en ascensores conecta dos de las tramas de corrupción que presuntamente han actuado en los últimos años en la Comunidad Valenciana.

José Escandell Vila, natural de Alzira, ya estaba siendo investigado por su papel en una supuesta red que se benefició de contratos del Hospital General de Valencia en la etapa en que lo dirigía Sergio Blasco, sobrino del exconsejero Rafael Blasco, en prisión por malversar fondos de ayuda al desarrollo. El electricista ha sido ahora imputado en el caso Taula. La Fiscalía Anticorrupción cree que pagó comisiones al expresidente de la Diputación de Valencia y del PP provincial Alfonso Rus a través del club de fútbol Olímpic de Xàtiva.

Blasco y Rus fueron amigos y aliados en las pugnas internas del PP valenciano. La familia del primero gobernó durante años Alzira. El segundo fue alcalde de Xàtiva. Rus fue de los pocos dirigentes que apoyó al exconsejero tras ser condenado a prisión. Una grabación del caso Taula desveló, además, que Rus barajaba pedir un “favor” a Blasco para un turbio negocio de viviendas de protección oficial.

Escandell aparece como responsable de varias empresas relacionadas entre sí en la investigación en torno a la familia Blasco, lo que hace sospechar a la Fiscalía que actuó un como testaferro. El asunto fue denunciado por la eurodiputada de Esquerra Unida Marina Albiol. La investigación de Taula también se inició con la denuncia de una diputada de EU, en este caso en la Diputación de Valencia, Rosa Pérez Garijo.

Sergio Blasco, que dejó el cargo de gerente en el Hospital General tras la denuncia, negó entonces haber cometido irregularidades.

Facturación falsa

Escandell ha sido imputado en Taula por pagar presuntamente a Rus a través del Olímpic de Xàtiva, club que presidió entre 2004 y 2015. Mantenimientos Integrales Turia, empresa de la construcción de la que Escandell era gerente, abonó al club de fútbol 11.800 euros en 2011 y 36.300 euros en 2012. La constructora cobró en ese periodo 50.000 euros de Imelsa, empresa pública de la Diputación de Valencia que presidía Rus.

La Unidad Central Operativa de la Guardia Civil señala en el sumario de Taula a Mantenimientos Turia como una de las sociedades presuntamente “interpuestas para traspasar dinero desde la sociedad Imelsa al Club Deportivo Olímpic de Xàtiva mediante facturación falsa”. En algunos de los pagos rastreados por los investigadores, los trabajos abonados ni siquiera se habrían hecho.

Los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil preguntaron a Escandell por el motivo por el que su empresa pagó al Olímpic de Xàtiva. “Para poder participar en el proyecto de un club deportivo emergente y poder expandir y promocionar la empresa para la que trabajaba con diversas empresas del sector privado”, respondió, según el resumen del interrogatorio realizado por la UCO.

Las mordidas a Rus a través del Olímpic se camuflaban a menudo, según los investigadores, mediante contratación de publicidad estática en el estadio de Xàtiva. Pero ese no fue el caso de la empresa de Escandell. A la pregunta de qué contraprestación obtuvo a cambio de pagar 48.100 euros al club de fútbol, que en aquellos años militó en Segunda división b y en Tercera, el gerente declaró: “Ninguna. Lo único, la posibilidad de obtener entradas al campo de fútbol y la posibilidad de entrar en el futuro en la junta directiva del club”.

Escandell contó a los agentes que solo había financiado a otro equipo de fútbol, el Alzira, en 2008, con un importe “en torno a los 6.000 euros”.

La Unión Deportiva Alzira estaba presidida entonces por Pepe Bosch, candidato a las elecciones municipales de 2011 por el PSD, un partido que impulsó la familia Blasco en los años noventa.

Más información