Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia obliga a una pareja a entregar el menor acogido a su madre biológica

Los padres de acogida se oponen y han recurrido al Supremo el fallo de la Audiencia de Oviedo

La madre de acogida, Noelia, rota de dolor tras la entrega del niño.

Una pareja valenciana ha devuelto este lunes a su madre biológica a un niño de cuatro años que acogieron en preadopción cuando solo tenía un año y medio para cumplir la ejecución provisional de una sentencia de la Audiencia provincial de Oviedo que ya ha sido recurrida ante el Tribunal Supremo.

Los padres de acogida, originarios de Sueca (Valencia), han entregado pasadas las 10 de la mañana al niño a la Guardia Civil en la Comandancia de Patraix. Allí la madre biológica y un familiar que la acompañaba han recogido al menor. "Ha sido un auténtico drama", ha comentado el abogado de la pareja Enrique Vila. Una veintena de amigos y conocidos de la pareja de Sueca los han acompañado hasta la capital en señal de apoyo. 

El letrado ha insistido en que la entrega del menor es en cumplimiento de la ejecución provisional del fallo de la Audiencia, dado que será el Supremo quien resuelva la cuestión de fondo. Vila ha denunciado el sistema "tan  aberrante de protección de menores", pues, a su juicio, lo lógico es que el menor permanezca con la pareja de Sueca hasta que el fallo sobre su custodia sea definitiva.

El abogado ha calificado de "error gravísimo" del juez de la Audiencia provincial de Oviedo que la sentencia se ejecute -la solicitó la madre biológica- a pesar de que ha sido recurrida y se ha pedido su suspensión. "Esto no es una guerra contra la madre biológica o los padres acogedores, hay que posicionarse por el interés del menor, y su bienestar es estar con los padres acogedores", ha señalado el letrado.

Vila ha explicado que también hay una nueva demanda de privación de patria potestad contra la madre biológica del menor, porque un informe de julio de 2016 señala que, según testigos, supuestamente ha vuelto a ser vista en estado de embriaguez, semidesnuda y acusando a su pareja de maltrato. "No ha cambiado de vida", ha asegurado el abogado valenciano, quien ha indicado que conoce bien el expediente y a los padres acogedores, Albert Bordes y Noelia Estornell, y "donde está bien el menor es donde está ahora".

La madre biológica a su llegada al cuartel de la Guardia Civil, donde ha recogido al menor.
La madre biológica a su llegada al cuartel de la Guardia Civil, donde ha recogido al menor. EFE/MIGUEL ANGEL POLO

Según Vila, "la entrega del menor ha sido horrible. La madre de acogida ha sufrido un ataque de ansiedad". El abogado ha explicado que la sentencia de la Audiencia de Oviedo se hizo pública el pasado mes de marzo, aunque la ejecución provisional de la misma se dictaminó en julio y fue entonces cuando la Guardia Civil buscó al pequeño.

Vila ha incidido en la "aberración del sistema", ya que, según ha explicado, cuando Protección de Menores cedió a la pareja al niño en acogida para una preadopción "les dijo que seguro que se iba a quedar con ellos, aunque aún no había acabado el proceso judicial". "Esto no se debe hacer, es un fallo del sistema gravísimo, e incluso mis clientes renunciaron a un expediente de adopción internacional porque les aseguraron que el menor no volvería con su familiar biológico".

"Mis clientes son gente legal y van a cumplir muy a su pesar la sentencia, pero está recurrida en casación ante el Tribunal Supremo, que es consciente de la gravedad del caso y se tiene que reunir para tratarlo", ha afirmado Vila. El letrado ha confiado en que el juzgado recapacite y se pueda paralizar la entrega prevista para hoy porque la pareja está "destrozada".

La madre biológica, Maria José A. A., de 19 años y nacida en Guinea Ecuatorial, tuvo al niño con solo 14 años cuando vivía en un centro infantil y juvenil de la red del Principado de Asturias, según recoge el diario Levante-EMV. Según asegura este diario, ella siempre se negó a que se iniciara un acogimiento preadoptivo de su hijo pero entonces era la Administración quien tutelaba al menor y fue acogido por la familia de Sueca. Hace unos meses reclamó los derechos sobre su hijo ante un tribunal.

María José, según publicó el rotativo el pasado mes de julio, estudia marketing, vive con su pareja en Oviedo y se siente capacitada para cuidar del pequeño. Un equipo de psicólogos y trabajadores sociales que la examinó llegó a la conclusión de que no presenta «ninguna deficiencia para el ejercicio de una maternidad responsable".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información