El PSOE avisa a Ahora Madrid de que fiscalizará los presupuestos de 2017

El Ayuntamiento asegura que la ejecución de inversiones para este año marcha a "muy buen ritmo"

Purificación Causapié y Manuela Carmena en Madrid.
Purificación Causapié y Manuela Carmena en Madrid.Samuel Sanchez

El PSOE considera que el partido de Gobierno, Ahora Madrid, ha incumplido en su primer año de mandato muchos compromisos electorales. En particular, los socialistas señalan la escasa ejecución de las inversiones para 2016 y advierten de que, con vistas al año que viene, aumentarán su vigilancia para que los nuevos presupuestos sean más solventes. "Al principio eres más tolerante, pero cuanto más tiempo pasa, eres más exigente", sostiene la portavoz socialista en el Ayuntamiento, Purificación Causapié. Esta enumera "los muchos errores" que el gobierno cometió en materia económica, social o de limpieza en estos meses. Desde el Ayuntamiento aseguran que la ejecución de inversiones marcha a "muy buen ritmo".

Los socialistas aún deben iniciar las conversaciones sobre el futuro plan económico del Consistorio, pero hacen un primer balance respecto a la actuación municipal en cuanto a proyectos económicos e inversiones. En este sentido, todas las miradas están puestas en la ejecución de los más de 200 millones de inversiones financieramente sostenibles que el Consistorio se comprometió a ejecutar antes de que finalice el año natural. Según los socialistas, esta partida está teniendo demasiados retrasos. "No sabemos si se va a llegar a dar actuación a los más de 200 millones de inversiones financieramente sostenibles que el Ayuntamiento prometió", revela Causapié.

El cambio de gobierno en el Ayuntamiento de Madrid —tras más de 20 años de gestión del Partido Popular— creó muchas expectativas e ilusiones, admiten los socialistas. Pero este afán de cambio "no se ha visto reflejado en la realidad, y esto ha creado frustración", aseveran desde el PSOE, que fue el que dio el apoyo a Ahora Madrid para llevar a la alcaldía a Manuela Carmena. "Nos preocupan los presupuestos y su ejecución", señalan los socialistas, que dicen sentirse "defraudados" por la actuación del equipo de gobierno municipal en estos 14 meses.

Más información

"Muchos de los avances que negociamos para los presupuestos de este año siguen sin desarrollarse", denuncia la portavoz socialista. Un asunto que, según Causapié, tiene mucha trascendencia, porque todo el dinero que el Ayuntamiento no logre destinar a los barrios y a los proyectos sostenibles para la ciudadanía, irá, según obliga la ley, a la amortización de la deuda.

El Ayuntamiento responde a las críticas afirmando que este año la ejecución de las inversiones marcha a un ritmo mayor que en años pasados, y que el grueso de los fondos se destinará a partir de agosto. "El porcentaje de ejecución de las inversiones financieramente sostenibles a fecha de 25 de agosto es del 50,32%; es decir, se han dispuesto ya más de 105 millones de euros del total de 209 previstos", sostienen desde el Consistorio. "Es un porcentaje mucho más alto que el de años anteriores, a pesar de que el volumen se ha multiplicado por cuatro", agregan.

El Ayuntamiento espera para los próximos presupuestos "la actitud dialogante y de colaboración" de los socialistas. Sin embargo, estos consideran grave la falta de diálogo por parte del gobierno municipal con respecto no solo a los grupos políticos, sino también a los actores sociales (asociaciones sectoriales, sindicatos y organizaciones de emprendedores). "Cuando un Ayuntamiento se plantea un gran cambio, tiene que hacerlo con otros actores, sobre todo si te postulas como fuerza nueva en el ámbito político", argumenta Causapié.

Dos cuestiones suscitaron la crítica de los socialistas en los últimos meses. Por un lado, el caso del plan de gobernanza para Lavapiés, cuyo proyecto conocieron a través de EL PAÍS y que finalmente fue rechazado en dos votaciones en la junta de distrito de Centro y en el pleno municipal de julio. El segundo episodio tuvo que ver con la presentación del plan económico y financiero, el documento que el Ayuntamiento tiene que remitir al Ministerio de Hacienda para explicar cómo recuperará los 16 millones que excedieron la regla de límite de gasto en 2015.

De momento, este documento se encuentra bloqueado por la negativa del PSOE a aceptarlo, y los socialistas siguen sin digerir las palabras de Carlos Sánchez Mato, el responsable del Área de Economía y Hacienda del Consistorio, quien se preguntó en julio "de qué presupuestos podemos negociar, si los socialistas no dan su visto bueno a un proyecto que quiere evitar que se proceda a recortar 500 millones de euros".

Según los socialistas, sin embargo, fue el ministerio el que desautorizó el borrador del plan al considerarlo inadecuado a sus finalidades. "El gobierno no entendió la naturaleza del documento que Hacienda pedía", aseguran desde el PSOE. "En lugar de ofrecer un recorrido económico y financiero para los próximos años, el Ayuntamiento solo tenía que dar fe del compromiso municipal de recuperar los 16 millones gastados en excesos en el año anterior", sostiene Causapié para remarcar la naturaleza técnica y no política del plan.

"Muchas tensiones"

A este escenario de alejamiento de posiciones hay que sumar la polémica sobre el anuncio de la bajada del IBI poco antes de las elecciones del 26 de junio, que los socialistas calificaron de medida "electoralista". Entonces Causapié exigió "una disculpa" por parte del gobierno por utilizar el Ayuntamiento a favor de los intereses electorales de Podemos e Izquierda Unida. "La situación nacional influye, aunque sea emocionalmente", admite la portavoz socialista, que apostilla que, por lo menos por parte de Carmena, hubo búsqueda de diálogo.

"En los últimos tiempos ha habido tensiones con muchas cosas", admiten desde el PSOE, aunque aseguran su disposición a dialogar con el Consistorio para fijar presupuestos más realistas y solventes. No obstante, remarcan su firmeza a la hora de vigilar que lo que se apruebe se traduzca en realidad y no quede en papel mojado.

"Antes de fijar el gasto, tenemos que definir las prioridades políticas del nuevo curso: empleo, limpieza, cultura, además de urbanismo, servicios sociales e impulso internacional de la ciudad", detallan los socialistas.Sobre todo, invocan un cambio de actitud por parte del gobierno: "Estamos sosteniendo este gobierno y entraremos a negociar los presupuestos, porque entendemos que podemos influir mucho. Pero, si el resultado no es positivo, seremos críticos para que las cosas mejoren", aseguran.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50