Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PDC prepara un plan para dejar de ser residual en el Área Metropolitana

La coordinadora Marta Pascal afirma que el programa lo empezarán a aplicar en septiembre

Marta Pascal, coordinadora del Partit Demòcrata Català.
Marta Pascal, coordinadora del Partit Demòcrata Català.

El Partit Demòcrata Català, heredero de la extinta Convergència, está ideando un plan para volver a ganar terreno en el área metropolitana de Barcelona donde se ha convertido en un partido irrelevante. Las elecciones generales del 20-D y el 26-J han situado a los exconvergentes como el quinto o el sexto partido en la mayoría de ciudades del cinturón de la capital. Marta Pascal, coordinadora del PDC, reveló ayer que su formación está elaborando un plan para recuperar electores. El área metropolitana es crucial para la suerte del proceso soberanista.

Puigdemont fija “en poco tiempo” el desenlace del proceso

Puigdemont fija “en poco tiempo” el desenlace del proceso

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, afirmó ayer que los catalanes decidirán dentro de “poco tiempo” en las urnas si Cataluña debe ser un “país libre”. Tras visitar la Feria de Artesanos y Oficios en Bellver (Cerdanya) donde inauguró el Parque del Pla de Tomet, el president afirmó: “Los protagonistas de la historia son los ciudadanos. Son los ciudadanos los que dentro de un tiempo, espero que poco, cuando os llamemos a las urnas a validar el proceso que está haciendo el país, decidiréis si este país debe ser o no un país libre”.

Durante sus declaraciones, Puigdemont evitó esta vez hacer cualquier alusión a la CUP y a la posibilidad de que decidan en una asamblea si en la cuestión de confianza aceptarán pactar los Presupuestos como así desea Junts pel Sí. Por contra, Puigdemont insistió en que mantendrá “la llama” hasta que Cataluña sea un Estado independiente. “Somos portadores de los anhelos de la generación de la Renaixença y mantendremos la llama hasta conseguir el objetivo final de tener un país libre”, dijo durante el 125 aniversario de la Casa del Comú en Das (Cerdanya), que fue cedido al municipio por Rossend Arús, figura destacada de la Renaixença.

En una entrevista en Efe, la diputada admitió que el espacio que representaba Convergència se ha ido desdibujando y que una de sus prioridades será recuperar su presencia. En 2011, Convergència ganó las elecciones municipales y pasó de gobernar solo en Sant Cugat a tener alcaldes convergentes en ciudades tan determinantes como Barcelona o Girona. Pero ese salto adelante sufrió un brusco parón en 2015 por la irrupción de las confluencias de izquierdas. Solo logró retener, de la mano de Carles Puigdemont, Girona.

El plan empezará a aplicarse en septiembre y lo dirigirá Xavier Fonollosa, alcalde de Martorell y uno de los pocos alcaldes con los que cuenta el PDC. El objetivo del programa será “recuperar la centralidad” y desplegará campañas con colectivos para tejer “complicidades”. El partido quiere poner el acento en las políticas sociales para atraer a electores de las zonas menos receptivas para el independentismo. “No sólo hemos de hablar del proceso soberanista, sino también de qué podemos hacer para mejorar la vida de la gente y qué modelo de país imaginamos”, afirmó Pascal.

La extinta Convergència se ha deslizado por un tobogán sin fin desde que estalló el proceso soberanista en 2012. Su fuerte retroceso fue patente en las municipales de 2015: si antes actuaba como pinza entre el PSC y el PP, en esos comicios perdió fuelle en beneficio de las confluencias, ERC o Ciudadanos. Las elecciones generales han certificado su involución: en Terrassa y Sabadell fue quinta fuerza el 20-D y el 26-J, sexta. Es la misma posición que ocupa en Badalona o Hospitalet. En esta última ciudad, la segunda de Cataluña, pasó en 2015 de tener cuatro ediles a uno solo. En la cita con las urnas en junio, sumó 4.582 votos, mil menos que el 20-D. ERC le dobló el número de sufragios. En Santa Coloma tocó fondo y sumó solo el 2,34% de los votos.

El PDC está dirigido por un tándem que procede de la Cataluña interior: Pascal, de Vic (Osona) y David Bonvehí del Bages. Su proyecto es conectar con sectores que se han alejado de la extinta Convergència sin abandonar a sus votantes tradicionales. “El país es muy diverso y hemos de ser capaces de definir un proyecto político que sea respetuoso tanto con las zonas urbanas como con las rurales”, dijo Pascal.