Condena al Sergas por dejar inválido a un paciente de 35 años tras ser operado

La sentencia señala que en el protocolo de cirugía no constan los datos relevantes de tiempo de isquemia al que estuvo sometida la pierna derecha del paciente

La Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia ha condenado al Servizo Galego de Saúde (Sergas) a indemnizar a un hombre, que entonces tenía 35 años, con 300.000 euros por las secuelas de invalidez que le fueron diagnosticadas tras ser operado en una rodilla en el Hospital Xeral de Vigo en octubre de 2011. La sentencia firme en apelación revoca la de primera instancia, que había fijado la indemnización en la mitad, y añade a la indemnización los intereses de demora por los daños y perjuicios derivados de la intervención.

La Sección Primera condena al Sergas y a la aseguradora Zurich España al entender que no ha quedado acreditada la correcta aplicación del manguito de isquemia, al no figurar en el protocolo de la cirugía de artroscopia datos relevantes como el tiempo al que estuvo sometida la pierna derecha a este torniquete arterial durante la intervención.

Para el tribunal no es suficiente reseñar las horas de intervención quirúrgica y sí los datos como la presión de inflado y su tiempo de permanencia o el tipo de almohadilla utilizado. Subraya que ni siquiera figuran estos detalles en la hoja de anestesia, que no fue remitida con el expediente del paciente, ni en la hoja de ATS circulante.

Como consecuencia de la intervención, el paciente ha sido declarado en situación de invalidez permanente absoluta por síndrome de dolor regional complejo, con implante de modulación definitivo, y con persistencia de dolor, lo que le dificulta la marcha y le impide desarrollar actividades normales.

Relata la sentencia que el paciente había sufrido una caída sobre la rodilla derecha, comenzando, a partir de ese momento, con cierta sensación de inestabilidad y molestias al caminar, y, tras la práctica de una resonancia magnética nuclear de 7 de septiembre de 2011 por los servicios del Sergas, se le diagnosticó la rotura completa del ligamento cruzado anterior, cambios degenerativos en el menisco interno y derrame articular.

El día 5 de octubre de 2011 le fue practicada la intervención quirúrgica de artroscopia de rodilla para reconstruir ligamento cruzado y sutura meniscal, presentando el paciente, en el postoperatorio inmediato, dolor intenso en hueco poplíteo de rodilla derecha con episodios de frialdad y sudoración profusa, siendo dado de alta el 23 de noviembre de 2011 con el diagnóstico de síndrome de dolor crónico reflejo (distrofia simpático refleja).

Tras ser sometido a una segunda intervención en el Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (CHUVI) para paliar el severo dolor, el paciente presenta deambulación con dos muletas, no tolera corrientes de aire (viento, aire acondicionado...) ni contacto con agua, por lo que tiene dificultades para el aseo personal, también para permanecer en espacios abiertos y locales con climatización, así como no puede conducir por el estimulador medular que porta y los efectos secundarios de éste.

Con fecha 7 de septiembre de 2012 fue declarado por el Instituto Nacional de la Seguridad Social en situación de invalidez permanente absoluta por síndrome de dolor regional complejo, con implante de modulación definitivo, y con persistencia de dolor con hiperalgesia y alodinia, que dificulta la marcha e impide actividades en general.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS