Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El plan de Colau que centrifuga los hoteles recibe un alud de alegaciones

Hoteleros, vecinos, empresarios y grupos políticos presentan decenas de enmiendas al PEUAT

Un turista, en un piso turístico de la Barceloneta.
Un turista, en un piso turístico de la Barceloneta.

El Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (PEUAT), que centrifuga a la periferia los futuros hoteles o albergues y prohíbe la apertura de nuevos pisos turísticos, recibirá un alud de alegaciones: tanto de actores que lo consideran demasiado restrictivo como quienes quisieran que lo fuera más. Hoteleros, empresarios, la patronal de los apartamentos, los grupos municipales, la FAVB o los vecinos que apuestan por el decrecimiento preparan decenas de enmiendas al que hasta ahora es el más ambicioso plan del Gobierno de la alcaldesa Ada Colau. El periodo de exposición pública finaliza el próximo martes. La incógnita ahora es si el gobierno llevará el plan a aprobación definitiva en el pleno de julio o después del verano.

Fuentes municipales afirman que “dependerá del volumen y contenido de las alegaciones”, que “quieren estudiar bien para integrar visiones distintas que permitan tener una herramienta útil que priorice el interés público y lo preserve ante los intereses legítimos del sector privado”. El objetivo último es, añaden, “proteger la vivienda para los barceloneses ante el alojamiento turístico creciente”. También necesitará consenso político. El PEUAT, paralelo a la moratoria de nuevas licencias que finaliza el 1 de julio (aunque se puede prorrogar) ya está aprobado inicialmente, de forma que se pueden solicitar licencias en algunas zonas de la ciudad.

Hoteleros. El Gremio de Hoteles presentará alegaciones propias y lo harán sus agremiados, explica su presidente, Jordi Clos. Su mayor discrepancia es el punto que afirma que los hoteles existentes que no cumplen con las condiciones de los futuros establecimientos (zonas de crecimiento, número de camas permitidas, distancias entre hoteles, ancho de calles, etc.) son “disconformes”, por lo que no pueden hacer grandes reformas. Los hoteleros consideran que se condena “la planta hotelera a la obsolescencia”. Clos recuerda que el PEUAT declara disconformes 300 establecimientos con carácter retroactivo. Si no son cientos, “decenas” presentarán alegaciones.

Empresarios afectados. Otro paquete de alegaciones vendrá de los empresarios con proyectos hoteleros afectados por la moratoria, que no les permitirá desarrollar hoteles en edificios que habían comprado. Varios despachos de abogados redactan alegaciones en paralelo a los contenciosos administrativos presentados y demandas solicitando compensaciones.

Apartamentos turísticos. El presidente de Apartur, la patronal que representa a los 7.600 pisos turísticos con licencia, Enrique Alcántara, explica que sus alegaciones cuestionarán que el PEUAT permite aperturas de hoteles, albergues o pensiones pero “ni un nuevo apartamento, a no ser que se ubique en la periferia si se cierra en otra zona”. “Es discriminación”, afirma. También enmendarán que solo se puedan ubicar nuevos pisos turísticos en la periferia y en espacios que no fueran vivienda en julio de 2015: “Es disparatado, de facto prohíbe la actividad”.

Asociaciones vecinales. La Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB) rechaza que el PEUAT divida la ciudad en zonas con distintos niveles de restricción: “Debería fijar decrecimiento o crecimiento cero en toda la ciudad”, afirma Joan Balañach, que también es contrario a la posibilidad de rescatar licencias de pisos turísticos en la periferia.

Barrios turísticos. La Asociación de Barrios por un Turismo Sostenible (ABTS) ya tiene decenas de alegaciones preparadas de los barrios más presionados, explica Sònia Fabra. La entidad ve el plan poco valiente, “de mínimos", y pedirá que fije "decrecimiento en toda la ciudad" y que las licencias no sean "eternas, para siempre".

CiU pide la retirada del plan. Su concejal Jordi Martí rechazó ayer de plano un plan que tendrá “efectos sociales, económicos y urbanísticos de gran impacto en los próximos años”. Martí consideró que el PEUAT contiene planteamientos “que bordean la ilegalidad por sus carencias jurídicas. Sus alegaciones también rechazarán la disconformidad de parte de la planta hotelera, que no incluye impacto sobre las finanzas públicas y que es contrario a la competencia. Martí alertó de las “graves consecuencias” que puede tener la judicialización para el Ayuntamiento: “Nos exponemos a que más pronto que tarde algún tribunal diga que no está ajustado a ley”.

Ciutadans también enmienda la totalidad. El concejal Koldo Blanco explica que además de la regulación concreta que plantea el PEUAT, sus 50 alegaciones también rechazarán "la parte expositiva". "Desde el punto de partida hay aspectos clave que no compartimos", dice. Alegarán contra los radios de densidad entre hoteles, para incentivar traslados y contra la disconformidad de los hoteles del centro.

ERC pide revisar las zonas y más inspectores. El concejal Jordi Coronas explica que las alegaciones de los republicanos pedirán revisar las zonas que prevé el PEUAT y que el plan contemple, además de barrios, “ejes como la Diagonal, Gran Via o avenida de Roma”. También reclamarán facilitar los traslados de licencias de apartamentos. Y por último exigirán para votar el proyecto “un plan de choque de inspección de pisos turísticos con calendario y presupuesto”.

PP, "paraliza la actividad económica". El concejal Javier Mulleras es muy crítico con un plan que considera que "No resuelve los problemas del turismo y paraliza la actividad económica". Sin entrar a concretar qué alegaciones presentarán los populares, afirma que "la moratoria se debería levantar de forma inmediata" y recuerda que el pleno del ayuntamiento votó una moción al respecto.

CUP, crítica con el proceso participativo. Desde la CUP un portavoz recuerda que su formación es partidaria del decrecimiento y critica las "solo tres" sesiones participativas que han acompañado la redacción del texto. Avisan que votarán en contra.

Más información