Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau primará la contratación de empresas que tengan buenas condiciones laborales

La oferta pública perderá peso en la compra pública de bienes y servicios, 590 millones el año pasado

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

El Ayuntamiento de Barcelona incluirá criterios sociales y ambientales en la contratación pública. Por ejemplo, primará las ofertas de empresas que paguen a sus empleados más de lo que fijan los convenios, protegerá a las pequeñas y medianas empresas, o, en grandes contratos, obligará a los adjudicatarios a subcontratar a empresas de economía social y solidaria. Además, el Gobierno de Ada Colau reducirá el peso de la oferta económica en los concursos públicos para evitar bajas temerarias que afecten a los salarios de los trabajadores.

Los futuros criterios, explicados este lunes por el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, llegan tras otros dos anuncios realizados en las últimas semanas: que el Ayuntamiento no contratará a empresas que desvíen fondos a paraísos fiscales y que reducirá la contratación directa. Pisarello ha señalado entre los objetivos de los nuevos criterios de contratación, que se debatirán con sindicatos y empresas, figuran favorecer la contrataición de pequeñas y medianas empresas, y garantizar empleo de calidad.

El número dos de Colau ha explicado que el ayuntamiento contrata cada año 590 millones de euros (casi una cuarta parte del presupuesto) en bienes y servicios y ha defendido "hacer de la contratación una herramienta de transformación económica". "No podemos legislar en materia laboral o económica, pero sí tenemos herramientas para incidir en las condiciones laborales, y la contratación pública es una de ellas", ha dicho. Sobre la reducción del preso del precio de las ofertas, ha manifestado "no puede ser una herramienta que acabe precarizando". El concejal de Presidencia, Eloi Badia, ha añadido que hay "15.000 trabajadores vinculados a contratos públicos, podría calificarse de Ayuntamiento a la sombra".

El anuncio del gobierno ha provocado críticas del jefe de filas de ERC en el Ayuntamiento, Alfred Bosch, que ha recordado que el pleno del pasado 27 de mayo aprobó que tanto el Consistorio como sus empresas subcontratadas paguen salarios de mil euros. "Estamos atónitos y sorprendidos de que haya acuerdos del pleno que no se reflejen" en los uevos criterios de contratación, ha lamentado.