Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont evita centrar en la consulta su entrevista con Rajoy

El president le explicará el proceso secesionista y le reclamará frenar los recursos al Constitucional y aumentar el techo de déficit

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, visitará hoy La Moncloa para una reunión con el presidente en funciones, Mariano Rajoy, de la que el Gobierno catalán solo espera “comprensión” por parte del líder del PP. El dirigente independentista ampliará su abanico de asuntos y no se limitará a hablar del referéndum sobre la independencia. El Ejecutivo reafirmará su rechazo a la consulta sobre el secesionismo, pero ofrecerá su colaboración con la situación económica de la comunidad autónoma.

Puigdemont planteará a Rajoy cuatro cuestiones. Primero, “las relaciones entre Cataluña y España” (el referéndum). Aunque no lo citó, la intención del president es explicar a Rajoy que Cataluña está preparándose para la ruptura, pero que el Gobierno puede plantear como alternativa una votación sobre la secesión.

Sin embargo, Puigdemont huirá de centrar el encuentro en este asunto. La Generalitat tiene claro que no logrará ningún avance sobre la cuestión, y quiere demostrar que sus demandas al Gobierno alcanzan más ámbitos. Puigdemont sacará a colación el decreto sobre la pobreza energética —anulado por la Generalitat—, el objetivo de déficit, o la acogida de refugiados la acogida de refugiados. También rescatará las 23 medidas que Artur Mas planteó a Rajoy para negociar en 2014, que el Gobierno catalán considera “incumplimientos”. Por último, se quejará de la judicialización de la política de que la mayoría de decisiones de la Generalitat sean recurridas al Constitucional.

Los cuatro asuntos de discusión

“Las relaciones entre Cataluña y España”. Así se refirió ayer el presidental proceso independentista y a la demanda de un referéndum sobre la secesión.

“Derechos básicos”. En el segundo bloque de discusión, Puigdemont quiere incluir desde el decreto de pobreza energética hasta el objetivo de déficit, pasando por el trato a los refugiados.

“Los incumplimientos del Estado”. Puigdemont recoge bajo esta expresión las 23 propuestas para negociar que Artur Mas presentó a Mariano Rajoy, de las que la Generalitat considera cumplida una.

"La judicialización de la política”. El president pedirá a Rajoy que las disensiones entre Ejecutivos no acaben en los tribunales, como pasó con la consulta del 9-N o con las leyes recurridas ante el Tribunal Constitucional.

Aunque la reunión no logre ningún gran acuerdo, la Generalitat ya habrá logrado el objetivo con el que planteó el encuentro: mostrar su disposición a hablar pese al órdago soberanista: “Este es un Gobierno de diálogo institucional permanente”, remarcó Puigdemont.

Por parte del Gobierno, la intención del equipo de Rajoy es reafirmar sus posturas tanto contra las pretensiones independentistas de Cataluña como a favor de ayudar sobre la situación económica de esa comunidad y de escuchar sus demandas sobre el nuevo modelo de financiación. Rajoy espera que Puigdemont saque a colación su intención de seguir adelante con la consulta de autodeterminación, y aprovechará para rechazar esa idea y presentarse como el “garante de la unidad de España y de la soberanía nacional”. Ese punto será innegociable y, como apuntó ayer el portavoz parlamentario del PP, Rafael Hernando, no permitirá “ningún tipo de concesión”.

En La Moncloa han discutido con el gabinete del presidente catalán para que a esta primera entrevista formal entre ambos dirigentes no se llegara con una agenda cerrada para intercambiarse puntos de vista de manera respetuosa. Rajoy quiere escuchar y demostrar que trata al presidente catalán como a otros mandatarios autonómicos que ya ha recibido, aunque muchos responsables socialistas aún no lo han sido.

Los colaboradores de Rajoy han preparado argumentos para analizar la situación económica general de España y Cataluña, la financiación de las autonomías, el corredor mediterráneo, la posición de los nacionalistas catalanes ante el proceso de negociación abierto para evitar otras elecciones y los últimos contactos previstos por el Rey la semana que viene. Pero el punto fuerte será la demanda independentista.

El Gobierno de Rajoy está en funciones, pero sus portavoces subrayan en toda ocasión que ni la ley, ni la Constitución ni el Estado de derecho están en funciones y serán utilizados para impedir cualquier separación. El Gobierno catalán cuestiona que el central esté utilizando la vía judicial y los contenciosos ante el Constitucional para resolver sus problemas.

El equipo de Rajoy no había resuelto a última hora de ayer si alguno de sus miembros comparecerán al final para explicar los resultados de la entrevista. Puigdemont tiene programado hacerlo en la sede de la delegación de la Generalitat en Madrid.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información