El perito judicial afirma que todo tren descarrila si dobla la velocidad

El autor del informe sobre el siniestro del metro de Valencia dice que le llamaron meses después

El exdirector de Seguridad en la Circulación Andrés Cortabitarte
El exdirector de Seguridad en la Circulación Andrés CortabitarteÓSCAR CORRAL

"Todo móvil que vaya al doble de la velocidad [permitida], descarrila. Siempre es así", ha defendido el perito judicial que redactó el informe sobre las causas del accidente de metro en la Línea 1 de Metrovalencia el 3 de julio de 2006, que se saldó con 43 víctimas mortales. Andrés Cortabitarte, técnico de Adif [antes de Renfe], se ha reafirmado en la conclusión de su informe, que atribuye a un exceso de velocidad la causa del descarrilamiento del metro.

Cortabitarte ha declarado hoy lunes ante la comisión de investigación de las Cortes Valencianas que, por segunda vez, intenta arrojar luz sobre lo sucedido aquel 3 de julio entre las estaciones de metro de Plaza de España y de Jesús.

El perito ha reconocido, a preguntas de los parlamentarios, que FGV no le envió en un primer momento la lista de accidente sufridos por el tren que volcó [los datos se incorporaron después] y que fue llamado por la juez instructora del accidente en "una fecha bastante más posterior" del suceso, unos meses después. Cuando Cortabitarse se hizo cargo de la peritación, el estado del tren era "correcto", ha dicho, y también la vía, aunque los diputados le han hecho notar que la vía fue reparada inmediatamente después del accidente por lo que era lógico que el técnico no apreciara bache alguno en el trazado.

"Cuando vimos la vía", ha reconocido el perito, "no era la misma que cuando el accidente, si bien por los datos históricos, vimos que guardaban relación", ha manifestado Cortabitarte. El técnico ha explicado que la segunda unidad del metro no volcó [a diferencia de la primera, que descarriló] porque se rompió el enganche que las unía. 

Los parlamentarios han insistido en que Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) no programó las balizas de frenado adecuadamente; de haberlo hecho, el exceso de velocidad se hubiera evitado. A lo que el perito ha respondido que las balizas no estaban programadas para frenar al tren porque no se apreciaba un riesgo, de lo contrario entiende que se hubieran programado.

Los diputados se han referido a las denuncias de trabajadores de FGV en los comités de seguridad en la circulación de FGV y Cortabitarse ha replicado que si la compañía no adoptó ninguna medida es porque consideró que no había riesgo. El técnico ha añadido que cuatro días antes hubieron 42 circulaciones en ese trayecto y de los 17 maquinistas, ninguno denunció irregularidades.

"Como de todos los accidentes aprendemos, a posteriori, en septiembre de ese año [de 2006] se reprogramaron todas las balizas" o se añadieron nuevas, ha explicado el técnico ferroviario, director de Seguridad en la Circulación de Adif durante la construcción y puesta en servicio de la línea de AVE Ourense-Santiago en la que el 24 de julio de 2013 descarriló un tren Alvia causando 80 muertos. Su maquinista no frenó a tiempo antes de la curva de Angrois sin que existiese ni en la vía ni a bordo ningún sistema de seguridad que pudiese evitar o paliar su despiste.

 Cortabitarte ha reconocido sobre la infalibilidad de su informe que "nadie está en posesión de la verdad" y ha declinado opinar, pese a que se lo han preguntado, sobre la actuación de la magistrada instructora del accidente de metro. "No me compete. Hay un Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para eso".

Sobre la firma

Cristina Vázquez

Periodista del diario EL PAÍS en la Comunitat Valenciana. Se ha ocupado a lo largo de su carrera profesional de la cobertura de información económica, política y local y el grueso de su trayectoria está ligada a EL PAÍS. Antes trabajó en la Agencia Efe y ha colaborado con otros medios de comunicación como RNE o la televisión valenciana À Punt.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS