Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
FGC

Rull recupera el proyecto del túnel ferroviario de Horta

La nueva infraestructura atravesará la sierra de Collserola y permitirá crear una nueva línea de Ferrocarrils de la Generalitat

La estación de Ferrocarrils de la Generalitat en la plaza Cataluña.
La estación de Ferrocarrils de la Generalitat en la plaza Cataluña.

La Generalitat recuperará esta legislatura el proyecto para construir el túnel ferroviario de Horta, que cruzará la sierra de Collserola y permitirá crear una nueva línea de Ferrocarrils de la Generalitat (FGC) que una Barcelona con el Vallès. Asimismo, el Departamento de Territorio, pilotado por Josep Rull, tiene entre sus objetivos rescatar también la prolongación de la línea 3 del metro para que llegue hasta Esplugues de Llobregat. La idea es redactar los proyectos durante este mandato para poderlos construir en cuanto el Gobierno catalán tenga disponibilidad financiera para invertir en nuevas infraestructuras.

“Se irán poniendo en el calendario en función de las disponibilidades presupuestarias”, se limitó a afirmar una portavoz de la consejería, requerida por este diario. Un documento del departamento titulado Què volem fer? señala la intención de dar sentido a ese túnel a través de un ramal que empezará en plaza de Cataluña, llegaría hasta Sagrera y moriría en Cerdanyola del Vallès, al lado del Parc de l'Alba, próximo al campus de la Universitat Autònoma de Barcelona.

El túnel ferroviario de Horta, al que en el pasado se opuso la CUP, es una de las propuestas de los técnicos para descongestionar las actuales líneas del Vallès de FGC. El túnel sería de entre cinco y seis kilómetros y su boca sur tendría que quedar cerca de las estaciones de Valldaura o Canyelles de la línea 3 del metro, según cual sea la configuración definitiva del trazado.

Si se ejecutara finalmente el proyecto, las conexiones de FGC hacia el Vallès podrían ganar en torno a 36 trenes por sentido en hora punta. Según el último Plan Director de Infraestructuras (PDI) de la Generalitat, presentado en 2012, la mejora de la capacidad sería del 29%. El problema, sin embargo, es la inversión necesaria. El PDI la cifraba en torno a 1.600 millones de euros, 500 millones más de lo que costaría acabar la línea 9 del metro.

Respecto a la prolongación de la línea 3 del metro hasta Esplugues del Llobregat, el departamento es menos ambicioso de lo que establecía el PDI, a tenor de las referencias incluidas en un documento interno. Inicialmente estaba previsto que el suburbano llegara hasta Sant Feliu de Llobregat, pero lo que Generalitat plantea ahora se limita a ganar dos nuevas estaciones en Esplugues.

La caja está vacía porque los pagos de obra pública financiada a través de sistemas diferidos de pago se comen cada año los recursos asignados a Territorio. Ese es el argumento que han utilizado ya tres consejeros consecutivos (Lluís Recoder, Santi Vila y ahora Rull) para argumentar la imposibilidad de embarcarse en nuevas grandes obras. Recoder, en un ejercicio de pragmatismo, llegó a prescindir del director de proyectos de la consejería. Ahora Rull quiere desempolvar propuestas incluidas en el Plan Director de Infraestructuras 2011-2020 pero que se han quedado paralizados desde que el Tripartito dejó el Ejecutivo.

Solo hay un proyecto en el que el equipo del Departamento alberga posibilidades de iniciar su ejecución este mandato, después de que Vila lo recuperara la pasada legislatura. Se trata de la casi conexión de las dos líneas de Ferrocarrils de la Generalitat de Cataluña (FGC) a través de la estación de Gràcia. No será una conexión real, pero se prevé prolongar la línea Llobregat-Anoia desde Espanya hasta Gràcia, con el objetivo de incrementar el volumen de usuarios de ambas líneas. Según el documento de la consejería, la Generalitat considera que en este mandato se iniciará “la prolongación de la L8 de FGC entre plaza de España y Gràcia”. Ese es el enfoque más ambicioso del documento, que también plantea “definir el modelo de financiación de la L9” y obvia la L10, cuyo ramal de la Zona Franca tiene previsto poner en marcha parcialmente el próximo año.