Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau vetó una conferencia de Naciones Unidas sobre ‘smart cities’

La alcaldesa forzó que el evento, celebrado este lunes en Barcelona, versara sobre espacio público y derecho a la ciudad

La alcaldesa Ada Colau, ayer junto al exalcalde socialista Joan Clos.
La alcaldesa Ada Colau, ayer junto al exalcalde socialista Joan Clos.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, vetó una conferencia de la agencia Habitat de Naciones Unidas sobre smart cities (ciudades inteligentes), un concepto sobre el que pivotó el mandato del exalcalde Xavier Trias. El equipo de Colau no quiso que se celebrara el evento, previsto por Trias en el marco de la feria Smart City. La alcaldesa planteó una alternativa, que es la que finalmente acogió ayer la ciudad: que la reunión versara sobre espacio público y derecho a la ciudad, confirmaron a EL PAÍS distintas fuentes.

Colau participó ayer en la sesión de apertura de la conferencia, que es una de las sesiones preparatorias de Habitat III, la gran conferencia que se celebrará en Quito en octubre. La alcaldesa de Barcelona reivindicó “el espacio público como principal espacio democratizador de la ciudad, más allá de una aglomeración de casas y servicios”. Colau celebró que el espacio público pueda “fomentar la cohesión, la igualdad de oportunidades y la calidad de las democracias” pero también “foco de tensiones y de derivas privatizadoras y aumento de la desigualdad”.

La agencia Habitat puso de relieve que la calidad de vida en las ciudades, entendidas como espacio de cohesión social, es cada vez peor. El espacio público tiene cada vez menos peso en las urbes que están en expansión, apenas el 21% del total de la superficie. Además, el crecimiento de las grandes ciudades es desordenado: solo el 37% de las áreas en desarrollo se planifican con planes urbanísticos. El resto es una expansión informal, con permisos pero sin planeamiento; o bien ni siquiera dotado de servicios. Esto provoca, por ejemplo, que las manzanas sean cada vez mayores. Si una manzana de Nueva York mide 2,2 hectáreas, la media de las que se están construyendo son muy superiores: cinco hectáreas.

La agencia presentó los resultados preliminares de un estudio que analiza cómo están creciendo las grandes ciudades. Eduardo Moreno, de la agencia Habitat, alertó de los riesgos del crecimiento sin criterio. “La planificación genera espacio público, jerarquiza los usos y facilita la cohesión social”. “Crecer fuera del planeamiento significa dejar el crecimiento en manos de promotores privados”, subrayó.

El director de la agencia Habitat y exalcalde de Barcelona, Joan Clos, alertó de “la negativa evolución en planificación urbana”. “¿Cómo puede ser que sabiendo tanto de urbanismo el crecimiento urbano se esté haciendo reduciendo el espacio público? ¿Cómo puede haber manzanas de 10 hectáreas? ¿Dónde están los urbanistas?”, clamó. “Va incluso en contra de la economía y la riqueza de la ciudad. Necesitamos un espacio público fuerte porque, si no, no seremos conscientes del riesgo para generaciones”.

El estudio, además, indica claramente cómo las cifras están relacionadas con la riqueza o la pobreza de las diferentes zonas del planeta. Cuanta mayor es la riqueza de las ciudades, mayor es la planificación urbanística de las zonas en crecimiento y más superficie de espacio publico. En el África subsahariana, la planificación apenas alcanza el 10% mientras, en las ciudades más ricas es del 83%.

El macroestudio, inédito, parte del análisis de imágenes por satélite de una muestra representativa de 200 de las 4.200 ciudades de más de 100.000 habitantes que hay en el mundo, que concentran el 70% de la población urbana. El informe analiza indicadores curiosos, como cuánta superficie de calles hay por habitante: 20 metros cuadrados de media por persona en el mundo.