Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tímido avance de la música contemporánea en la OBC

Gergiev, Achúcarro y Volodos actuarán en la próxima temporada

El director de orquesta Kazushi Ono.
El director de orquesta Kazushi Ono.

No será en su temporada propia, sino en el Festival Sónar, donde la OBC mostrará su más innovadora propuesta: el estreno en España, el próximo 16 de junio, de Becaume Ocean, del compositor estadounidense John Luther Adam, galardonada en 2014 con el Pulitzer a la mejor obra contemporánea. Siguen sin estrenar obras de encargo, pero hay un tímido avance de la creación actual —primeras audiciones y estrenos de Hèctor Parra, Jordi Cervelló, Fabià Santcovsky, Emilio Aragón y Arvo Pärt— en la temporada 2016-17, la segunda con Kazushi Ono como titular. El grueso de la oferta se centra en el gran repertorio que la OBC viene frecuentando en los últimos años.

Kazushi Ono destaca en la programación obras de repertorio que nunca ha interpretado la OBC, como la Tercera sinfonía de Chaikovski que dirigirá en el concierto inaugural, el 30 de septiembre, o la Cuarta de Shostakóvich, que la formación barcelonesa interpretará junto a la orquesta del teatro Mariinski bajo la dirección de Valery Gergiev, la batuta invitada más famosa de la temporada.

El barítono Thomas Hampson, los pianistas Joaquín Achúcarro, Arcadi Volodos, Jean-Yves Thibaudet y Lef Ove Adness, y los violinistas Daniel Hope, Ray Chen, Gil Shaham, Boris Belkin y Baiba Skride serán algunos de los solistas de relumbrón de una temporada que cuenta con un presupuesto artístico de 2,1 millones de euros —el presupuesto general de la OBC es de 7,7 millones.

Ono dirigirá siete de los 24 programas de la temporada, con especial dedicación a Brahms, Wagner, Mahler —con Thomas Hampson como solista de canciones sobre poemas de El muchacho de la Trompa Mágica— y Shostakóvich. “Brahms es esencial en el trabajo para mejorar el sonido de la orquesta, y las grandes sinfonías de Mahler y Shostakóvitch son excelentes vehículos para mostrar la calidad de los músicos que integran la OBC, de los que cada día estoy más satisfecho”, apunta Ono.

No hay cambios significativos en la filosofía artística, con protagonismo absoluto del gran repertorio romántico y los clásicos del siglo XX. “La OBC sigue construyendo sus temporadas con el repertorio más universal como eje programático para atraer más público”, explica Valentí Oviedo, gerente del Auditori. Y de momento está dando sus frutos; el aumento de espectadores es del 3,4%, alcanzando la cifra de 80.290 en los conciertos del Auditori.

‘Mapping’ en el Auditori

Hay propuestas curiosas, como una versión del Réquiem, de Verdi, dirigido por Ono, en la que el público podrá observar un mapping proyectado sobre las paredes del Auditori. Y, por primera vez, la OBC dedicará un programa al minimalismo, con obras de Adams, Glass y la Cuarta sinfonía de Pärt. También ofrece nuevos alicientes la propuesta Vivaldi Recomposed, de Max Richter, recreación de Las cuatro estaciones con Daniel Hope como solista y director.

Cuatro regresos destacan en el apartado de directores invitados; Lawrence Foster, con jóvenes solistas tocando el Triple concierto de Beethoven; Salvador Mas, que dirigirá la Séptima sinfonía de Bruckner; Josep Pons, con Arcadi Volodos como solista del Concierto núm. 3 de Beethoven, y Josep Caballé Domenech, que dirigirá la Octava sinfonía de Shostakóvitch. La lista de batutas invitadas incluye a Jaime Martín, Kristjan Järvi, Harmut Haenchen y Simone Young, directora de la Ópera de Hamburgo.

Tras los éxitos de esta temporada, se apuesta por la música de cine como imán para atraer nuevos públicos: un homenaje a James Horner con la banda sonora de Titanic, El Señor de los Anillos. Las dos torres, de Howard Shore, y una visita muy especial, el compositor Alexander Desplat dirigiendo fragmentos de bandas sonoras de títulos como El discurso del rey, Godzilla y El gran hotel Budapest.