Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenida por fingir su propio secuestro

La joven intentaba así retrasar la partida hacia El Salvador donde le esperaba su familia

Fotografía que envió la acusada a sus allegados.
Fotografía que envió la acusada a sus allegados.

Los Mossos d’Esquadra han detenido a una joven de 19 años acusada de fingir su propio secuestro. La detención tuvo lugar el pasado 27 de marzo. Tres días antes los Mossos d’Esquadra recibieron una llamada del 112 alertando de que una joven originaria de El Salvador había sido secuestrada en Barcelona.

La mujer que había llamado a emergencias entregó a los Mossos una fotografía donde se veía a la supuesta víctima sentada en el suelo, con un trapo en la boca y las manos atadas. El jefe de la investigación de secuestros y extorsiones de los Mossos, Enric Martínez, aseguraba este lunes que tras recibir la llamada comenzó una investigación. “La alerta del secuestro se había efectuado mediante un mensaje de WhatsApp donde aparecía la alarmante fotografía”, asegura el sargento.

Los primeros mensajes se enviaron a familiares de El Salvador. Varios allegados de la joven en ese país recibieron el mensaje donde reclamaban 2.000 euros para la liberación de la víctima. Los familiares de la joven llamaron a conocidos de Barcelona alertando del secuestro por lo que la noticia viajó rápidamente hasta Cataluña.

Los agentes intentaban dar con su paradero mientras recopilaban información sobre ubicación y posibles enemigos. Los Mossos detectaron que hace unos meses la supuesta víctima había llamado a sus familiares en El Salvador por su ingreso en un centro hospitalario. Era mentira, la joven no quería regresar a su país, pero su familia le presionaba para regresar.

Mientras la policía seguía investigando, la madre de la joven explicó que ya había contactado con su hija, supuestamente secuestrada, y que se encontraba en perfecto estado. Los Mossos no cerraron la investigación. “Seguramente notó la presión policial y quiso poner fin al falso secuestro antes de ser delatada”, afirma Martínez.

Los agentes siguieron investigando y localizaron a la supuesta víctima el 26 de marzo en un piso en l’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) en perfecto estado. En un primer momento mantuvo la teoría del secuestro pero enseguida “puso fin a la mentida y se derrumbó”. Los investigadores concluyeron que la joven había fingido su secuestro y la detuvieron por simulación de delito. “No es muy común, pero cada año tenemos a dos o tres personas que fingen un secuestro, la mayor parte no conocen la manera de trabajar de las policías europeas y simulan estos actos pensando en las escasas investigaciones policiales que se realizan en algunos países".