Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

En tres meses llegan a Barcelona 600 refugiados a pesar del bloqueo

El gobierno catalán, ayuntamientos y entidades sociales exhiben coordinación a la espera de más llegadas

La cumbre para preparar la llegada de los refugiados.
La cumbre para preparar la llegada de los refugiados.

Pocos son los países de la Unión Europea que están cumpliendo con su compromiso de asumir parte de los refugiados sirios que se acumulan a las puertas del viejo continente. España no es uno de ellos. A pesar de ello, algunos refugiados, principalmente de Ucrania y Siria, están llegando por su cuenta propia. En los tres primeros meses de este año ya han llegado a Barcelona 600 refugiados y han pedido asilo político. Esperan respuesta. “Aunque a los estados no les guste, al final las personas acaban llegando”, advirtió ayer Ada Colau, alcaldesa de Barcelona.

En 2015, la cifra de refugiados que pidieron asilo político en Barcelona fue de 1.374. En dos años el incremento es exponencial ya que en 2014 solo pidieron asilo 811 personas y en 2013, lo hicieron 424. De seguir esta progresión, la cifra de refugiados llegados a Barcelona puede acabar triplicando en los dos últimos años. Estas cifras, además, no son completas porqué solo tienen en cuenta las personas que han pedido asilo desde el Servicio de Atención a Inmigrantes, Emigrantes y Refugiados de Barcelona (SAIER), pero pueden existir muchos otros que lo hayan hecho por otras vías.

Ante esta tozuda realidad, representantes del gobierno de la Generalitat, del ayuntamiento de Barcelona, de las cuatro diputaciones, de las asociaciones de municipios y de las principales entidades sociales realizaron ayer una cumbre en el Palau de Pedralbes para analizar los recursos disponibles entre todas las instituciones y garantizar que si por fin llegan los refugiados sirios, se les podrá atender como es debido. Salieron de la reunión molestos con “la nula política de asilo del gobierno de España”, según palabras de la consejera de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia, Dolors Bassa, pero orgullosos con el trabajo hecho desde Cataluña: “Todos los municipios de Cataluña están a punto”, concluyó Bassa. La consejera anunció que la Generalitat ya tiene plaza para 1.800 refugiados y que, en los próximos meses, podrá asumir otros 4.500.

Los asistentes a la cumbre criticaron que los estados no están cumpliendo con su responsabilidad, puesto que legalmente hay que garantizar asilo a las personas que huyen de conflictos armados. Colau explicó también que el próximo martes participará en una cumbre municipal organizada por la Comisión Europea en Bruselas con alcaldes de otras ciudades como Atenas, Helsinki, Ámsterdam y Berlín para reclamar que se tenga en cuenta a los territorios que al final tendrán que acabar alojando los refugiados. Colau ha avanzado que durante la cumbre transmitirá a la CE la queja de que el Estado español no está organizando la llegada de los refugiados sirios que están a las puertas de Europa en campos improvisados.

Por parte del gobierno catalán, a la reunión participaron también el consejero de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia, Raül Romeva y la consejera de Educación, Meritxell Ruiz.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, envió hace unos días una carta al comisario de Inmigración, Interior y Ciudadanía, Dimitris Avramópolus, para decirle que Cataluña puede acoger 4.500 refugiados del conflicto sirio. El presidente de la Asociación Catalana de Municipios, Miquel Buch, también se puso en contacto con el responsable de inmigración europeo para informarle de que el mundo local "está preparado para acoger personas refugiadas".