Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las zonas del plan hotelero de Colau no convencen a los inversores

El sector alerta de que el valor de los establecimientos existentes se está disparando

Las zonas de Sarrià, Pedralbes y el 22@ son las únicas que despiertan cierto interés para los inversores.
Las zonas de Sarrià, Pedralbes y el 22@ son las únicas que despiertan cierto interés para los inversores.

Las zonas donde autorizará nuevos hoteles o albergues el PEUAT (Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos), que el Ayuntamiento de Barcelona prevé aprobar en verano, no despiertan interés entre los inversores del sector. No han detectado ni un movimiento, dicen los consultores preguntados. No es que solo se autoricen nuevas implantaciones en la periferia. Es que, como dice una fuente, las condiciones son tan restrictivas que “hay que haber nacido un 29 de febrero y ser pelirrojo”. Alertan además de que el valor de los hoteles existentes se está disparando. El presidente de la patronal hotelera española (CEHAT), Juan Molas, aseguraba esta semana en Madrid que invertir en Barcelona provocará que la ciudad sea "para caprichosos o millonarios".

La directora de Aguirre Newman en Barcelona, Anna Gener, dice que “las zonas que quedan liberadas tienen poco interés para las cadenas”. Y añade: “Solo el área de Sarrià-Pedralbes podría tener interés con un concepto hotelero para satisfacer la demanda del viaje de negocios. Respecto a las otras zonas, solo las fincas que estén tocando a paradas de metro pueden tener sentido para la demanda de albergue u hotel de tres estrellas”.

El PEUAT no autorizará establecimientos en edificios que el pasado 1 de julio tuvieran uso como vivienda, lo que limita las opciones de transformación. Gener apunta que, pese a las restricciones, Barcelona “sigue siendo una plaza turística de primer orden, que centra la atención de los hoteleros, que la estudiarán para detectar nichos de negocio”.

Bruno Hallé, socio de Magma Hospitality Consulting, también cree que las zonas que abre a nuevas implantaciones “tiene relativamente poco interés para la inversión hotelera, tanto de ocio como negocio”. Solo salva “algún entorno del 22@”. Pero descarta la Marina de la Zona Franca: “Está al lado del polígono Pedrosa, de Can Tunis, las inversiones van en relación a una rentabilidad y si ves que tendrás poca ocupación y precios bajos...”. Los emplazamientos periféricos, considera, solo “enfocan a la hotelería de bajo coste, tipo Ibis, Sidorme, Bed for U...”.

Hallé alerta de que estos hoteles “son los que menor ratio de puestos de trabajo tienen por habitación”. Mientras, asegura que el Gobierno de Ada Colau está “generando una burbuja porque el inversor solo puede comprar hoteles existentes”. Uno que hace un año valía 20 millones ahora vale 25, dice. En el caso de los pisos turísticos, “la gente seguirá viniendo a Barcelona, con lo que les abocas a alojarse en pisos ilegales y a los residentes a alquilar”.

Desde la consultora Laborde Marcet recuerdan las cifras de la Cámara de Comercio. “En agosto alertó de que se pueden perder 3.000 millones en inversiones, si se calculan 30 proyectos de 100 millones, más 10.000 empleos”. Habla Miquel Laborde, que asegura que se está produciendo un “encarecimiento y que haya una burbuja gigante. La limitación encarece precios y hay capital que entra a lo loco: particulares extranjeros y fondos internacionales, que al estar el dinero tan barato invierten en piedras, que siempre son un valor seguro”. Laborde alerta de que se encarece el precio y la rentabilidad. “Pasar de rentabilidades del 4,5% o 5% hasta el 7% es una burbuja como una catedral”. Sobre nuevas implantaciones insiste: “El extranjero quiere estar céntrico. No hemos detectado movimientos hace tiempo”.

Hallé lanza una última alerta: “limitar la oferta puede limitar la demanda” y de que corta “la oportunidad de ver nuevos conceptos de hotelería e inversiones que pueden ser interesantes”.

Más información