Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una exasesora del PP se negó a pagar los 1.000 euros porque lo vio turbio

La extrabajadora municipal intuyó que "era blanqueo claramente"

Vicente Igual, edil investigado: "Es un golpe que ni en el peor de los sueños podía imaginar"

El exconcejal de Educación del PP de Valencia Emilio del Toro ante la comandancia de la Guardia Civil.
El exconcejal de Educación del PP de Valencia Emilio del Toro ante la comandancia de la Guardia Civil. JUAN CARLOS CÁRDENAS / EFE

La exasesora del grupo popular en el Ayuntamiento de Valencia, Arantxa Martí, ha asegurado este martes, tras declarar como testigo ante la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, que se negó a donar mil euros al partido como le pidieron porque "era blanqueo claramente y un tema turbio".

Uno de los ediles del PP investigados, Vicente Igual, una pieza fundamental en el Gobierno de Rita Barberá, ha confirmado a este diario que ya ha recibido la notificación para declarar ante el juez como imputado. Igual no ha respondido sobre las veracidad de las acusaciones que pesan sobre él y la practica totalidad del equipo municipal.

El que fuera concejal de Administración y Personal del Gobierno local del PP, que ocupó el quinto puesto de la lista en la pasadas elecciones municipales, ha expresado su malestar por la situación. "Es un golpe que ni en el peor de los sueños me podía imaginar", ha señalado. "Personalmente un palo", ha agregado. 

El juzgado de Instrucción número 18 de Valencia, la fiscalía y la UCO investigan la causa que se sigue, de momento, contra 29 personas por un presunto amaño de contratos públicos a cambio de comisiones ilegales en varias administraciones públicas valencianas. La Operación Taula, ordenada como parte del caso Imelsa,  se llevó a cabo hace una semana y se saldó con 24 detenidos, 29 investigados y más de 30 registros. 

Martí fue asesora del exvicealcalde Alfonso Grau y, a preguntas de los medios de comunicación, ha explicado a la salida de la Comandancia de Patraix, que sale como testigo ya que se negó a participar en las presuntas donaciones que concejales y asesores hacían para la financiación del PP de la capital. Así, ha comentado que no participó porque no le "gustó el tema" debido a que "era blanqueo claramente y les daban instrucciones para ello".

La exasesora de Grau no ha repetido como personal de confianza del Grupo Municipal del PP en este mandato. "No esperaba seguir en cualquier caso, pero era un tema turbio" y no quiso "colaborar". "Era un tema de no participar en el delito, hice lo que me dictó la conciencia", ha manifestado.

Hasta estas dependencias se han acercado también para prestar declaración el exedil de Educación Emilio del Toro, quien ha asegurado que esta operación le ha pillado fuera de Valencia. El antiguo edil ha comparecido ante la UCO como investigado y no ha respondido a si pagó los 1.000 euros.

Por las oficinas policiales han desfilado también hoy arquitectos citados para declarar por la construcción de campos de fútbol de césped artificial, que está bajo investigación. Uno de ellos ha atendido a los medios para asegurar que solo se dedicaban a decir "si el control de calidad del botecito de la pelota era el adecuado o no" y ha justificado que por su parte no había "ningún interés" en este caso.

Estos técnicos, que dirigieron las obras de los campos de fútbol de Chella y Navarrés, desconocen si las constructoras tenían intereses en estos proyectos pero ellos niegan que cobraran "mordidas" y lamentan que "esto afecta a gente que no tiene nada que ver", según la declaración del que ha hablado a los medios.

El instructor del caso Imelsa, Víctor Gómez, comenzará mañana miércoles la declaración de los investigados (antes imputados) del grupo municipal del PP. El primero será Alfonso Novo, presidente del partido en la ciudad de Valencia y portavoz municipal en el Ayuntamiento. Este diario ha intentado, sin éxito, recabar la versión de Novo.

El exvicealcalde de Valencia Alfonso Grau, en declaraciones a la Agencia Efe, ha explicado que declaró hace unos días ante la UCO en calidad de testigo y se marchó "sin ningún papel" de citación para declarar ante el instructor del caso Imelsa. Grau ha sido rotundo al asegurar que no le consta la petición a los ediles de Valencia de 1.000 euros para ayudar en la última campaña electoral ni su posterior devolución en efectivo porque él ya había dimitido de su cargo.