Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid halla daños en la estructura de 168 edificios de la posguerra

Otros 193 inmuebles sufren deficiencias no estructurales según las conclusiones de un informe anunciado por el Ayuntamiento en agosto

Demolición del edificio en el número 336 de la calle de Bravo Murillo el pasado mes de agosto tras un derrumbe parcial.
Demolición del edificio en el número 336 de la calle de Bravo Murillo el pasado mes de agosto tras un derrumbe parcial.

El Ayuntamiento de Madrid ha hallado daños de carácter estructural en 168 inmuebles de los 854 edificios construidos durante la posguerra y que fueron inspeccionados de forma extraordinaria. En otros 193 inmuebles se han detectado deficiencias no estructurales, pero con entidad suficiente como para que el resultado de una inspección técnica fuera desfavorable. Son las conclusiones del informe de la inspección extraordinaria pensada para los 950 edificios construidos en la capital entre 1940 y 1958, al que ha tenido acceso EL PAÍS. El Consistorio anunció esta revisión en agosto, después de que, en solo dos semanas, se derrumbaran dos bloques.

En esos 168 casos en los que las deficiencias tienen carácter estructural, el Ayuntamiento abrirá un expediente en el que se dictará una orden de ejecución de medidas de seguridad y las obras necesarias para recuperar las condiciones del inmueble. Si las deficiencias observadas no son estructurales, pero tienen entidad suficiente para que el resultado de una inspección técnica sea desfavorable, los informes se remitirán a las Juntas de Distrito en las que se ubican.

A través de estas, se procederá a iniciar los pertinentes expedientes administrativos. Su apertura implicará que, a partir de ese momento, un seguimiento de control municipal dictará, en el plazo de tiempo más breve posible, las órdenes de ejecución de las obras necesarias para reparar los inmuebles.

Si los propietarios obligados a mantener estos edificios en las adecuadas condiciones de seguridad, salubridad y accesibilidad no llevan a cabo las obras necesarias, el Consistorio podría imponer sanciones o ejecutar los trabajos de forma subsidiaria, tal y como marca la Ley de Suelo regional y la ordenanza municipal de Conservación, Rehabilitación y Estado Ruinoso de las Edificaciones.

Los inmuebles revisados entre octubre y noviembre por técnicos externos al Ayuntamiento (para la medida se utilizó una partida de 470.000 euros) fueron levantados en una época de migraciones rurales hacia la capital, realizados en general de forma urgente y con materiales de baja calidad. En total, se contabilizaron 950 edificios, de los que solo han podido ser inspeccionados 854, ya que en el resto de casos no se ha podido localizar a sus dueños.

Para ubicar los inmuebles se utilizó las bases de datos del departamento de Inspección Técnica de Edificios (ITE), que seleccionó edificios que, estando obligados a ser revisados en 2002, 2003 o 2004, no presentaron el documento acreditativo en los años siguientes.

Para la concejalía de Desarrollo Urbano Sostenible es significativo el alto porcentaje de estos inmuebles que presentan patologías de diversa entidad (el 42% del total inspeccionado). En el informe se asegura que el Consistorio no tenía constancia de que se había incumplido el deber de realizar la ITE, y que además de ello estos inmuebles no tenían abierto expediente para ser revisados. Tampoco las Juntas de Distrito habían denunciado su situación.

Derrumbe en el distrito de Carabanchel en enero.
Derrumbe en el distrito de Carabanchel en enero.

El informe relata que, con su realización, se ha evitado “una situación de riesgo real”, ya que se ha podido identificar “un número significativo de edificios con daños que no estaban controlados, permitiendo adoptar las medidas necesarias”. Según el documento, se pone de manifiesto así la necesidad de realizar nuevas campañas de revisión preventiva. El objetivo de la concejalía de Desarrollo Urbano Sostenible, que dirige José Manuel Calvo (Ahora Madrid), es transmitir tranquilidad. Para ello se establecerá un mayor control sobre la situación del parque inmobiliario de la capital.

Una actuación en campaña

“El hecho de que solamente se haya tenido que actuar con carácter inmediato en uno de los inmuebles integrados en la campaña (una finca ubicada en la calle de Tritón, 10) es un dato significativo que indica que los derrumbes acontecidos no dejan de ser acontecimientos muy poco frecuentes, sobre todo en tan corto espacio de tiempo”, indica el informe.

Una vez inspeccionados los edificios, los técnicos debieron distinguir distintas situaciones de riesgo, con el objetivo de adoptar de forma inmediata las medidas pertinentes para evitar posibles accidentes.

De cada edificio inspeccionado se ha redactado un informe técnico, supervisado por los servicios técnicos de la Subdirección General de Disciplina y Control de la Edificación. Para realizarlos, se ha contado con la colaboración de técnicos expertos pertenecientes a empresas adjudicatarias que tuvieron hasta el 29 de diciembre para entregar sus informes.

Dos desplomes en dos semanas

En agosto, en solo 15 días, se desplomaron dos edificios. El primero de ellos se vino abajo el día 3 en la calle Duquesa de Tamames, en el distrito de Carabanchel. Tuvieron que ser desalojadas 40 viviendas, algunas de ellas del bloque colindante, en el que también aparecieron grietas. Había pasado la ITE en 2012.

El día 19 de ese mismo mes, en la calle Amalia (muy cerca de Bravo Murillo), en el distrito de Tetuán, se derrumbó otro inmueble de forma parcial. Un total de 43 inquilinos tuvieron que ser desalojados.

La última incidencia se produjo el 8 de enero en la calle Portalegre, distrito de Carabanchel. Las grietas en dos pilares de un edificio obligó al desalojo de 18 personas por riesgo de derrumbe.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información