Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mònica Oltra, líder indiscutible de Compromís

Compromís-Podemos es la segunda fuerza, relegando al PSPV-PSOE a la tercera posición

Puig niega que se sienta amenazado por el avance de la coalición en las elecciones

La líder de Compromís, Mònica Oltra, celebrando los resultados de las elecciones Ampliar foto
La líder de Compromís, Mònica Oltra, celebrando los resultados.

Nueve diputados. 671.071 votos, el 25,1%. Compromís-Podemos ya es la segunda fuerza de la Comunidad Valenciana, relegando al PSPV-PSOE, formación con la que gobierna, a la tercera posición, con siete escaños. Además, de la gran derrota en la ciudad de Valencia, donde la coalición también ha roto la hegemonía del Partido Popular, al lograr los mismos diputados, cinco, con el 27,1% de los votos, frente al 30,2%.

Se trata de unos resultados que han dado la razón a la líder de Compromís, Mònica Oltra, que siempre apostó por la unión con Podemos, a pesar del rechazo de un importante sector en el seno de su coalición. En concreto del Bloc Nacionalista Valencià (BLOC), que dirige el presidente del Parlamento valenciano, Enric Morera, que contaba con el único diputado, el exalcalde de Sueca, que hasta la fecha tenía la formación en el congreso. Han pasado de uno a nueve. Una cifra que va a permitir a Oltra desplegar su proyecto de Gobierno con una pieza fundamental; grupo parlamentario propio. Su sintonía con Pablo Iglesias es total. Y sus aspiraciones de cambio son las mismas. “¡Presidenta, presidenta!”, coreaban los simpatizantes tras saber que se habían superado todos los sondeos.

En clave estatal Compromís asegura que no quiere imponer condiciones para gobernar. “Se ha producido un cambio profundo. Hay que darse cuenta de que el panorama es diferente”, ha señalado Oltra. Sin embargo, la formación tiene claro que es necesario acabar con la política de austeridad, reformar la Constitución adaptándola a la nueva realidad territorial y cambiar la ley electoral. “Queremos ir a un modelo de una persona un voto", ha recalcado la vicepresidenta del Consell, además de modificar el sistema de financiación.

La coalición, que gobierna con el apoyo condicionado de Podemos, no descarta que este último se integre en el Gobierno valenciano. “Esa posibilidad existe. El Consell puede variar, pero no será como consecuencia de las elecciones generales”, ha señalado Miquel Real, coportavoz de Iniciativa, uno de los tres partidos que conforman Compromís. Real, que ha resaltado la gobernabilidad del tripartito en la Comunidad Valenciana, ha apostado por exportar la experiencia al resto de España. “Hemos demostrado que sabemos dialogar y pactar. Los valencianos nos han premiado”, ha agregado.

El jefe del ejecutivo, el socialista Ximo Puig, tras hablar de la honorabilidad de los resultados de su partido, ha negado que se sienta amenazado por el avance de la coalición Compromís-Podemos. “Se abre un nuevo tiempo que pasará por mucho diálogo y una nueva forma de hacer política”, ha afirmado. Puig ha considerado que los valencianos están hoy mejor posicionados que antes de las elecciones, por lo que las políticas en España respecto a esta Comunidad deben tienen que cambiar, sea cual sea el Gobierno. “Y las reivindicaciones valencianas tienen que ser ahora más visibles que nunca en el nuevo Congreso”.

La aparente buena sintonía que hay en el Gobierno valenciano no convence a la presidenta de los populares, Isabel Bonig, que ha vaticinado repercusiones negativas, radicalización y la parálisis. Bonig, cuyo partido ha perdido en el camino nueve de los 20 escaños que tenía, ha asegurado que los resultados son favorables para afrontar los próximos comicios autonómicos.

La portavoz de Ciudadanos en las Cortes Valencianas, Carolina Punset, ha afirmado que a su partido le da igual que Podemos entre o no en el Consell tras el resultado de las elecciones generales, "porque de facto está fijando la agenda del Ejecutivo y ejerce como si formara parte de él, porque gobierna un tripartito".

Sobre los resultados, ha admitido que no son “un éxito abrumador", si bien han logrado desde las autonómicas de mayo subir cuatro puntos y ganar 110.000 votos, lo que "en ningún caso se puede considerar decepcionante, sino todo lo contrario", ha afirmado Punset.

Más información