Arousa, contra la ley de acuicultura que abre la puerta a multinacionales

La Plataforma en Defensa da Ría tacha el anteproyecto de neoliberal y perjudicial para el marisqueo tradicional en un extenso escrito de alegaciones

Reunión  de la Plataforma en Defensa de la Ría de Arousa esta mañana.
Reunión de la Plataforma en Defensa de la Ría de Arousa esta mañana.NENUXA ESTÉVEZ

El anteproyecto de la Ley de Acuicultura de Galicia que anunció el 3 de diciembre en el DOG la Secretaría Xeral Técnica de la Conselleria do Mar no podía tener un rechazo más contundente por parte del sector marisquero de Arousa que este sábado anunció un paquete de alegaciones para frenar la reforma de la acuicultura gallega que pretende convertirse en uno de los pilares socioeconómicos del gobierno gallego en esta legislatura.

La PDRA (Plataforma en Defensa de la Ría de Arousa), que integra a todas las cofradías, agrupaciones de mariscadores y bateeiros de esta demarcación, ha rechazado en su totalidad el anteproyecto legislativo “porque –afirma- pretende privatizar el mar y no garantiza el futuro de nuestros mariscadores”.

Esta pretendida reforma del sector extractivo en Galicia “no nace fruto del diálogo con las organizaciones de productores y se trata de un texto de marcado carácter neoliberal” que deja en situación de desigualdad a los tradicionales sectores productivos al abrir la puerta a multinacionales acuícolas con solvencia financiera y mucho más competitivos en recursos técnicos y económicos.

Mientras la Consellería do Mar defiende que esta futura ley (fruto del trabajo de cuatro años) es pionera en Europa por sus características y da plena cobertura jurídica al sector de la que carece actualmente, para los mariscadores de Arousa piensan que “está hecha al dictado del lobby de la acuicultura industrial, acometiendo una reconversión que destruirá el tejido productivo actual”.

En el preámbulo de sus alegaciones, la PDRA expone que “el problema surge porque las gentes del mar ocupan un espacio (marítimo-terrestre) que es público y muy cotizado por la acuicultura industrial. Por eso se convierte en un obstáculo para los intereses de las multinacionales; de ahí se deduce el motivo que anima a los redactores de este borrador a favorecer los intereses de estas grandes empresas y poner las bases legales y administrativas que permitan ir favoreciendo la introducción de este tipo de acuicultura en detrimento de las gentes del mar”.

“Este es un ejemplo más de privatización de los servicios públicos y como no pueden eliminar de un plumazo a toda la gente del mar, optan por elaborar una normativa que ponga a todos a competir con unas normas de juego que favorecen a los más grandes y poderosos, bajo el manto de una aparente de los principios de igualdad, objetividad, publicidad y transparencia”, señala el texto presentado en la lonja de Carril ”.

El sector advierte que las autorizaciones marisqueras actuales necesitarán de permisos de actividad acuícola para favorecer a la acuicultura industrial, que utiliza productos farmacológicos y piensos naturales que van a producir un deterioro ambiental del medio marino. También denuncian que estará prohibida la pesca en el ámbito de esos establecimientos acuícolas y que este borrador no entra a valorar las consecuencias económicas y ecológicas como la introducción de especies foráneas, algunas de ellas invasoras.

El paso de autorizaciones a concesiones administrativas va a significar también un incremento de impuestos que ayudará a hacer viable la explotación o el abandono de la actividad. Los barcos utilizados para el marisqueo no podrán ser utilizados para otra actividad pesquera y en el caso de las bateas las solicitudes tendrán que pasar un informe previo de idoneidad con una duración máxima de 50 años renovable al rematar este plazo.

En el texto de alegaciones también llama la atención el hecho de que el régimen de sanciones contempladas ocupe el 20% del borrador, con cuantías que para el sector son desproporcionadas. “Las multinacionales acuícolas van a tener la sartén por el mango y van a colonizar y degradar nuestro mar porque esta ley les da derechos que antes no tenían y que no van a despreciar”, concluye el escrito de alegaciones.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS