Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ivima gastó 201.000 euros en asesoría privada para vender pisos

Solo uno de los ocho contratos adjudicados salió a concurso

Promoción IVIMA, en el PAU 4 de Móstole
Promoción IVIMA, en el PAU 4 de Móstole

A pesar de contar con medios públicos, el Instituto de la Vivienda (Ivima) gastó 201.000 euros en contratar asesoría para vender sus 2.935 pisos sociales a Goldman Sachs. De los ocho contratos, solo uno salió a concurso y sin publicidad. Así lo pone de manifiesto un informe de la Cámara de Cuentas que critica este negocio paralelo. “No consta al equipo de fiscalización ni la fecha ni el contenido exacto de los trabajos realizados”, se queja el organismo en repetidas ocasiones.

Sociedad de Tasación facturó dos veces en 2013 por 35.000 euros. Supuestamente su segundo informe actualizaba el de cinco meses antes. La cámara cree que “podría encubrir un fraccionamiento de la contratación”. Al tratarse de dos “gastos menores”, no salió a concurso. Al organismo le sorprende que el primer estudio se realizó antes de que se contratase a la empresa.

El primer estudio se realizó antes de que se contratase a la empresa.

El tercer informe asesor, de PriceWaterhouse Coopers, sí salió a concurso, pero sin publicitarse. Concurrieron dos empresas y se adjudicó por 71.290 euros, según la cámara, “de manera discrecional”, porque “no estaban determinados los criterios de adjudicación, ni fijadas las reglas”. Al organismo le disgusta que en el documento, en inglés, “no se evidencian trabajos preparatorios”.

Otros 21.538 euros se fueron en crear una plataforma virtual en la que se informaba de las 32 promociones en venta alzada. El contrato, sin concurrencia posible, recayó en Madiva Soluciones. Y 14.980 euros se abonaron a Global Solutions Line “en concepto de apoyo a las visitas en el concurso”. Su labor en realidad se redujo a acompañar durante 13 días a los representantes de los fondos, lo que les supuso unos ingresos de 1.000 euros por jornada. Al concurso se presentaron apenas tres empresas.

Más tarde el Ivima encargó a Knight Frank S.A.U. la “elaboración y el diseño de un cuaderno de ventas” y la traducción al inglés del documento por 18.150 euros. La cámara lamenta que “no consta al equipo de fiscalización ni la fecha ni el contenido exacto de los trabajos realizados”.

Un cuaderno de ventas y su traducción al inglés costó 18.150 euros.

Los gastos no se pararon ahí. Pérez-Llorca Abogados recibió 21.599 euros “en concepto de honorarios por servicios de asesoramiento en el borrador de escritura”. A la cámara no le han entregado “informes o documentos sobre los extremos de los servicios de la factura”.

Para la oposición en la Asamblea —PSOE, Podemos y Ciudadanos— hay indicios de amiguismo en estos contratos de asesoría. El 20 de noviembre el expresidente regional Ignacio González y el exconsejero de Vivienda Pablo Cavero declararán sobre la venta del Ivima ante la comisión de corrupción de la Asamblea.

Ayer, la presidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre, fue tajante y recalcó “la limpieza y la honestidad con la que hizo ese concurso público”.

 

Más información