Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Directivos del CIMAM dimiten por discrepar con Bartomeu Marí

El exdirector del Macba dirige desde 2013 el órgano internacional que reúne los directores y conservadores de museos

La polémica originada por la exposición La bestia y el soberano, que obligó a Bartomeu Marí a dejar la dirección del Macba, ha llegado hasta el CIMAM (Comité Internacional para Museos y Colecciones de Arte Moderno), el órgano internacional que reúne los directores y conservadores de museos, que dirige Marí desde 2013.

Charles Esche, director del Van Abbemuseum de Eindhoven, Vasif Kortun, del centro SALT de Estambul y Abdellah Karroum, del Arab Museum of Modern Art de Doha, tres de los 13 miembros de la junta directiva del CIMAM, han aprovechado la reunión anual que se ha celebrado en Tokio para dimitir. “Los museos deben ser sitios para el libre intercambio de ideas, donde se permite el debate y la disidencia. Es tarea del CIMAM salvaguardarlos y establecer estándares éticos que regulen las relaciones entre artistas, comisarios y público. Hechos recientes nos hacen dudar de que el actual presidente pueda defender estos valores, por lo que no tenemos otra alternativa que dimitir del consejo”, indican los tres directores, asegurando que permanecerán en el CIMAM “esperando que pronto pueda recuperar su credibilidad a través de una nueva presidencia”.

Antes de decidir dimitir los tres intentaron que en el programa de la reunión anual se debatieran las cuestiones levantadas por la polémica del Macba en torno a la censura, los límites del arte y la relación entre comisario e institución, tal y como había pedido públicamente Iris Dressler, co-comisaria de la exposición y directora de la Kunstverein de Stuttgart, donde se presentó la muestra después de Barcelona. En Stuttgart la muestra se contextualizó con un intenso programa de conferencias y debates, de los que surgió la necesidad de plantear estos temas en la reunión de Tokio. Sin embargo, Marí, en su calidad de presidente prefirió continuar con el programa previsto ¿Cuánto global pueden ser los museos? y encargar la conferencia inaugural a Patricia Falguières del Centro Nacional des Artes Plásticas de París.

De ahí que la dimisión se haya producido ocho meses después de los hechos que costaron el puesto al jefe de exposiciones Valentín Roma y el jefe de programas públicos Paul B. Preciado. Marí, que ha quedado finalista para dirigir el Museo de Arte Contemporáneo de Seúl, no ha hecho ningún comentario sobre las dimisiones y este diario no ha conseguido contactar con él. Por ser el primer extranjero que se presenta como candidato, su posible nombramiento parece haber generado cierto malestar entre los sectores más conservadores del mundo del arte coreano.