Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La exconsejera de Camps niega el soborno: “Ese reloj era de imitación”

Milagrosa Martínez se enfrenta a 11 años de cárcel en el primer juicio a la trama Gürtel

La exmiembro del Consell mantiene que solo siguió "instrucciones" de Camps

La exconsejera valenciana de Turismo Milagrosa Martínez, a quien según la fiscalía la trama Gürtel apodaba La Perla, escucha en el juicio una conversación de Álvaro Pérez, El Bigotes, en la que presuntamente habla de su soborno. Pérez aparece sentado detrás de Martínez en el banquillo de los acusados del Tribunal Superior de Valencia.

Después de casi siete horas de declaración como acusada, Milagrosa Martínez, exconsejera de Turismo y expresidenta de las Cortes Valencianas en la etapa del expresidente autonómico Francisco Camps, se ha enfrentado este martes a las preguntas de la fiscal sobre el soborno que presuntamente aceptó de la trama Gürtel. Un reloj de la marca suiza Hublot valorado en 2.400 euros que según el ministerio público Martínez aceptó cuando amañaba contratos a favor de la red de Francisco Correa por importe de cinco millones de euros. La exconsejera, que se enfrenta a 11 años de cárcel y 34 de inhabilitación, ha negado los hechos, a pesar de que la fiscal del caso la ha enfrentado a indicios que apuntan en esa dirección.

Ante una fotografía en la que la exconsejera aparece con un reloj como el descrito por la Fiscalía Anticorrupción, Martínez se ha defendido afirmando que ese era suyo: "Lo compré yo y pone Hublot, pero es de imitación". "En distintos viajes he comprado diversos relojes de diversas marcas de imitación", ha declarado. La fiscal ha manifestado su sorpresa por el hecho de que Martínez no diera esa explicación en la fase de instrucción y haya tardado más de cuatro años en alegarlo.

La fiscal ha reproducido una conversación grabada en la que Álvaro Pérez, El Bigotes, delegado en Valencia de Correa, y otro empleado de la red hablan de comprarle un bolso a la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá y de haberle regalado un reloj a La Perla, el apodo que según el ministerio público utilizaban para referirse a Martínez. La exconsejera de Turismo ha rechazado que ese fuera su apodo. Y ha matizado que en la grabación El Bigotes habla de que le han regalado un regalo a la "hija de puta de La Perla". La fiscal ha comentado que su identificación como La Perla está "ampliamente extendida" en los "medios de comunicación". Martínez ha contestado que no lee la prensa "por motivos de salud".

La representante de Anticorrupción ha exhibido una factura de una joyería de Madrid en la que la trama Gürtel compró un reloj como el que presuntamente le regalaron en fechas compatibles con el presunto soborno. Y anotaciones incautadas en oficinas de la red en la que Martínez figura como receptora de regalos, entre ellos un pañuelo de Loewe. "A la vista de estas evidencias ¿sigue usted manteniendo que Álvaro Pérez no le regaló un reloj?", ha preguntado la fiscal. "Totalmente", ha dicho Martínez, "a mí nunca me han obsequiado con ningún regalo".

La exconsejera se ha defendido del resto de preguntas de la fiscalía, que la acusa de haber amañado los contratos para el diseño, montaje y desmontaje del pabellón de la Comunidad Valenciana en la feria turística Fitur entre 2005 y 2009 a favor de Gürtel, alegando que ella solo se ocupaba de las “líneas generales” del departamento. Y que tenía un profundo desconocimiento de la materia que gestionaba.

“Yo no sabía lo que era Fitur”, ha afirmado Martínez para reflejar su inexperiencia. “No sabía si íbamos a un pabellón, si era nuestro, si se nos regalaba, si lo teníamos que pagar…”. Cada pabellón costó a la Generalitat en torno a un millón al año. La exconsejera ha añadido que le pidió a Rafael Betoret, entonces su jefe de gabinete y hoy acusado con ella en el juicio: “Rafa, explícame qué se hace Fitur”.

Martínez ha dicho que fue nombrada consejera por el expresidente valenciano Francisco Camps sin esperarlo ni tener preparación para el cargo: “Me llamó y me dijo: ‘Que sepas que te acabo de nombrar consellera de Turismo’. Y yo le dije: ‘Presidente, ¿tú sabes lo que has hecho? No por nada, pero yo de turismo…”.

También exalcaldesa de Novelda, un cargo del que se resistió a dimitir pese a las presiones de su partido hasta que fue desbancada en las últimas elecciones locales, Martínez fue una persona de confianza de Camps. Fue su aliada en el pulso el expresidente mantuvo con su antecesor Eduardo Zaplana por el control del PP de la Comunidad Valenciana. La exconsejera ha dicho este martes que su misión en Turismo fue plasmar “las directrices políticas siguiendo las pautas e instrucciones de Camps”.

Acusada de cohecho, prevaricación y malversación, Martínez ha mantenido que nunca se ocupó de aspectos técnicos, ni supervisó la marcha de las adjudicaciones, como declaró el lunes su exjefe de gabinete en el juicio, ni recuerda reuniones sobre los contratos con empresas de la red a las que aluden correos electrónicos incautados por la policía.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >