El Liceo apuesta por incluir más ópera contemporánea

‘Quartett’, de la Fura dels Baus, llegará la próxima temporada al teatro de La Rambla

Montaje de la ópera ‘Quartett’, de la Fura dels Baus.
Montaje de la ópera ‘Quartett’, de la Fura dels Baus. TEATRO ALLA SCALA

Una enorme caja de dos toneladas suspendida sobre el escenario y sujeta por 300 cables, la impactante escenografía de la ópera Quartett, de Àlex Ollè con La Fura dels Baus, llegará al Liceo en la temporada próxima. “Soy muy partidaria de introducir más obra contemporánea en la programación y esta es fascinante”, explicaba ayer Christina Scheppelmann, directora artística del teatro barcelonés. “La ópera contemporánea da un poco de miedo a la gente más clásica pero, a la vez, es muy adecuada para un público más amplio, especialmente para el joven porque tiene un fuerte impacto visual”, añadía en la presentación de algunas novedades del Liceo, no tanto para esta temporada —que ya estaba cerrada cuando ella tomó el relevo tras la marcha Joan Matabosch— sino de cara a las siguientes.

En el caso de Quartett, el impacto casi se puede dar por asegurado. Se trata de una contundente crítica a la burguesía que vive de espaldas a la realidad, concebida hace cuatro años por La Fura dels Baus como una adaptación de una obra de teatro de los años 80 de Heiner Müller. Se ha estrenado en La Scala y en Buenos Aires y no se ha librado de la polémica por la dureza del montaje.

La directora artística del Liceo defiende la creatividad de Ollé, con el que le gustaría hacer más producciones en el futuro. Y con un horizonte que apunta a la temporada 2018/2019, Scheppelmann se compromete a hacer realidad el compromiso adquirido con el compositor catalán Benet Casablancas de producir una ópera. Un proyecto heredado de la etapa de Matabosch y que había quedado en el cajón.

Más ópera contemporánea pero sin saturar: “tampoco podemos programar tres de esas obras por temporada en el Liceo. Aunque sí estamos estudiando la posibilidad de hacerlo en el foyer del teatro”. Un espacio al que Scheppelmann quiere dar más vida a partir de esta misma temporada, introduciendo encuentros entre el público entre funciones con dos o tres cantantes del reparto y el director. Una experiencia que ella realizó cuando fue directora de la Washington National Ópera: “son encuentros que funcionan muy bien, los artistas están acostumbrados y el público lo agradece mucho porque son útiles para entender muchas cosas que se ignoran”.

El Liceo arranca la temporada el próximo 7 de octubre con Nabucco, de Giuseppe Verdi, en un año en el que desfilarán grandes voces por el coliseo de La Rambla y en el que se incrementan el número de funciones, que pasa de 108 a 114. Una temporada en la que el Liceo ha llegado a un acuerdo de colaboración con la Abu Dhabi Music & Arts Foundation por el que la ópera barcelonesa enviará al emirato árabe a músicos y cantantes de su orquesta y coro sin descartar en un futuro trasladar una producción propia. Un acuerdo que se inscribe en “la línea de internacionalización del Liceo”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Blanca Cia

Redactora de la edición de EL PAÍS de Cataluña, en la que ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en diferentes secciones, entre ellas información judicial, local, cultural y política. Licenciada en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS