Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Boi Ruiz niega que la sanidad catalana sea de las peores de España

El consejero tilda de "parcial" un informe estatal que sitúa a Cataluña en el podio de los servicios sanitarios más deficientes

El consejero de Salud Boi Ruiz en el Parlament.
El consejero de Salud Boi Ruiz en el Parlament.

El consejero de Salud, Boi Ruiz, ha mostrado esta mañana su "perplejidad" por los resultados del último informe de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, que sitúa a Cataluña entre las tres comunidades con peores servicios sanitarios. Visiblemente enfadado, Ruiz ha negado la mayor y ha tildado de "parcial" el estudio, que analiza el gasto per cápita en sanidad, las camas y los médicos por cada 1.000 habitantes y el gasto farmacéutico, entre otros parámetros.

Boi Ruiz: "Cataluña no ha caído en cuanto a la calidad de sus servicios sanitarios"

"Cataluña no ha caído en cuanto a la calidad de sus servicios sanitarios. Niego la mayor", ha zanjado el titular de Salud. El informe hace especial hincapié en el caso de Cataluña, que pasó de estar en el quinto lugar en el ranking de 2009 —justo antes de que Ruiz entrase en la consejería de Salud de la mano del presidente de la Generalitat, Artur Mas—  a ocupar la decimoquinta posición en 2015. Pese a haber ejecutado un tijeretazo en el presupuesto de Salud de unos 1.000 millones de euros, el consejero ha negado que los recortes hayan afectado a la calidad de los servicios sanitarios, aunque sí ha reconocido que han repercutido en los sueldos de los trabajadores. 

Ruiz ha achacado la denostada situación del sistema sanitario catalán al "subfinanciamiento crónico" por parte del Estado. "Dedicamos el 40% del presupuesto de la Generalitat a sanidad y, aun así, tenemos un gasto per cápita muy inferior a otras comunidades. Habría que mirar por qué", ha justificado. 

Ruiz achaca las situación de la sanidad catalana al "subfinanciamiento crónico" del Estado

El consejero también ha dejado caer que la publicación ayer de un informe estatal valorando el caso concreto de Cataluña, podría estar relacionado con la cercanía de las elecciones al Parlament del próximo 27 de septiembre. "No deja de ser casual que el núcleo principal de la valoración vaya para Cataluña", ha apostillado. Ruiz ha defendido que se haga caso a "estudios serios y no a parciales que se utilizan en determinadas épocas" con fechas electorales cerca. "Me parece una afrenta que digan que nuestros servicios sanitarios están en el puesto 15 cuando el 30% de los centros acreditados por el Ministerio de Sanidad están en Cataluña", ha criticado.

Código Sepsis

Ruiz ha mostrado todo su malestar por los resultados del informe en un acto de presentación de un nuevo protocolo para atender la sepsis grave (una infección generalizada que puede provocar un fallo multiorgánico y producir la muerte del paciente). Salud ha iniciado el despliegue del llamado Código Sepsis,para mejorar la detección y el tratamiento precoz de esta dolencia. En 2014, 22.255 adultos y 478 menores fueron ingresados en los hospitales catalanes con un cuadro de sepsis aguda. La mortalidad ronda el 20% de los enfermos.

"La llamamos la epidemia oculta porque, pese a tener mucho impacto social, no tiene la misma trascendencia que otros procesos con el mismo riesgo vital, como el ictus o el infarto", ha explicado el presidente de la Sociedad Catalana de Medicina Intensiva y Crítica, Juan Carlos Yébenes. El facultativo ha destacado que el nuevo protocolo pasa por implementar la coordinación interhospitalaria y favorecer la detección precoz desde la atención primaria. "Es fundamental tener el tratamiento estructurado porque la sepsis es tiempo-dependiente. El pronóstico de los pacientes graves mejora de forma importante si se hace una detección precoz y se trata de forma inmediata", ha indicado Yébenes.

El médico ha asegurado que el objetivo del Código Sepsis "es revertir la progresión de la disfunción multiorgánica generada por la evolución de las infecciones", por lo que han creado un protocolo específico de detección común a todos los centros. El programa piloto que se ha realizado en las regiones sanitarias del Vallès ha demostrado, según Yébenes, que el protocolo "no ha colapsado los servicios de medicina intensiva y las acciones terapéuticas se hacen de forma más ordenada".