Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La plaga de caracol manzana llega a la frontera con Aragón

Una decena de ejemplares adultos han sido encontrados en el Toll del Vidre

Ejemplar de caracol manzana con sus huevas.
Ejemplar de caracol manzana con sus huevas.

Una decena de ejemplares adultos de caracol manzana han sido hallados durante este verano en un paraje inusual, el Toll del Vidre, en Arnes (Tarragona). Este espacio se sitúa en el río Algars, uno de los que nacen en el macizo de Els Ports y baja por la vertiente de la Terra Alta. 

Los técnicos recogieron los ejemplares encontrados durante este verano y desde entonces no se ha detectado ningún foco más en el lugar, según ha informado el alcalde de Arnes, Xavier Pallarès. Al no haber encontrado más caracoles, Pallarès sostiene que el hallazgo se habría podido producir por una imprudencia más que por una introducción intencionada, así que ha pedido a la ciudadanía que no traslade ejemplares encontrados a ninguna parte con tal de evitar la expansión de la especie.

Técnicos de la Comisión Europea visitaron ayer el Delta del Ebro con tal de conocer cómo se invertirán los fondos europeos que se destinan a la lucha contra la plaga.

Seis años luchando contra la plaga

El caracol manzana es un molusco de una especie muy invasiva que lleva más de seis años atacando los arrozales del Ebro -la Generalitat ha destinado más de tres millones de euros para erradicar el problema en esa zona-. La especie ha ido colonizando todo el Delta del Ebro así como a su alrededor. Algunos focos aislados han llegado a encontrarse aguas arriba del río, en Tortosa, Roquetes y Miravet.

Sin embargo, el animal apareció también en una parcela situada en el Empordà, un lugar carente de toda conexión natural con el delta del Ebro, por lo que se sospechó que fue introducido intencionadamente en la zona. 

Un solo ejemplar del caracol puede devorar en un día un metro cuadrado de arrozal, siendo una de las 100 especies invasoras más perjudiciales del planeta. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) publicó en 2014 un informe en que se alertaba a los países del sur de Europa -Francia, Italia, Grecia y los Balcanes- de la posibilidad de propagación de este molusco y el riesgo que podría provocar a nivel ecológico y medioambiental.