Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmena bajará el IBI entre 15 y 350 euros

El Ayuntamiento sube el impuesto a los comercios de mayor valor y crea una nueva tasa "de basuras" que sólo pagarán las empresas que más residuos generen

Carlos Sánchez, concejal de Economía, en una rueda de prensa. Ampliar foto
Carlos Sánchez, concejal de Economía, en una rueda de prensa.

El concejal de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato (Ahora Madrid), está ultimando los presupuestos para 2016 del Ayuntamiento de Madrid, que incluyen un incremento de gasto social cercano al 20%; un plan de inversiones en equipamientos (deportivos, educativos y sociales) para los distritos más afectados por la crisis que ha calificado de “carta a los Reyes Magos cumplida”; e importantes cambios en los impuestos y tasas municipales, que incluyen una reducción “significativa” del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) que, de media, oscilará entre 15 y 350 euros por recibo (será “un dígito alto”, pero inferior al 10%), y que se compensará con una subida para los comercios y oficinas de mayor valor catastral y con la creación de una nueva tasa “de basuras” que pagarán las empresas que más residuos generan.

Los ingresos del Ayuntamiento, que en 2015 sumaron 4.388 millones de euros, se incrementarán un 3% el año que viene (130 millones de euros adicionales), pero la cifra de gasto, sin incurrir en déficit (lo prohíbe la Constitución), crecerá significativamente. En 2014, el Ayuntamiento (gobernado entonces por Ana Botella, del PP) logró un superávit de 1.239 millones, que destinó (así lo obliga la ley estatal) fundamentalmente a la amortización anticipada de deuda municipal. Sánchez Mato afirma que el superávit de 2015 podría superar los 700 millones (Ahora Madrid asumió el gobierno municipal en junio), y que en 2016 las cuentas se equilibrarán, es decir, desaparecerá ese superávit destinado a pagar por adelantado la deuda para destinar todo el dinero a la ciudad y sus habitantes.

“Con la manos atadas para obtener ingresos de otras formas”, Sánchez Mato respetará “el marco legal estatal”, al que ha dirigido sin embargo “una crítica profunda”. Además, deberá cumplir con el mandato del Pleno municipal, que le impuso con los votos de Partido Popular, PSOE y Ciudadanos una rebaja en el IBI para 2016, aunque no será del 27% (100 euros por recibo) como quería el líder socialista, Antonio Miguel Carmona, impulsor de esta rebaja. Sánchez Mato ha empleado una táctica fiscal para rebajar el IBI a los ciudadanos con una vivienda en propiedad sin reducir la recaudación total del principal tributo municipal (supone 1.279 millones de euros). Así, bajará el IBI residencial, pero subirá al mismo tiempo el recibo para los comercios y oficinas de mayor valor catastral.

En 2014, el Ayuntamiento tramitó 1.448.765 recibos del IBI por viviendas; y 676.508 por locales de uso comercial, industrial, etcétera. El impuesto bajará para todos los propietarios de viviendas cerca del 9% (Sánchez Mato no ha querido desvelar hoy la cifra exacta), lo que se traducirá en una bajada del recibo medio que oscila entre 15 euros para las viviendas de menor valor catastral y 350 euros para las de mayor valor catastral. El recibo medio del IBI en Madrid es de 350 euros.

Causapié reclama una comisión técnica para la reforma del IBI

La portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Purificación Causapié, ha reclamado al Consistorio que ponga en marcha con carácter urgente la comisión técnica para la reforma del IBI. “Este asunto no se puede despachar a partir de filtraciones a la prensa y globos sonda lanzados desde Hacienda”, ha lamentado Causapié.

En el pleno celebrado el pasado 22 de julio, donde se decidió la bajada del IBI para el próximo ejercicio, también se aprobó la puesta en marcha de una comisión técnica, conformada con técnicos y representantes de todos los grupos políticos, que elaborase la reforma de este impuesto local. “No solo es que sea una decisión del pleno y, por tanto, de obligado cumplimiento para el equipo de gobierno, es que es la vía más adecuada para acometer esta reforma desde el consenso y el rigor técnico”, ha señalado la concejal.

Pero esta bajada del IBI para los propietarios de viviendas se compensará con una subida para entre el 1% y el 5% de los recibos del IBI de inmuebles con uso comercial. Subirá así el impuesto para el 5,6% de las oficinas de Madrid, para el 2,8% de los comercios, para el 0,2% de los almacenes, para el 6% de los establecimientos de ocio y hostelería, y para el 3% de los inmuebles de uso deportivo. Subirá, eso sí, para los de mayor valor catastral.

En total, la recaudación del IBI descenderá en 18,5 millones de euros (un 1,5% menos), pero se compensará con un aumento de 50 millones por el Impuesto de Actividades Económicas (que ahora supone un ingreso anual de 121 millones), el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos (514 millones) y las tasas municipales (499 millones).

Aunque Sánchez Mato no ha desgranado subidas o bajadas de tributos o tasas, sí ha adelantado que ese incremento de recaudación se deberá en parte a la creación de una nueva tasa “de basuras” o “a los grandes generadores de residuos urbanos” (aunque ninguno de estos nombres será el definitivo). El concejal de Hacienda no ha dado detalles al respecto, pero sí ha señalado que solo la pagarán empresas (en principio, las que más basura generan y, por tanto, mayor esfuerzo requieren al servicio municipal de recogida).

Además, Sánchez Mato ha señalado que se eliminarán determinadas exenciones al pago del IBI, y ha concretado dos: la de los edificios que son patrimonio histórico pero tiene un fin lucrativo; y la de los edificios públicos que no están al servicio de la Administración. En 2011, el gobierno municipal de Alberto Ruiz-Gallardón (PP) aseguró que había 10.821 edificios catalogados como patrimonio histórico por el Estado, por los que el Ayuntamiento dejaba de ingresar 30 millones en IBI “pese a que algunos ejercen actividades económicas muy rentables” (por ejemplo, hoteles de lujo). En cuanto a los edificios públicos de seguridad ciudadana, servicios educativos y penitenciarios, o de defensa nacional, que tampoco pagan IBI, suponían 38 millones de minoración de ingresos.

Los edificios de la Iglesia suponían 4,9 millones; Carlos Sánchez Mato no podrá cobrarles el IBI (como también quería hacer el PP municipal), aunque ha reconocido que le gustaría, en virtud de los Acuerdos del Estado español con la Santa Sede de 1979.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información