Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía archiva la investigación de la elección de la alcaldesa de Andoain

Juan Calparsoro pone fin a la causa al "no existir indicios de delito"

Gregorio Olasagasti, edil del PNV de Andoain, el día que acudió a prestar declaración ante el fiscal.
Gregorio Olasagasti, edil del PNV de Andoain, el día que acudió a prestar declaración ante el fiscal. efe

El fiscal superior del País Vasco, Juan Calparsoro, ha decretado el archivo de la investigación al "no existir en este momento indicios de la comisión de delito" en la votación para la elección de la alcaldesa de Andoain (Gipuzkoa).  Uno de los cuatro ediles del PNV votó en blanco en lugar de apoyar a la candidata socialista, lo que permitió la reelección como regidora de Ane Carrere, de EH Bildu.

La Fiscalía vasca abrió diligencias penales el pasado 15 de junio para para esclarecer si durante la votación para elegir al regidor de Andoain concurrió algún ilícito penal. Durante la constitución del Ayuntamiento, el día 13 de junio, un edil del PNV rompió la disciplina del partido, que un día antes había suscrito con el PSE-EE un acuerdo de estabilidad institucional que exigía apoyarse en todos los consistorios donde podían lograr la alcaldía. Su voto en blanco fue decisivo para que EH Bildu lograse retener el poder en Andoain.

Calparsoro abrió una investigación al considerar que en el caso "podría haber una motivación ilícita en el electo (prevaricación, cohecho) o, incluso, haber obrado sin libertad y víctima de un ilícito penal (chantaje, amenazas)". El PNV atribuyó al un edil que formó en su lista como independiente, Gregorio Olasagasti, el voto en blanco que dio la alcaldía a EH Bildu, y pocos días después el propio concejal puso su cargo a disposición del partido, que todavía le mantiene en el Consistorio guipuzcoano.

Tras recibir declaración al letrado municipal y al concejal que supuestamente votó en blanco, Gregorio Olasagasti, el fiscal superior asegura desconocer "quién fue el concejal que rompió el supuesto acuerdo del grupo". "Parece que nadie discute la legalidad de la actuación de dicho concejal y no hay pruebas de que haya habido una motivación penal, sea por cohecho, tráfico de influencias o por coacción o amenazas", asegura el fiscal en su escrito.

Calparsoro hace constar que en la declaración de Olasagasti, este le transmitió que "el sentido de su voto fue el que fue y que él votó libremente y en conciencia para la alcaldía de Andoain, que votó como otro más de los 17 y no se siente responsable del resultado de la votación".

En el decreto de archivo, muestra su sorpresa por verse "como natural" que "alguien de un grupo municipal oculte el sentido de su voto". "Para este fiscal eso es motivo de sorpresa y sospecha", añade. Y continúa: "Los ciudadanos de una sociedad madura y democrática no pueden dejar que se les trate como menores de edad. Eso ocurre en países donde impera la violencia, la corrupción, la dictadura... Este país ha pasado de la dictadura a la violencia terrorista sin solución de continuidad. Afortunadamente desde hace cuatro años se ha terminado esa violencia, pero tras mucho sufrimiento".

Calparsoro decide poner fin a la práctica de más declaraciones y otras pruebas, porque hacerlo "podría suponer un coste innecesario en el honor y el funcionamiento del ayuntamiento y de los concejales afectados".