La Generalitat aumenta un 40% las becas completas de comedor

Entidades y la oposición critican que la ampliación de las ayudas no es suficiente

Un grupo de niños en un comedor escolar.
Un grupo de niños en un comedor escolar.TONI FERRAGUT

Un total de 11.000 menores se vieron beneficiados con una beca completa de comedor el pasado curso escolar, según reveló ayer la vicepresidenta y consejera de Bienestar Social, Neus Munté, durante una interpelación en el Parlament. Esta cifra, que recoge los datos hasta el pasado marzo, casi duplica el número de ayudas del curso 2013-2014, cuando se otorgaron 6.648 ayudas. En el caso de las becas del 50%, la cobertura se aumentó en 8.500 plazas, alcanzando las 68.000. Este balance corresponde al primer año en el que se aplica el nuevo modelo de concesión pactado con los consejos comarcales.

La diputada socialista Núria Ventura interpeló a la vicepresidenta para preguntarle por su balance de la aplicación de las políticas de infancia en Cataluña. “No nos preocupa solo el volumen de la inversión en infancia, sino también su calidad”, aseguró la representante del PSC. “El volumen de becas comedor no cubre las necesidades reales de la población. Hay el triple de necesidades”, se quejó Ventura.

La FAPAC dice que sólo un 25% de los menores de 16 años pobres tiene una beca comedor

El reproche de Ventura se suma a una crítica reiterada de algunas entidades. La Federación de Asociaciones Madres y Padres de Cataluña (Fapac) ya había alertado hace un mes que “sólo un 25% de los menores de 16 años bajo el umbral de la pobreza tienen acceso a las becas comedor del Departamento de Enseñanza”, citando datos de un estudio realizado por el Síndic de Greuges en 2013. El coste de una ayuda completa ronda los seis euros diarios.

Durante su comparecencia, Munté no reveló a cuánto había ascendido la inversión del Departamento de Enseñanza para lograr la ampliación de las becas comedor. En el curso 2013-2014 se destinaron 40,8 millones de euros, incluyendo una partida extraordinaria de 8 millones. Al principios del curso que terminó el pasado junio, la consejera Irene Rigau adelantó que Enseñanza preveía unas 69.000 peticiones de becas comedor, una cifra que se ha visto superada casi en 10.000. Las previsiones de las becas que cubrían el 100% también se superaron, pues inicialmente se presupuestaron 9.500.

Ventura le afeó a Munté el incumplimiento de muchas mociones parlamentarias que piden aumentar la inversión en infancia y políticas de familia, que según sus cuentas solo equivalen al 1% del Presupuesto del Gobierno catalán y le recordó las recomendaciones del Síndic. La consejera, por su parte, recordó que durante esta legislatura se había firmado el Pacto por la Infancia.

Operativo del verano

El año pasado, recordó Munté, los equipos básicos de atención social de los Ayuntamientos y de los Consejos Comarcales atendieron a 70.239 niños y adolescentes, provenientes de más de 36.400 familias. Entre las ayudas que se entregaron figuran, por ejemplo, vales para comida o ayudas sociales de urgencia para gastos familiares.

Una de las principales preocupaciones de las entidades sociales es cómo afrontar las necesidades de los menores más vulnerables durante el verano, cuando la escuela está cerrada. Munté aprovechó su intervención para recordar el plan diseñado por la Generalitat para atender a esta población.

Bienestar y Familia destinará este año más de un millón de euros para tener abiertos 70 centros en todo el territorio, ofreciendo un total de 2.022 plazas, 266 más que el año anterior. Estos equipamientos ofrecen dos o tres comidas del día a sus asistentes y están abiertos desde la última semana de junio y prestarán servicio hasta la primera de septiembre emplamando con el inicio del curso.

La dotación para becas para actividades de ocio al aire libre este año también será de 2,2 millones de euros. Con ese dinero, en 2014, se pudieron ofrecer más de 4.000 plazas, algo que se suma al esfuerzo que ya hacen entidades como la Fundació Catalana de l'Esplai o la Pere Tarrés para poder acoger a menores cuyas familias no pueden hacer frente a actividades como los casals de verano o las colonias. Los casals cívicos de la Generalitat también abrirán durante estos días para acoger a más de 2.000 niños entre los 4 y 12 años en un programa que enseña buenos hábitos alimenticios y da desayunos y meriendas.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50