Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las 10 exigencias de Podemos para votar a Ximo Puig de presidente

Incorporar el presupuesto de las diputaciones a la Generalitat, realizar una auditoría ciudadana, impulsar medidas activas contra los desahucios o subir el impuesto de patrimonio, entre las demandas del partido violeta.

Si el candidato socialista Ximo Puig quiere tener los votos de Podemos para ser presidente de la Generalitat tendrá que incluir diez medidas concretas en su discurso de investidura. La formación de Pablo Iglesias lo ha dejado este martes claro en un documento en el que plantea un decálogo de actuaciones para los primeros 100 días del nuevo Gobierno valenciano.

Una de las principales reivindicaciones es la incorporación de los presupuestos de las diputaciones provinciales a las cuentas de la Generalitat a través de una ley de Coordinación de las Corporaciones provinciales que permanece inédita desde su aprobación en 1983.

La formación que lidera en la Comunidad Valenciana Antonio Montiel pide también la creación de una comisión integrada por funcionarios y miembros de la sociedad civil que audite la Generalitat para revisar las externalizaciones, concesiones, privatizaciones y la gestión púlbica. "En relación a la deuda hay que determinar la cantidad total, cuáles han sido las vías de endeudamiento y quienes los responsables", prosigue Podemos, "llegando si fuera necesario a iniciar acciones legales destinadas a depurar responsabilidades y solicitar reparaciones".

Podemos también reclama la constitución de una comisión para negociar la deuda histórica del Estado con la Generalitat, que cifra en 12.800 millones de euros y que permitiría rebajar en un tercio el endeudamiento del Consell hasta los 25.000 millones de euros.

Subir impuestos, bajar tasas

En el decálogo, el partido de Pablo Iglesias pide reducir el mínimo exento del impuesto de patrimonio de los 700.000 euros a los 400.000 euros, así como la puesta en marcha de un cheque de servicios básicos para combatir la pobreza energética, un programa de becas de comedor contra la pobreza infantil y la gratuidad de los libros de texto para familias en riesgo de exclusión y la reducción de las tasas universitarias para el curso 2015/16.

Las exigencias, como era previsible, incluyen medidas contra los desahucios, entre las que se cuenta la puesta en marcha de una agencia pública de alquiler social y la petición al Consell para que presione a las entidades financieras para que no realicen desalojos de personas sin vivienda alternativa.

En materia de participación, Podemos pide la creación simbólica del escaño de las Cortes número 100 para facilitar que se debatan las peticiones de la ciudadanía y la reducción drástica del número de asesores, del personal de libre designación y derogación de los privilegios de los expresidentes de la Generalitat.

En este último apartado, la reunión negociadora del PSPV y Compromís ha avanzado este martes en la reducción de altos cargos del nuevo organigrama de la Generalitat. El acuerdo pasa por reducir cuatro secretarías autonómicas (de 18 a 14), cuatro direcciones generales (de 53 a 49) y tres asesores por consejería. Unas medidas que, según los partidos del Consell de coalición, supondrá un ahorro de 2,5 millones de euros.