ANTONIO MONTIEL / Candidato de Podemos a la Generalitat

“La confrontación es entre lo caduco y lo nuevo, no de bloques ideológicos”

El secretario general del partido de Pablo Iglesias en la Comunidad Valenciana asegura que no teme las consecuencias de no haber presentado listas municipales propias

El secretario general de Podem y candidato a la presidencia de la Generalitat, Antonio Montiel, durante la entrevista.
El secretario general de Podem y candidato a la presidencia de la Generalitat, Antonio Montiel, durante la entrevista.JOSÉ JORDÁN

Antonio Montiel es desde el pasado martes el candidato de Podem (Podemos) a la Generalitat. Apenas mes y medio antes había sido sido elegido secretario general del partido del círculo en la Comunidad Valenciana. A sus 56 años, Montiel, secretario municipal en Albal, aborda su gran proyecto político: intentar ganar la Generalitat con el apoyo de Pablo Iglesias e Íñigo Errejón.

Pregunta. Podemos, además de una marca ¿qué es?

Respuesta. Es un cambio trascendental que rompe la tendencia de una ciudadanía pasiva. Somos ciudadanos haciendo política con gran sentido común, sin un postulado ideológico previo y con la idea de reconstruir la Comunidad Valenciana.

P. Dentro del eje izquierda derecha ¿dónde se sitúa Podemos?

R. Esa lógica ha sido superada por la historia. Nosotros estamos por una idea de centralidad, que no es lo mismo que el centro político. Se trata de defender a las personas. Oponerse a los desahucios, luchar para que los jóvenes no se tengan que ir al extranjero o defender una financiación adecuada para la Comunidad Valenciana ¿es de derechas o de izquierdas? Creo que las viejas categorías nos perjudican.

P. Hablan de devolver el poder a la ciudadanía, pero tienen una estructura muy centralizada. ¿Podemos es un partido centralista?

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

R. No somos un partido centralista, pero el proceso de construcción ha sido muy rápido y ha estado condicionado por la capacidad mediática de una primera oleada de líderes radicados, fundamentalmente, en Madrid. Ahora las estructuras territoriales de Podemos empiezan a levantar el vuelo y las elecciones autonómicas van a consolidar una visión más plural en términos territoriales.

“Podemos no es un partido regional. El proyecto de cambio es de Estado”

P. ¿Las decisiones importantes se adoptarán en la Comunidad Valenciana o en Madrid?

R. Podemos no es un partido regional. Nosotros tenemos un proyecto de cambio que afecta a todo el Estado, pero las decisiones acerca de posibles acuerdos postelectorales las tomará la asamblea ciudadana autonómica.

P. Ciudadanos es la otra gran fuerza emergente. ¿En qué se diferencian?

R. Ciudadanos no es un partido nuevo. Lleva ocho años en Cataluña, tiene hipotecas y se está nutriendo de viejos políticos, procedentes del PP en muchos casos. Podemos, en cambio, es fruto de una demanda social. Hemos estado en el 15-M y en la defensa de los servicios públicos frente al austericidio. La mayor diferencia es que nosotros luchamos contra la desigualdad y Ciudadanos plantea soluciones de corte neoliberal.

“Nunca me he sentido bolivariano aunque pago la cuota de CEPS”

P. A Podemos se le critica la defensa del proyecto bolivariano de Venezuela y su vinculación con el Centro de Estudios Políticos y Sociales.

R. CEPS realizó un trabajo de investigación en derecho comparado de los procesos de transformación en América Latina. De este trabajo de investigación no se puede inferir afinidad con ninguno de los sistemas estudiados. Nunca me he sentido bolivariano.

P. ¿Usted sigue en CEPS?

R. Hace diez años abandoné el patronato, aunque pago la cuota anual. Creo que como think tank fue útil y nutrió a muchas personas, algunas hoy vinculadas al PSOE, EUPV y Compromís.

P. Podemos no concurre a las elecciones municipales. ¿Es un inconveniente para usted?

R. No recuerdo que haya ningún precedente similar, pero no le tengo miedo. Pensemos que la necesidad de alinear una candidatura local con una autonómica, no deja de ser una forma clásica de interpretar las cosas.

P. Pero ustedes apostaron por impulsar candidaturas de unidad popular en los municipios, que han fracasado.

R. Es cierto que pensamos que algunas fuerzas políticas concurrirían con estos espacios de confluencia popular, pero no ha sido así. Cada partido ha sido muy celoso de sus siglas y eso ha desinflado las propuestas, pero no me preocupa. La ciudadanía tiene criterio, votarán a Podemos y luego valorarán si las listas de unidad ciudadana son suficientemente estimulantes.

P. ¿Cuál es su principal adversario político?

R. El principal adversario es el bipartidismo. La confrontación no es entre bloques ideológicos, sino entre un régimen caduco y la nueva forma de hacer política.

P. ¿Y su mayor caladero de votos?

R. Creo que el principal caladero está en la abstención. Movilizar la abstención es el gran trabajo que hay que hacer. La lógica del voto útil se ha perdido y hay que demostrar que la utilidad es cambiar de régimen.

P. Si no logra mayoría suficiente el 24-M, ¿a quién apoyará?

R. No es una cuestión de personas, sino de proyectos. Mi prioridad es reconstruir una Comunidad Valenciana, que ha perdido el sentido de identidad, de autoestima y de generación de un proyecto común.

P. ¿Y qué proyecto apoyaría?

R. El que considere urgente despolitizar las instituciones básicas de autogobierno. No me sirve una Sindicatura de Comptes que sea refugio de expolíticos y que después de cerrar RTVV diga que ya hacía años que venía advirtiendo de su situación. Y como esa institución, otras muchas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS