Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
el día de la patria vasca

Aberri Eguna de dos velocidades

El bloque soberanista insistirá en Pamplona en el mensaje de la vía propia

El PNV antepone la convivencia y la economía a la apuesta de autogobierno

El PNV celebra en 2014 el Aberri Eguna.
El PNV celebra en 2014 el Aberri Eguna. efe

Las proclamas identitarias propias del Aberri Eguna (Día de la Patria vasca) sonarán hoy con más fuerza en Pamplona que en Bilbao. El entorno abertzale —con la suma de partidos y sindicatos— pondrá todo su empeño en la capital navarra para retroalimentar su vía vasca hacia la soberanía, presentada el pasado 24 de enero. Mientras, en su feudo vizcaíno, el PNV no se olvidará de que “Euskadi es una nación”, pero antepondrá en sus discursos la apuesta por la paz y la convivencia y la nueva oportunidad económica.

Para ensanchar estas diferencias, y a poco más de medio y medio de unas elecciones locales con demasiados pronósticos inciertos, llega este año el Aberri Eguna en un momento de especial fricción entre las dos formaciones mayoritarias, capaces de concentrar en la actual legislatura más de las tres cuartas partes del Parlamento vasco.

“Es un momento de tensión y se podría explicar mirando las tres situaciones provocadas por EH Bildu para darse cuenta de ello”, señalan en el PNV. Supone una referencia expresa al comportamiento que, según los nacionalistas, ha mantenido la coalición independentista sobre el proceso de negociación en materia de paz y convivencia. “El PNV está incómodo por la coyuntura y no hay más”, replican tajantes desde la formación abertzale. “El autogobierno no es un debate que les interesa y basta con escucharle a Urkullu para ver cómo lo relega en su discurso”, añaden los soberanistas.

En realidad, las relaciones entre ambas sensibilidades nacionalistas se han tornado “complicadas” al tomar cuerpo un clima de “cierta desconfianza” por la polémica surgida en los medios sobre sus respectivas posiciones en el espinoso asunto del suelo ético. “Nadie podrá decir que hemos filtrado ningún documento”, subrayan desde el PNV. EH Bildu, en cambio, lo reduce todo al “cabreo que tiene el PNV porque están apareciendo casos como el de De Miguel y el de Bidegi, que echan por tierra la capacidad de gestión que dicen tener”.

Un día de celebraciones

Por un futuro para nuestro pueblo es el lema del Aberri Eguna fijado por la red Independentistak para la edición de este año, en Pamplona, en el que se aglutinarán las fuerzas soberanistas. Los organizadores han dispuesto toda una jornada completa para la celebración de este Día de la Patria vasca. “Se une la reivindicación y la fiesta”, reconocieron en la presentación de estos actos que concitarán la presencia abertzale.

La manifestación partirá de los Golem a las 12 horas de hoy para finalizar en el Paseo de Sarasate. A su término comenzará el acto político.

Independentistak ha dispuesto todo el día actuaciones, animación, música y fiesta para personas de todas las edades, con un eje común en el almuerzo previsto en las piscinas de Anaitasuna.

El PNV, por su parte, cita a sus seguidores en la Plaza Nueva de Bilbao, como ya viene siendo habitual. El acto político, como un marcado acento al papel de los municipios, está anunciado a partir de las 11.30 y acogerá los discursos del lehendakari, Iñigo Urkullu; del líder del partido, Andoni Ortuzar; y de la responsable de las juventudes del partido, Diana González.

Los jeltzales, a su vez, recuerdan que la coalición “ha hecho el ridículo en el caso Bidegi incluso yendo de la mano del PP porque se ha visto que solo querían buscar un motivo electoral” y que “no han digerido” el golpe que les ha supuesto el acuerdo entre PNV y el alcalde de Gernika (EA), José María Gorroño para las próximas municipales. Incluso, aseguran desde el PNV que los independentistas “empiezan a tener problemas internos para hacer sus listas”.

Estas mutuas discrepancias son simplemente el aperitivo de una inmediata campaña electoral que se antoja con demasiadas aristas por la incertidumbre que ha creado la aparición de nuevas formaciones y, en especial, Podemos. De hecho, el PNV ha situado la importancia de los comicios de mayo en el argumentario de su manifiesto del Aberri Eguna de hoy, convencido de que se avecina un nuevo tiempo político en Euskadi y Navarra.

PNV y EH Bildu se miran de reojo porque son las candidaturas con mayores pretensiones de representatividad en los tres territorios vascos. Los nacionalistas, incluso, ensanchan el calendario político al resto de elecciones que se librarán “hasta las autonómicas” vascas y donde incluyen, además de las citas catalanas y generales, las conclusiones de la ponencia de autogobierno. “Queda un año y medio muy importante, donde nos jugamos mucho en cuestión de elecciones, de consolidar la paz, de aprovechar la oportunidad económica y del nuevo estatus”, admitieron desde el EBB.

En la formación soberanista, por su parte, hacen una lectura más ideológica, basada en el objetivo concreto que supone “aprovechar la oportunidad que supone la coyuntura abierta en Cataluña para trabajar por nuestro derecho a decidir”. Es aquí donde EH Bildu sitúa la “incomodidad” que aprecian en el PNV. “No se trata de que hay un trasfondo electoral. Lo que ocurre es que el PNV tiene unos pactos con el PSE en cuestión de autogobierno y no es capaz de desengancharse de ellos”, apunta un portavoz de la coalición.

Sobre este discurso, sostienen que “la ponencia sobre el autogobierno son fuegos artificiales”. “No vamos a ir a ninguna parte con lo que se está haciendo porque todo se limita hasta ahora a pasar gente que dicen cosas ya sabidas y no se deja que haya un debate político. Lo único que quiere el PNV es retrasarlo”, sentencian en la coalición.

PNV: "Nunca como ahora ha habido tanta unidad de acción interna"

Bajo este contexto es fácil de entender las dos velocidades que registrará el Aberri Eguna 2015, pero también el fatídico desenlace que le aguarda a la ponencia de autogobierno de donde tiene que salir el dictamen sobre el nuevo estatus que el lehendakari, Iñigo Urkullu, quiere plantear al final de la legislatura. “Están esperando a que cambie el Gobierno en Madrid para a ver si se plantea una reforma constitucional, pero esa no es la salida”, advierten desde la coalición.

El PNV, sin embargo, “no cierra la puerta” a hablar sobre autogobierno, pero se ha marcado una línea estratégica ante sus afiliados y dirigentes guiada por la exigencia electoral que guarda una estrecha comunión con las recientes proclamas del lehendakari. Urkullu ha fijado esta semana dos nítidos escenarios como presidente del Gobierno vasco: hay datos objetivos para hablar de una recuperación económica y, de otro lado, despliega el programa Zuzendu (Corregir) como otro impulso a la paz y la convivencia.

EH Bildu: "La ponencia de autogobierno son fuegos artificiales"

Desde el partido admiten una idéntica prioridad en su acción inmediata. “Vamos a trabajar por el nuevo impulso económico y por la paz dentro de una realidad nacional”. Además, en el PNV, desde donde subrayan “la unidad” en el mensaje y en la gestión de sus burukides “como hacía tiempo no se conocía” con unas “bases muy movilizadas”.

EH Bildu sitúa su planteamiento en otra dimensión. De entrada, será duro con el PNV en sus mensajes de hoy en Pamplona. “No pueden estar en misa y repicando que es lo que les pasa en el tema del autogobierno porque están atados por su pacto con el PSE y en los acuerdos que tienen en Madrid”, advierten desde la coalición. Este desafecto lleva a los soberanistas “a no esperar” al PNV en su recorrido, aunque no dejarán de reiterarle la invitación. “Para ellos está visto que no es una prioridad el derecho a decidir a pesar de que ven los procesos de Escocia y de Cataluña”, denuncian.

Así las cosas, EH Bildu prefiere subrayar su idea de “alcanzar acuerdos transversales con el mayor número de fuerzas que creen un futuro escenario de nuestro derecho a decidir”, reconocen. Entre el resto de formaciones, la coalición “incluye” a Podemos. Por contra, las urgencias del PNV son nítidamente electorales. Así se explica la proclama a los suyos: “Es el tiempo y el deber de responder a todas estas expectativas. Hay miles de personas en este país que confían en nosotros”.