Euskadi se promociona en Alemania como destino turístico

El 3% de los visitantes que llegan al País Vasco proceden del mercado germano

Un grupo de turistas se fotografía en La Concha, en una imagen de archivo.
Un grupo de turistas se fotografía en La Concha, en una imagen de archivo.JAVIER HERNÁNDEZ

Euskadi acude a la feria turística IBT de Berlín, que se abre mañana, con el objetivo de promocionarse como destino turístico en el mercado alemán, que ya supone el 3% del total de visitantes que llegan a la comunidad. El Gobierno vasco ha informado hoy de que al acto de apertura del expositor Euskadi-Baskenland se celebrará mañana a las 11:30 y que en él estarán la viceconsejera de Comercio y Turismo, Itziar Epalza, y el diputado de Promoción Económica de la Diputación de Bizkaia, Imanol Pradales, en representación de las entidades organizadoras y promotoras del stand.

La delegación de trabajo del Ejecutivo de Iñigo Urkullu la completan la directora de Turismo, Mertxe Garmendia, y la de Basquetour, Arantza Madariaga.

El turismo alemán supone el 3% del total de visitantes que llegan a Euskadi y en los últimos cinco años ha crecido un 23,5%. Alemania es un mercado prioritario para los intereses turísticos vascos y por esa razón el Gobierno cuenta desde principios de año con un agente especializado en el mismo que ha contribuido a planificar las acciones promocionales que se van a llevar a cabo en el stand del País Vasco durante esta feria que se prolonga hasta el próximo día 8.

Está previsto que el jueves el expositor vasco acoja una presentación del destino a un grupo de turoperadores y medios de comunicación alemanes, que también podrán degustar la gastronomía vasca.

Durante los días de feria varias empresas turísticas vascas comercializarán sus ofertas a agentes alemanes y el fin de semana tendrán lugar varias actividades culturales dirigidas al público no profesional como exhibición de txalaparta y degustación de pintxos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS