Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sémper exige que no haya “juego sucio” contra Maroto en campaña electoral

El presidente del PP de Gipuzkoa opina que una "ola ciudadana" obligará a reformar la RGI

Borja Sémper, en la nueva sede abierta en San Sebastián por el colectivo Ayudas+Justas.
Borja Sémper, en la nueva sede abierta en San Sebastián por el colectivo Ayudas+Justas.

El presidente del PP de Gipuzkoa, Borja Sémper, se ha mostrado convencido de que en esta campaña electoral se va a utilizar "el juego sucio" contra el Partido Popular y contra el alcalde de Vitoria, Javier Maroto. "Se nos va a acusar de muchas cosas, probablemente todas mentira", ha subrayado, al tiempo que ha insistido en la necesidad de "objetivar el debate" para ver si "hace falta o no mejorar el sistema, si se ha detectado fraude o no" porque "todo lo demás son cantos de sirena".

Sémper ha realizado estas afirmaciones a los periodistas en la inauguración de la sede que la plataforma ciudadana Ayudas+Justas en San Sebastián, en la que ha estado acompañado del secretario general de los populares guipuzcoanos, Juan Carlos Cano.

El dirigente popular ha considerado "una verdadera vergüenza" que el Gobierno vasco, y el nuevo consejero de Empleo, Ángel Toña, "sigan dando la espalda a una reivindicación que, entre otras cosas, pide justicia".

De este modo, ha insistido en que su partido no está en contra de la solidaridad sino que, al contrario, quiere "garantizar la solidaridad en Euskadi y para eso las ayudas tienen que ser justas". "Los recursos son cada vez menores y lo que debe de hacer la Administración pública es actuar con profesionalidad y con equidad", ha añadido.

Tras destacar la importancia de que el "binomio solidaridad y justicia sea sólido" para que "esa solidaridad llegue a los que verdaderamente lo necesitan", ha criticado que el Ejecutivo autonómico y el propio Toña "no se hayan mostrado del todo decididos a reformar el sistema". Por ello, se ha mostrado convencido de que "será una ola ciudadana la que obligue tanto al Parlamento como al Gobierno vasco a modificar el sistema de la RGI".