Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Botella alquila la Casa de la Carnicería por 300.000 euros para hacer un hotel

La concesionaria explotará el inmueble durante 40 años tras invertir 10,5 millones en obras

Casa de la Carnicería, en la Plaza Mayor de Madrid. Ampliar foto
Casa de la Carnicería, en la Plaza Mayor de Madrid.

El Ayuntamiento de Madrid (PP) alquilará el edificio histórico de la Casa de la Carnicería, en el número 3 de la Plaza Mayor, por un mínimo de 300.000 euros al año, para implantar un hotel de al menos tres estrellas en el inmueble, que se encuentra vacío y deteriorado desde 2008. La licitación tendrá un plazo de 40 años, prorrogable hasta 75. Sólo podrán concurrir empresas que hayan facturado más de 10 millones de euros en los últimos cinco años. Ganará el concurso la que más dinero ofrezca pagar al Ayuntamiento.

El inmueble, construido en 1615 y con la máxima protección histórica-artística, tiene 6.686 metros cuadrados de superficie edificable divididos en siete plantas (cuatro alturas sobre rasante y dos sótanos). La concesionaria deberá llevar a cabo las obras diseñadas por el Ayuntamiento, valoradas en 10,5 millones de euros, en un plazo máximo de dos años.

Esa actuación prevé mantener la parte que da a la plaza mayor (considerada bien de interés de cultural) con el menor impacto (derivado, por ejemplo, de instalar aseos); y remozar la parte posterior, que da a la calle Imperial y ahora sirve como parque de bomberos, reconstruyendo su fachada para eliminar los cambios introducidos en 1955 (cuando se convirtió en la delegación de incendios) y en 1984.

Según el plan municipal, un hotel de cuatro estrellas podría contar allí con 69 habitaciones, una cafetería en la planta baja (a la altura de la calle Imperial), un restaurante de casi 200 metros cuadrados en la primera planta (a ras de la plaza mayor) y un spa para 15 personas en el sótano.

Las habitaciones se colocarían en la primera crujía de las plantas primera, segunda y tercera para que tuvieran vistas a la plaza.

Por la calle Imperial se podría acceder en coche hasta el patio interior; en esa planta baja estaría la recepción. Por la plaza mayor se entraría directamente a la primera planta, que albergaría el restaurante. En la cuarta planta se podría instalar una terraza en la azotea de 87 metros cuadrados.

El proyecto se remonta a 2007, cuando el exalcalde Alberto Ruiz-Gallardón (PP) anunció que el edificio se convertiría en parador. Pero el Gobierno no quiso. Se decidió entonces sumar a la Casa de la Carnicería el parque de bomberos de la calle Imperial para ganar superficie. Pero eso requería buscarle una nueva ubicación a los bomberos. Se eligió el solar en el número 68 de la calle de San Bernardo, pero hasta 2014 no hubo presupuesto (2,3 millones) para levantar allí el edificio proyectado, que finalmente albergará también una base del Samur.

El traslado del parque de bomberos se realizará previsiblemente en otoño, una vez acaben las obras del nuevo parque (que comenzaron en noviembre).

La Junta de distrito de Centro, que ocupó la Casa de la Carnicería hasta 2008, cuando se trasladó a la calle Mayor.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram