Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘La piel translúcida’ de Iberdrola

La compañía muestra en Madrid por primera vez su importante colección

Exposicion 'La piel translucida' en el Palacio de Cibeles.
Exposicion 'La piel translucida' en el Palacio de Cibeles.

El minimalismo reflexivo del paisaje marítimo del fotógrafo japonés Hiroshi Sugimoto, sin un horizonte claro bajo las brumas que emborronan el agua y el cielo, contrasta con la monumentalidad catedralicia del Palacio de Cibeles que lo alberga. Esa tenue variación cromática captada por la cámara ejerce una hipnótica atracción que, de alguna manera, persiste en otra de las obras de la colección Iberdrola que, por primera vez, se expone en Madrid a través de la muestra La piel translúcida.

67 obras de Saura, Chillida, Twombly o Richter se exhiben en el Centro Cibeles

Se trata, esta vez, de una isla envuelta en la niebla de Axel Hütte, cuya producción se inscribe en la tradición de fotógrafos alemanes herederos de la estética conceptual y de las enseñanzas de Bernd y Hilla Becher, matrimonio que también está presente en la exposición de la compañía hidroeléctrica, que posee una de las colecciones corporativas de arte más importantes de España. También Thomas Ruff participa de ese magisterio, como pone de manifiesto su imagen Noche 5 III, instalada en el recorrido expositivo.

La obra 'Conjunción dinámica de dos pares de elementos curvos y livianos' de Oteiza. ampliar foto
La obra 'Conjunción dinámica de dos pares de elementos curvos y livianos' de Oteiza.

Hay mucha fotografía entre las 67 obras que conforman la selección que ha recalado en Madrid, tras su paso por Bilbao y Valladolid, con una base común de alrededor del 65% de las obras. No en vano, la empresa ha centrado buena parte de sus últimas adquisiciones en esta disciplina, si bien el criterio de elección ha obedecido más al propósito de hacer coincidir durante un tiempo la muestra inaugurada el pasado viernes con la celebración de PhotoEspaña, que arrancará el 3 de junio, según explicó ayer el comisario Javier González de Durana.

Hasta el 7 de julio se prolongará la exposición de Iberdrola en la cuarta planta del Centro Cibeles, que incluye piezas de artistas tan relevantes y consolidados como Chillida, Oteiza, Tàpies, Saura, Barceló, Richter, Mapplethorpe o Twombly. Pinturas, esculturas, fotografías, vídeos conforman los fondos que normalmente están dispersos y expuestos por las numerosas dependencias de la compañía En los últimos años, se ha reordenado la colección en torno a tres bloques: el primero ilustra el nacimiento de la empresa a principios del siglo pasado, con obras de arte fundamentalmente de creadores vascos; el segundo aborda el crecimiento de la compañía con piezas de artistas de toda España de la década de los cincuenta como Saura o López; y el tercero refleja la expansión internacional de la compañía, con la apertura a artistas de diferentes latitudes y a soportes como la fotografía y el vídeo.

La vinculación con Bilbao es evidente. No sólo por la lógica presencia de artistas vascos en la colección, sino también por la alusión al rascacielos acristalado diseñado por César Pelli donde se ubica la sede central de Iberdrola en la capital vasca en el mismo título de la exposición, La piel translúcida; y por las dos pinturas que abren el recorrido expositivo, Idilio en el puerto (1929-1930), de José María Ucelay, e Idilio en el puerto (1939- 1940), de Aurelio Arteta. En ambos óleos, el trasfondo de las dos parejas es el puerto de Bermeo, aunque, curiosamente, el más fiel a la realidad fue el que pintó Arteta en el exilio tras la Guerra Civil, muy lejos de la costa cantábrica, apostilló el comisario.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram