Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos minimiza la baja participación en las consultas internas

“La vieja política acostumbró a la gente a no participar”, afirma el líder de Vigo

Cuatro meses de elecciones electrónicas han provocado fatiga en los inscritos en Podemos, que a la hora de decidir si las agrupaciones debían apoyar candidaturas unitarias en las ciudades optaron muy mayoritariamente por la abstención. La dirección gallega reconoce que las cifras no son las deseadas y opta por la “pedagogía” para fomentar el voto en adelante. “Hay que poner las cosas en contexto”, advierte el secretario general de Podemos en Galicia, Breogán Riobóo, que recuerda que el propio proceso autonómico no tuvo un seguimiento masivo y entiende que los militantes de la joven formación no son inmunes a las inercias históricas “Ya era hora de que la ciudadanía pudiese tener la capacidad de decidir estas cuestiones. La gente estaba acostumbrada a votar cada cuatro años, y aquí llevamos cuatro meses de elecciones constantes. Cuesta coger la dinámica y hay que hacer esa pedagogía política”, señala.

 Riobóo destaca que Galicia no es un agujero negro de la participación en comparación con el resto de España. “En A Coruña el porcentaje de participación fue del 17%, similar al de Madrid y Barcelona”, apunta. La comparación también funciona en sentido contrario. “Tampoco se llegó al quórum en Valencia, Tarragona o Murcia”, indica Víctor Ferreiro, secretario local en Ourense, donde se quedaron a ocho votos de los necesarios para validar la consulta. Sobre los motivos de la baja participación, Ferreiro apunta, como posible factor, que la militancia en Podemos no requiere gran compromiso. “Es arriesgado proponer explicaciones, pero es cierto que la inscripción no requiere pago de cuota ni registro en un libro. Puede haber gente que se apuntase por la novedad y que participe en Plaza Podemos [el foro de discusión en Internet para la militancia] pero después es menos activa. Me preocuparía si solo hubiese pasado aquí”, indica.

En Vigo, con más de 3.000 afiliados, faltaron unos 30 votos para llegar al quórum. “La vieja política acostumbró a la ciudadanía a no hablar de política, a no participar”, indica José Manuel Prieto, que añade: “Sabemos que tenemos mucho trabajo por hacer, pero igual que no nos resignamos a la corrupción generalizada, no nos resignamos a bajas participaciones”.

Los consejos ciudadanos de Vigo y Ourense —sus ejecutivas— debatirán esta semana si piden al consejo autonómico celebrar una asamblea presencial, la única forma prevista en los estatutos para volver a votar la integración en candidaturas unitarias. Pontevedra, que no participó en esta ronda, tiene previsto celebrar votación en las próximas semanas, mientras que el proceso en Ferrol, tras las irregularidades detectadas en las elecciones a los órganos locales, dificulta que se llegue a tiempo de tomar una decisión. “Si en Ferrol no se lanza la consulta tampoco es nada del otro mundo, una vez que los estatutos fijan que Podemos no concurrirá por libre”, opina el secretario general de la organización en Galicia.