Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL INFORME DE LOS EXPERTOS SOBRE LA CAÍDA DE ÁRBOLES

El Retiro cerrará con vientos fuertes y se restringirán los grandes eventos

El análisis científico detecta un 8% de ejemplares peligrosos o con daños visibles

Un policía, junto al cuerpo del hombre aplastado por una rama en junio en El Retiro.

El comité de expertos que ha examinado durante cuatro meses los casi 20.000 árboles del parque de El Retiro, para evitar caídas como las que causaron un muerto en junio, ha detectado que 1 de cada 12 ejemplares es peligroso, tiene defectos graves o presenta deficiencias visibles. En cuanto a la edad, el 7% de árboles son viejos o decrépitos. Y el 8% de los ejemplares examinados está enfermo o moribundo. Entre las conclusiones de su informe, al que ha tenido acceso EL PAÍS, se incluyen dos sobre la gestión del parque: elaborar un protocolo para cerrar El Retiro total o parcialmente en caso de fuerte viento o nieve; y prohibir los eventos multitudinarios en áreas con árboles.

Lo primero ya se hizo, por ejemplo, el pasado fin de semana, cuando se cerró el área de Herrero Palacios y los jardines de Cecilio Rodríguez (donde se cayó un pino por el viento). Respecto a las carreras, conciertos y otros eventos culturales o deportivos, los expertos señalan que “el uso intensivo” por la “celebración continuada de eventos multitudinarios provoca la invasión de las zonas cercanas a los árboles, compactando el terreno de forma no natural y favoreciendo el desarrollo de pudriciones”. Fuentes municipales indican que se prohibirán los eventos que lleven a los asistentes a pisar zonas con árboles.

El concejal de Medio Ambiente, Diego Sanjuanbenito, creó este comité de expertos el 21 de julio, ante la alarma social provocada por la muerte el 21 de junio de un hombre aplastado por la rama de una falsa acacia en el parque.

El 8 de septiembre perdió la vida otro hombre aplastado por la rama de un olmo cuando paseaba por la calle en Villa de Vallecas. Desde 2000 no se registraban víctimas mortales por incidentes de este tipo. Las conclusiones del informe se circunscriben al Retiro. En las calles hay casi 300.000 árboles de 210 especies, entre las que destaca el plátano.

El estudio, en cifras

  • El parque de El Retiro tiene 19.034 árboles,de los que el comité de expertos examinó 4.905 (los más viejos y los de especies de riesgo).
  • Los expertos detectaron que 814 ejemplares requerían de intervención antes de nueve meses. Uno de ellos se cayó y otros 16 fueron arrancados.
  •  De los 797 árboles restantes, había 41 con máximo nivel de riesgo, otros 100 presentaban “defectos graves” y 273 tenían problemas visibles.
  • Así, 414 de los 4.904 árboles analizados mostraban defectos o peligrosidad.
  • En cuanto a su salud, 409 ejemplares (el 8,3%) estaban algo enfermos (270), enfermos (107) o moribundos (32).
  • Por edad, el 35% de árboles eran jóvenes, el 58% estaban en su plenitud y el 7% estaban viejos o decrépitos.

El informe está fechado el 20 de noviembre. El gobierno municipal prometió en septiembre celebrar una comisión oficial sobre el tema, que finalmente tendrá lugar hoy (se aplazó en diciembre y enero con acuerdo de la oposición).

El Retiro tiene 19.034 árboles de 167 especies, según el inventario del comité. Los expertos seleccionaron 4.905 árboles (uno de cada cuatro), incluyendo a “todos los ejemplares de especies de mayor riesgo y los catalogados como viejos”. Especies de riesgo son: cedro, eucalipto, acacia de tres espinas, pino, álamo y chopo, falsa acacia, acacia del Japón y olmo.

Esos 4.905 árboles analizados se dividieron según la urgencia de su estado: 814 requerían una intervención en menos de nueve meses, y sobre esos se centraron los expertos, que no desvelan en su informe cuántos precisan de una actuación a medio plazo.

De esos 814, uno se cayó justo el día en el que los expertos revelaban los primeros resultados de su investigación, el 14 de octubre.

Los 813 árboles restantes se catalogaron según su riesgo. Se detectaron 16 ejemplares que fueron arrancados urgentemente.

Entre los 797 restantes, había 41 con máximo nivel de riesgo, 100 con “defectos graves” y 273 con “defectos visibles”.

Así, 414 de los 4.904 árboles analizados mostraron defectos o peligrosidad (el 8,5%). En cuanto a su salud, 409 ejemplares (el 8,3%) estaban algo enfermos (270), enfermos (107) o moribundos (32). Y por edad, el 35% eran jóvenes, el 58% estaban en su plenitud, y el 7% eran viejos o decrépitos. Un 0,1% estaban muertos.

Aparte de este examen visual de los expertos, se realizaron dos análisis más: por tomografía (a 101 ejemplares, de los que 32 estaban entre los 814 de riesgo y el resto no tenía signos aparentes de peligro) y por radar en las raíces (a 110 ejemplares, 32 en la lista de riesgo y el resto sin peligro aparente). El examen con radar concluyó la necesidad de arrancar un ejemplar, y detectó otros 48 con una densidad de raíces menor a la deseable. El examen por tomografía descubrió problemas de estabilidad en seis, dos de ellos con “elevada peligrosidad”.

El comité lo ha presidido el decano del Colegio de Ingenieros de Montes, Carlos del Álamo. El informe lo firman, además, el ingeniero Antonio López; el catedrático de la Escuela Superior de Ingenieros de Montes de la Universidad Politécnica Antonio Prieto; el profesor de Patología Forestal José Antonio Sainz de Omeñaca; el jefe de Jardines de Patrimonio Nacional, Ángel Muñoz; la presidenta del Comité Hispano en la International Society Arboricultura, Laura Mendiburu; y dos altos cargos del Ayuntamiento.

Una muerte por causas desconocidas

Hasta el 15 de noviembre, se habían caído en El Retiro 29 árboles, una cifra similar a la de 2012 y 2013 (30 ejemplares al año). La especie más afectada fue el pino piñonero (siete caídas), seguida por el pino carrasco (tres). “Ninguno presentaba signos externos que pudieran hacer adivinar su caída”, señala el informe.

Además, en 2014 se quebraron 116 ramas; no hay un registro previo, pero los expertos creen que “posiblemente sea el nivel aproximado” de años anteriores. Las especies más afectadas fueron la acacia de tres espinas y la falsa acacia del Japón.

En la caída de árboles enteros, “la principal preocupación son los pinos”. El riesgo es más elevado en ejemplares de edad avanzada, porte grande, inclinados, asentados en césped (porque se riega más de lo que necesita el árbol) o con raíces muy profundas (por los hongos).

En cuanto a las ramas, preocupan sobre todo las falsas acacias; con los castaños de Indias, suponen la mitad de incidentes. Entre las causas probables de caída se citan el fuerte viento (superior a 64 kilómetros por hora), factores genéticos (madera más quebradiza), podas drásticas, pudriciones, o ramas demasiado largas o codominantes.

Respecto a los incidentes del pasado verano, incluido el que causó una muerte, los expertos apuntan a un fenómeno de origen desconocido “que parece estar relacionado con épocas de poca humedad y temperaturas altas”. También aluden a otro fenómeno “de causas no conocidas” que se produce en días calurosos con viento y tras las primeras lluvias después de sequía.

El líder municipal de UPyD, David Ortega, señala: “Medio año después, estamos casi como al principio: seguimos sin saber por qué se cayeron los árboles. El informe no dice ni las causas ni posibles soluciones. Nos tememos que haya sido una cortina de humo con la que el Ayuntamiento nos ha tenido entretenidos”. “A partir de mayo, cambiaremos esta forma de gestionar basada en confiar en el paso del tiempo. Merecemos un Ayuntamiento eficaz, no una máquina de propaganda”, añade.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >