Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres años y nueve meses de cárcel por tirar una litrona a un ‘mosso’

El juez sólo absuelve a uno de los cinco jóvenes juzgados la semana pasada

Los juicios por los altercados de Can Vies continúan este miércoles en la Ciudad de la Justicia.
Los juicios por los altercados de Can Vies continúan este miércoles en la Ciudad de la Justicia.

El Juzgado de lo Penal número 28 de Barcelona condenó ayer a un joven a tres años y nueve meses y un día de prisión por lanzar una botella de cristal, mientras se cubría el rostro con una bufanda, a un grupo de mossos d'esquadra en los disturbios que se originaron tras el desalojo de Can Vies. Es la condena más alta impuesta, por ahora, a los acusados por los incidentes ocurridos en esas manifestaciones que tuvieron lugar el pasado mes de mayo. El magistrado condenó ayer a cuatro de los cinco manifestantes que juzgó la semana pasada.

El caso Can Vies continuará en el juzgado ya que las protestas se saldaron con más de 80 detenidos. Por el momento, la mayor pena ha recaído sobre Quim Nolla. El juez del Juzgado de lo Penal número 28 de Barcelona considera probado que Nolla “cogió una botella grande [de un litro] de cristal y la lanzó contra uno de los agentes” que en ese momento retiraba diversas barricadas de la calle. Según la sentencia, el acusado realizó ese lanzamiento a una distancia de 20 metros del cordón policial. La botella impactó contra el escudo que llevaba el citado agente antidisturbios y se rompió en el suelo.

Nolla se tapó la cara con una bufanda para realizar esa acción y no ser identificado, de acuerdo con la sentencia. El juez considera la botella de cristal es un instrumento peligroso y, además, aplica al acusado el agravante de disfraz por taparse la cara con la bufanda. La fiscalía solicitaba para Nolla una pena de seis años y medio de cárcel y el juez destaca en su sentencia que la condena interpuesta al acusado, tres años, nueve meses y un día, es la “pena mínima” que podría imponerle.

Sebastián Victoria ha sido condenado a un año de prisión por el mismo delito que Nolla aunque sin los agravantes de disfraz ni la utilización de objeto peligroso. El magistrado constata que se resistió a su detención “dando golpes con los puños y patadas contra los agentes de los mossos que pretendían detenerlo” por lanzar piedras contra un furgón policial y por colocar, al menos, un contenedor en forma de barricada para impedir la circulación de vehículos policiales.
La fotógrafa Paula Jané también fue ayer condenada a un año de prisión por atentado a la autoridad. Jané alegó que se encontraba trabajando como fotógrafa cuando fue detenida por los Mossos. El juez no se ha creido su versión y, según la sentencia, la noche del 29 de mayo pasado, durante una cacerolada donde se protetaba por el desalojo de Can Vies, lanzó una pequeña piedra contra un agente de paisano de los mossos, junto a un grupo de un centenar de manifestantes.

Arturo Liesa, por un delito de resistencia a la autoridad, ha sido condenado a ocho meses de prisión. Liesa, según la sentencia, “se opuso a golpes a que le detuviera un sargento de la policía autonómica” tras considerar que podría estar involucrado en los altercados producidos en el barrio de Sants.

El juez absolvió a uno de los jóvenes por entender que los hechos que se le imputaban constituían una falta de desobediencia a la autoridad que ya ha prescrito.

Más información