Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Mossos desarticulan un comando terrorista italiano de origen anarquista

La policía autonómica atribuye los arrestos de la operación Pandora a una red anarquista internacional

Imagen de dos de los supuestos anarquistas colocando un explosivo
Imagen de dos de los supuestos anarquistas colocando un explosivo

Los Mossos d’Esquadra dan por concluida la operación policial del caso Pandora, dirigida por la Audiencia Nacional, que empezó el pasado 16 de diciembre con diversas detenciones a miembros de una organización anarquista, acusados de perpetrar varias acciones y atentados. Según la policía autonómica catalana, los detenidos son miembros de los Grupos Anarquistas Coordinados (GAC) y llevaron a cabo, supuestamente, acciones para la organización terrorista italiana denominada Federazione Anarchica Informale – Fronte Rivoluzionario Internazionale (FAI-FRI). Los Mossos d’Esquadra aseguran que han desarticulado el pequeño comando al que se le atribuyen nueve atentados con artefactos explosivos y un envío de una bomba falsa.

Las detenciones se realizaron en Barcelona, Sabadell, Manresa y Madrid. Los detenidos son siete mujeres y cuatro hombres. Del total de arrestados, ocho tienen nacionalidad española, uno italiana, otro uruguaya y el último con doble nacionalidad, italiana y austriaca. Las siete mujeres detenidas  ingresaron en prisión provisional por orden del juez.

Hay tres lugares donde se practicaron registros y se encontró material informático, cartas y manuscritos relacionados con los GAC: el Ateneu Llibertari de Poble Sec, el Ateneu Llibertari del Palomar y el Centro Social Okupat Kasa de la Muntanya. Los Mossos aseguran que también localizaron diferentes elementos para la fabricación de artefactos, además de libros de instrucciones para la construcción de estos explosivos, documentos de identidad falsificados y otra  documentación.

La policía autonómica aportó ayer diferente documentación sobre los GAC. Este grupo se presentó públicamente el 17 de junio de 2012, según los Mossos, como coordinadora de “grupos de afinidad anarquista adscrita a los postulados del anarquismo más violento de carácter insurreccionalista o anarconihilista”.

Los Mossos d’Esquadra aseguran que este grupo es una “amenaza para la seguridad ciudadana y la paz pública" con la capacidad de "poner en peligro la integridad física de las personas” después de que investigaran la organización y los “grupos afines adscritos que operaban, principalmente, des de Cataluña”.

La investigación atribuye a los GAC nueve acciones con explosivos. Entre estas se encuentran tres atentados coordinados el pasado 21 de diciembre de 2012. Ese día colocaron un artefacto en una sucursal de CaixaBank del barrio barcelonés del Clot, que explotó sin causar daños, y dos cartas bomba enviadas por correo desde Barcelona al arzobispo de Pamplona y a un miembro de la congregación de los Legionarios de Cristo en Madrid. La última carta explotó hiriendo a un operario de correos.

También se les vincula con dos atentados simultáneos que tuvieron lugar el 10 de abril de 2013 contra una sucursal de CaixaBank en el barrio barcelonés de Sarrià y contra una entidad del BBVA de Madrid. Los Mossos aseguran que este grupo envió dos cartas bomba, el 6 de septiembre de 2013 a empresas italianas con sucursales en Cataluña; y otra compañía en Valencia recibió un  paquete bomba falso en sus oficinas. Por último, los Mossos aseguran que este grupo fue el que el 7 de febrero y el 2 de octubre de 2013 enviaron explosivos a la catedral de la Almudena (Madrid) y a la basílica de El Pilar (Zaragoza), donde una persona resultó herida.

La investigación de los agentes de la policía autonómica concluye que los nueve atentados atribuidos a los GAC eran de fabricación artesanal y estaban diseñados para provocar lesiones muy graves al "incorporar metralla y mayor cantidad de substancia explosiva”. Los GAC, sostienen los Mossos,   comulgan con la organización terrorista FAI-FRI,  que envió una carta bomba en 2003 al que era presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi. Según la policía catalana, ésta organización internacionalizó sus objetivos a partir de 2008, ctuando sobre todo en Grecia. Con la operación Pandora, los Mossos dan por desarticulado el comando de la FAI-FRI en Cataluña.