Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación convoca el sondeo sobre la lengua de los colegios el día 19

Escola Valenciana advierte que esta iniciativa digital vulnera la Ley de Protección de Dados

La Consejería de Educación ha acelerado el operativo para que los colegios públicos de la Comunidad Valenciana celebren la consulta por la que los padres y madres se pronuncien sobre lo que la Administración educativa valenciana denomina "lengua base" del centro. Este término no se ha usado nunca en la legislación lingüística valenciana desde la Llei d´Ús i Ensenyament de 1983, hasta la última normativa triilingüe de 2012.

La definición de esa "lengua base", según la resolución publicada este mismo viernes en el Diari Oficial de la Comunitat Valenciana (DOCV) sobre el procedimiento a seguir para determinarla, es "la lengua en que se impartirá la mayoría de las asignaturas del programa plurilingüe" que se aplique en cada establecimiento escolar a partir del curso 2015-16.

Un experimento digital

J. M. J.

La orden que regula el procedimiento a seguir para determinar la lengua que presidirá el proyecto educativo de cada centro señala que, para la realización de la consulta lingüística de cada colegio, la dirección del centro deberá facilitar las credenciales de acceso al sistema a los representantes legales del alumnado matriculado en el centro que lo soliciten. 

Señala también que debe asegurarse "la autenticidad, la confidencialidad y la integridad de la información, y en ningún caso se vinculará el sentido de los votos a las personas que los hubiesen emitido, de manera que se garantice el carácter secreto del voto".

Cuando los padres o tutores no dispongan de la conexión telemática o los medios electrónicos necesarios, la dirección de los centros docentes debe facilitarles durante el plazo previsto para la realización de la consulta, en el calendario y horario general de apertura del centro, un espacio provisto de algún ordenador con conexión a internet.

La orden también incorpora una disposición adicional para cumplir con la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) en la que se insta a los centros que a partir del curso 2015-2016 apliquen un programa de enseñanza en valenciano (PEV) o un programa de inmersión lingüística (PIL) a que garanticen al menos la presencia de una asignatura no lingüística cuya lengua vehicular sea el castellano.

Con esta consulta, que se celebrará de manera telemática, los representantes legales de todo el alumnado matriculado en centros públicos en segundo ciclo de Infantil y Primaria emitirán sus preferencias sobre la lengua en la que van a estudiar sus hijos.

La opinión de quienes vayan a matricular a sus hijos en ese centro el curso que viene carece de interés y relevancia en la normativa publicada por la consejería, dado que todavía no están en el colegio. En ese sentido, Escola Valenciana recomienda a las familias no participar en lo que denomina "consulta-trampa", porque ya deciden sobre ese asunto en la preinscripción de matriculación.

También recomienda no participar en el proceso la Confederación de a asociaciones de madres y padres de alumnos Gonzalo Anaya porque, a su parecer, "los votos legitimarían un proceso propagandístico por parte de la Consejería de Educación hecho sin el consenso de los principales agentes de la comunidad educativa".

Escola Valenciana, que es la entidad aglutinante de la mayoría de los colectivos y federaciones de defensa del valenciano, ha salido al paso de la decisión administrativa adoptada y ha reiterado su rechazo a la consulta lingüística, entre otras cosas, porque "sobrepasa todos los límites de la legalidad" y puede infringir, advierte, la Ley de protección de datos (LOPD).

Sus abogados estiman que la consulta telemática que plantea la administración valenciana "vulnera el artículo 7.4 de la LOPD y ataca la privacidad de las personas en el momento que se piden datos personales para un fichero no autorizado por la Agencia. Estudian un recurso contencioso-administrativo a la orden publicada el pasado jueves en el DOCV, que da cobertura al procedimiento abierto para el día 19.

Por su parte, la presidenta de la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos en Valencia, Eva Grimaltos, ha alertado de que la consulta sobre el programa lingüístico del próximo viernes carece de garantías para un correcto desarrollo y es una "burla" que se celebre "con los centros casi en vacaciones".

Ha recordado a la Consejería que la preferencia lingüística ya la expresan las familias a la hora de matricular a sus hijos por primera vez en la hoja de matrícula y Grimaltos ha añadido que esta consulta "es una pérdida de tiempo", para la Administración y las familias, ya que no es vinculante.

Por esta razón, Escola Valenciana estima que "en esta consulta las familias no deciden nada", dado que "la consulta no es vinculante" y "no hay recuento de votos, porque es telemática", ni "marca un mínimo de participación para que sean válidos los resultados de la votación". También denuncia que "no existe ninguna campaña informativa real a las familias sobre los programas educativos y sus resultados".

La portavoz adjunta de Esquerra Unida del País Valencià (EUPV) en las Cortes Valencianas, Marga Sanz, ha exigido este viernes a la consejera de Educación, María José Català, que suspenda de manera inmediata la consulta de elección de lengua vía Internet a los padres, que considera "el enésimo intento de cargarse el valenciano en las aulas".

La consejera de Educación ha desdeñado las críticas recibidas convirtiéndolas en "un déjà vu" en su comparecencia tras el pleno del Consell, ya que ese proceso estaba ya contemplado en el decreto de plurilingüismo "aprobado y estudiado desde hace dos años". Català ha subrayado que el decreto "ya fue recurrido, en concreto por STEPV, se desestimó esa acción y se impuso en costas al demandante".