Los lugares de Berto Romero

Primeras navidades en Madrid

El actor dibuja un recorrido por sitios que visita cada vez que sus giras recalan en la capital

Berto Romero en el Teatro Compac Gran Via de Madrid.
Berto Romero en el Teatro Compac Gran Via de Madrid. Claudio Álvarez

1. Plaza de Santa Ana. Las primeras veces que vine a actuar, me alojaba cerca. Ahora, cada vez que salgo a pasear, acabo allí. Es un sitio muy magnético. Siempre voy por la mañana. Las terrazas están todavía a medio montar y no hay mucha gente. No soy muy de salir por la noche.

2. Teatro Compac Gran Vía. Actué aquí hace tres años. Y ahora vuelvo. Le tengo mucho cariño. Gran Vía es un sitio muy especial para los que nos dedicamos a esto. Y poder estar en un teatro de Gran Vía ya es la leche (Gran Vía, 66).

“Hago lo que me divierte”

Berto Romero (Cardona, 1974) pasó de su “grupo de rock sinfónico” a los monólogos porque se lo pasaba mejor “presentando las canciones que cantándolas”. El 22 de diciembre estrena su nuevo espectáculo en el teatro Compac Gran Vía, de Madrid.

3. Sala Galileo. Desde que vi El Orgullo del Tercer Mundo, de Faemino y Cansado, quería actuar allí. Pude hacerlo en 2005, antes de empezar en la tele. Vinieron 11 personas y cinco trabajaban en el local (Risas). Luego tuve la suerte de volver en la época buena y es fantástico. Iría muy a menudo si viviera aquí. Madrid sería mi perdición. En Barcelona no tenemos la cultura de salir todos los días. Aquí nacen muchos proyectos en bares. En Barcelona, si quieres hacer algo con alguien, trabajas y luego te vas a casa. Madrid es muy mágico. Me siento muy bien en este ambiente, pero siempre pienso que no podría vivir aquí porque tendría más problemas. Me tiraría al mal (Risas) (Galileo, 100).

4. Destellos. Es un bar ultramítico que está justo al lado de la sala Galileo. Aparentemente no tiene ninguna gracia, pero se junta toda la gente que ha ido a ver la actuación y es divertido (Galileo, 75).

5. Estatua del Ángel Caído. Desde que vi El día de la bestia, de Álex de la Iglesia, quería conocer este sitio del Retiro. Soy muy peliculero. Cada vez que voy a una ciudad que no conozco, me gusta colocarme en sitios donde se hayan rodado escenas que me hayan marcado. 

6. Mar de Cristal. Me hace mucha gracia que haya una estación de metro que se llame Mar de Cristal. Me parece muy poético y muy evocador (Risas). No he salido nunca fuera porque no quiero ver lo hay. No quiero perder la magia. La primera vez que llegué a Madrid, cogí el metro desde el aeropuerto y pasé por esta estación. La gente que viva allí y lea esto, pensará que soy tonto, pero me da igual. Me dedico a eso y no me va mal (Risas).

7. Terraza del Círculo de Bellas Artes. La descubrí hace poco porque me hicieron una entrevista allí. Ahora, cada vez que puedo, me acerco. Las vistas son increíbles (Alcalá, 42).

8. Las visitillas. Es un lugar muy típico, pero está muy bien. Me llevaron a hacer turismo el único fin de semana que he estado en Madrid sin currar.

9. Chueca. Me gusta mucho pasear por este barrio. Me encanta su ambiente, pero no busco el ambiente (Risas). He salido muchas veces por allí porque me llevan unos amigos y nos lo pasamos muy bien. La primera vez que fui, me sorprendió ver a un tío haciendo el número del pañuelo de seda y el pene (Risas).

10. Atocha. Casi siempre voy con más tiempo del que necesito para coger el tren. Aprovecho para hacer compras o comer. Me encantan las estaciones y los aeropuertos. Ver a la gente pasar de un lado para otro. Me gustan los sitios en los que se vive de paso, pero intensamente. Y Atocha es fantástica. Es como la sala de estar de una casa, con sus plantas... Es muy cálida (Plaza del Emperador Carlos V).

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50