Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cofradías y mejilloneros claman por el deterioro ambiental de la ría de Arousa

El colectivo alerta de la falta de control de los vertidos contaminantes y de la desaparición del berberecho a consecuencia de una bacteria foránea

Mariscadores faenan en aguas de A Illa de Arousa
Mariscadores faenan en aguas de A Illa de Arousa

Todo el sector pesquero y marisquero del norte y sur de la ría de Arousa, representado en 11 cofradías y seis asociaciones de productores de mejillón, han denunciado hoy “el deterioro progresivo de la actividad“, derivado de la crisis y los graves problemas medioambientales en las zonas de extracción que amenazan el desmantelamiento de los recursos de los que viven miles de familias. En un manifiesto dirigido al presidente de la Xunta, la conselleira de Medio Rural e do Mar y la titular de la Consellería de Medio Ambiente, el sector exige información sobre el contenido de las conclusiones de todos los estudios e investigaciones ambientales que obran en poder de la Administración desde 2002 que afectan a la ría de Arousa y a los ríos que desembocan en ella.

Los mariscadores también solicitan información sobre la incidencia que tienen en las especies de pesca y marisqueo las patologías detectadas, calidad de las aguas, puntos de vertido, saneamiento, niveles de contaminación, biodiversidad, efectos del calentamiento global y mareas rojas. Expone el sector a los dirigentes de la Xunta su “honda preocupación por la dureza con la que la actual crisis económica y social está castigando a la mayoría de la población" de la ría. "Sufrimos un retroceso de las condiciones de vida y cuando más los precisamos, padecemos un fuerte recorte de nuestros servicios públicos”, afirman.

“En esta critica situación general, los que vivimos de los sectores productivos del mar, comprobamos el deterioro progresivo de nuestra actividad que es el sustento de miles de familias”, prosiguen estos colectivos. “Estos sectores constituyen la columna vertebral de la ría, su motor económico y factor muy importante de cohesión social”. Los firmantes dicen que sienten “indignación e impotencia” al comprobar cómo la situación ambiental de la ría se va deteriorando ante el abandono de la Administración. “Los problemas que sufrimos son numerosos e importantes y dibujan un panorama muy amenazante para el futuro de las gentes del mar y para la propia viabilidad de la ría, tal y como la conocimos hasta ahora: la más productiva y la que más tejido social sostiene”, señalan.

La desaparición do berberecho se sitúa a la cabeza de los principales temas que preocupan al sector, que demanda información a Mar, además de la diminución significativa de macroalgas, sistema de saneamiento de las EDAR, que consideran deficiente así como la falta de control en los puntos de vertido. Otras cuestiones de las que alerta el sector es el uso indiscriminado de pesticidas, la falta de medidas para el control de las cianobacterias de los embalses, la contaminación de los ríos, la ausencia de circuitos cerrados en las depuradoras de marisco y especies importadas que se introducen en la ría, además del etiquetado incompleto de las latas de conserva que no garantiza la trazabilidad de la especie y su origen.

La opacidad de la Administración sobre informes técnicos de contaminación y patologías en especies marinas “hace que nos enfrentemos a una situación muy difícil que amenaza nuestro futuro, en un contexto en el que no contamos con el apoyo claro y firme por parte de la Xunta", alerta el manifiesto. El sector se pregunta si “hay algún plan oculto” para la opinión pública con el objetivo de promover el desmantelamiento de los actuales sectores productivos e inducir a una reconversión en favor de la industria acuícola. "Hay millones de euros de subvenciones europeas aguardando y el dinero abre muchas puertas”, concluye el escrito, firmado por los patrones mayores de las cofradías de Aguiño, Cabo de Cruz, Cambados, Carril, Illa de Arousa, O Grove, Pobra do Caramiñal, Rianxo, Ribeira, Vilanova de Arousa y Vilaxoán, además de las asociaciones de productores de mejillón Opmega, Aspromeri, Opemegal, Cabo de Cruz, Federación Arousa y Norte Illa de Arousa.