Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 20% de los 121 puntos de recarga de vehículos de Barcelona no funcionan

El Consistorio asegura que reducirá los fallos con un nuevo sistema de control

Estación de recarga de motos eléctricas de la calle Lope de Vega. Ampliar foto
Estación de recarga de motos eléctricas de la calle Lope de Vega.

Viajar con una moto o un coche eléctrico parece una tarea sencilla en Barcelona. Según el Ayuntamiento, la ciudad cuenta con 121 puntos de recarga repartidos por las calles de la ciudad, y para usarlos solo hay que acercar la tarjeta al lector de la estación, y activarla. Hecho esto, el usuario solo debe enchufar el coche o la moto. Sin embargo, esto no es siempre posible. Los usuarios de vehículo eléctrico pueden encontrarse con una sorpresa desagradable, porque 25 de los 121 puntos de superficie de la ciudad, el 20%, no funcionan, según un recuento hecho por este periódico.

Para el Ayuntamiento se trata de un problema temporal. Fuentes del Consistorio aseguran que para el año que viene quieren integrar todas las estaciones dentro de un “sistema de control centralizado”, para detectar con rapidez cualquier avería. Estas fuentes achacan parte del problema a las “incidencias” registradas en los postes de recarga rápida, que empezaron a colocarse en 2011: "Son los primeros puntos del España que se instalan y utilizan intensamente. Por lo tanto, hay un período de ajuste lógico de la nueva tecnología". El Ayuntamiento prevé poner en marcha 24 instalaciones más de este tipo en 2015.

Se trata de un problema que afecta, sobre todo, a la circulación en motocicleta: 102 de los puntos de recarga funcionan para este tipo de vehículos. Del resto de postes, 10 de ellos son para la recarga rápida de coches, que reducen el tiempo necesario para llenar la batería de varias horas a unos pocos minutos. El problema, además, afecta a un creciente parque móvil electrificado. Entre enero y setiembre se han matriculado 108 motos y 201 automóviles eléctricos en la provincia de Barcelona, según el Departamento de Empresa. La demarcación cuenta con 1.252 son motocicletas y 428 coches con estas características.

La empresa de mantenimiento se queja de los retrasos en los pagos

Un rosario de incidencias afecta el funcionamiento de la red de postes de recarga. En algunos casos la pantalla de la estación no responde al pasar la tarjeta por el lector. En otros, la máquina no reconoce al vehículo y, por tanto, no canaliza la energía eléctrica hacia la batería. Xavier Cañadell gestiona la web especializada en información sobre vehículos eléctricos Electromaps. Las quejas son habituales: “La gente con la que hablamos, que son usuarios de este tipo de transportes, van con miedo de no poder recargar”. Cañadell lamenta también la falta de comunicación del Ayuntamiento.

“Nos reunimos con ellos hace dos o tres años e intentamos colaborar para obtener información en tiempo real del estado en que se encuentra la red, pero las reuniones no continuaron”, explica el portavoz de Electromaps. Cañadell asegura que su portal tiene información más actualizada del estado de los postes que el del Instituto Catalán de la Energía, que centraliza la información sobre el estado de estos. “Son los propios usuarios quienes a veces nos avisan de las incidencias”, asegura.

Estación de recarga de motocicletas eléctricas en la Plaça dels Peixos. ampliar foto
Estación de recarga de motocicletas eléctricas en la Plaça dels Peixos.

Los fallos en el servicio no solo afectan a los conductores. También a las empresas. “Es una larga historia. Muchos clientes nos devolvían los vehículos [porque no sabían dónde conectarlos]”, explica Damián Martín, director técnico de Cooltra, compañía de alquiler de motos eléctricas que cuenta con una flota de 130 motos en Barcelona.

Las compañías Mobecpoint, Iberdrola y Endesa son las encargadas de mantener esta infraestructura, en la que los conductores pueden recargar sin coste alguno. Parte del problema, sostiene Pep Bartrés, fundador de Mobecpoint, se debe a la falta de financiación pública. “Hemos tenido que mantener la infraestructura sin el dinero del Ayuntamiento”, lamenta.

La provincia de Barcelona cuenta con 1.252 motos eléctricas

El convenio con el que Barcelona subvencionaba a Iberdrola y Mobecpoint el mantenimiento de sus estaciones caducó en mayo. Tras el fin de este, las empresas cedieron su red a la Administración municipal, pero el retraso en la ratificación de la cesión ha conllevado que el Consistorio todavía no haya convocado el nuevo concurso en la actualidad. Además, “el Ayuntamiento firmó un contrato de mantenimiento para pagar los meses de setiembre, octubre, noviembre y diciembre, pero aún no hemos recibido ni un euro”, añade Bartrés.

Las afectaciones en la red de estaciones son solo uno de los problemas que limitan la implantación del vehículo eléctrico en Barcelona. El porcentaje de utilización de estos postes apenas alcanzaba el 20% en 2012, según el Ayuntamiento. “Hace cinco años todo el mundo pensaba que habría una explosión del vehículo eléctrico, y realmente no ha sido así. Se han instalado más puntos de los necesarios”, asegura Cañadell.